Jueves, 19.09.2019 - 17:58 h
Las cifras de 2018

El dueño de Trivago paga apenas un millón de euros en impuestos en 3 años

Expedia mantiene estructura en Luxemburgo y Suiza y recorta su factura fiscal. Es uno de los pocos gigantes que no recibieron inspección de Hacienda.

El dueño de Trivago rebaja su factura fiscal en España
El dueño de Trivago rebaja su factura fiscal en España.

Es uno de los principales grupos de agencias de viajes en internet. Vale en bolsa casi 17.000 millones de euros y es dueño de compañías tan reconocidas como el comparador de hoteles Trivago o la plataforma de alquiler vacacional Homeaway. Pero, al igual que el resto de gigantes del sector, Expedia mantiene una estructura con sede en Luxemburgo y Suiza que permite reducir su factura fiscal en España. En los últimos tres años apenas ha sumado un millón de euros de Impuesto de Sociedades. Algo más de la mitad de esa cifra corresponde al último año 2018, del que acaba de presentar cuentas. La firma se ha sumado a otros como Google, Amazon, Facebook o Microsoft en una batalla legal contra la 'tasa Google' de Francia en Estados Unidos.

Expedia opera en España con una filial que lleva abierta desde el año 2002. Ha ido cambiando de accionistas. Hoy depende de una matriz en Luxemburgo, país con una baja tributación y donde tienen sus sedes gigantes como la propia Amazon. La estructura es muy similar a la del resto: las ventas a través de su plataforma de reserva de hoteles y vuelos en internet no las hace desde España, cuya sociedad se dedica a "proporcionar servicios de apoyo al Grupo Expedia", como reconoce en su memoria anual. Prácticamente ocho de cada diez euros que factura esta sociedad corresponden a servicios facturados a la sociedad con sede en Suiza desde donde centralizan las ventas -y el resto a Estados Unidos-. Es esta última compañía la que registra prácticamente todo el negocio.

Con esa estructura, como sucede en otras tecnológicas, se reduce el volumen de negocio registrado en España, que no se corresponde con el 'real'. En el caso de Expedia, durante el año 2018 -del que acaba de presentar cuentas en el Registro Mercantil- declaró unas ventas por ese servicio de apoyo (y no por la venta de billetes de avión o de noches de hotel) de 21,3 millones de euros. Para contextualizar el tamaño pequeño de este negocio, resulta cuatro veces inferior a las ventas sólo de eDreams, la agencia online española, en España e Italia ese mismo ejercicio. Y esto incluso después de haber vivido un fuerte incremento que se registró ese ejercicio -durante más de una década sus ingresos han estado por debajo de los 10 millones de euros-.

Pese a ese crecimiento, el margen de beneficio siguió siendo pequeño. Y lo es, principalmente, por el gasto de personal -más de 200 personas- que se elevó de manera importante. De esta forma, el beneficio antes de tributos rozó los 2 millones. Con estos mimbres, Expedia pagó 640.000 euros a la Hacienda española durante ese año. En total, durante los tres últimos ejercicios rondó el millón de euros. 

Con todo, la Agencia Tributaria no ha abierto ninguna inspección específica a la compañía en los últimos años -al menos que haya quedado registrado en su memoria anual-, como sí ha hecho con los principales gigantes tecnológicos, con excepción de Facebook. En estos tres últimos años han aflorado más de 30 millones de euros tras las diferentes investigaciones tanto a Amazon y Apple como a IBM.

Otros países sí que han colocado la lupa sobre compañías como Expedia o su máximo rival, Booking.com. Es el caso de Eslovaquia, que no sólo ha incluido la intermediación en el sector del transporte y los alojamientos, sino que les ha exigido que tengan un establecimiento permanente en el país, para poder reclamar más impuestos por su actividad local, según la agencia estadounidense Bloomberg. Un movimiento contra el que se ha revuelto Booking, que entiende que acarrearía una doble imposición pues hoy tiene su estructura basada en Holanda, como otras compañías como Uber. También está Italia, que investiga a la propia Booking por si es responsable de al menos 150 millones de euros en IVA no pagado en alquileres vacacionales realizados a través de sus plataformas, según revelaba el diario Financial Times.

Contra la 'tasa Google'

Expedia forma parte del grupo de empresas tecnológicas -como Google, Amazon, Facebook, Microsoft, Twitter o Airbnb- que han plantado cara a la llamada 'tasa tecnológica' que Francia ha puesto sobre la mesa para tratar de gravar la actividad digital de todas estas plataformas. Hace ahora una semana comparecieron en la Oficina del Representante de comercio de Estados Unidos -responsable de recomendar y desarrollar una política comercial del Ejecutivo- para protestar ante este nuevo impuesto. Eso fue justo antes de que ambos países confirmaran que sus negociaciones para pactar este nuevo tributo se encontraban "avanzadas".

En España, el Gobierno de Pedro Sánchez aún no ha confirmado oficialmente qué hará con la llamada 'Tasa Google'. Antes de este último movimiento entre Francia y Estados Unidos, el Gobierno se abrió a aprobar este nuevo impuesto en caso de que no hubiera acuerdo en la Unión Europea.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios