Lunes, 22.07.2019 - 03:24 h
Pese a los ERE de Santander y CaixaBank

Goldman Sachs calcula que a los bancos aún les 'sobran' 3.000 oficinas en España

Liberbank, Unicaja y Cajamar son las entidades que tienen un mayor margen para aplicar nuevos cierres de sucursales.

Fotografía oficinas Santander y Popular / EFE
Goldman Sachs calcula que a la banca aún le 'sobran' 3.000 oficinas en España. / EFE

En España se han cerrado 20.000 sucursales bancarias desde 2008, cinco al día, más que en cualquier otro país de la Unión Europea (UE). Aún así, la red física de las entidades españolas no es eficiente. Al menos así lo cree Goldman Sachs, que considera que a la banca aún le seguirán ‘sobrando’ unas 3.000 oficinas en España una vez que se hagan efectivos los ajustes que acaban de firmar tanto Banco Santander como CaixaBank.

En un informe publicado ayer con motivo de la hipotética fusión de Bankia con Banco Sabadell, el influyente banco de inversión de Wall Street hace un estudio en el que concluye que la red del conjunto del sector financiero tiene un “exceso de capacidad” equivalente a 4.958 sucursales, lo que supondría reducir el número de oficinas en un 20%. Este total, no obstante, no contempla los EREs del banco cántabro y del banco catalán, que cerrarán 1.150 y 800 establecimientos, respectivamente, por lo que el ajuste necesario, a ojos de Goldman Sachs, se quedaría en unas 3.000.

Entre las diferentes comunidades autónomas, Andalucía es donde los bancos podrían meter más la tijera, con el cierre de un total 896 oficinas. Inmediatamente después aparece Cataluña, región que necesitaría disminuir su red en 746 sucursales más para ser eficiente pese a haber liderado el ajuste desde la crisis. Y es que en este territorio operaban un total de diez cajas de ahorro de las que solo sobrevive ‘La Caixa’, hoy CaixaBank. El resto fueron integradas en otras entidades. En Madrid, por su parte, se tendrían que clausurar un total de 560 establecimientos bancarios.

Goldman Sachs también realiza un análisis individualizado del número de oficinas que debería cerrar cada uno de los doce principales bancos españoles para que su red sea considerada eficiente. Banco Santander merece un caso aparte, pues según el banco de inversión ‘solo’ tendría que cerrar 380 oficinas, el 8,5% de su red, para que la red fuera eficiente, un dato sensiblemente inferior a las 1.150 sucursales que cerrará en el ERE por su integración con Popular.

En lo referente a CaixaBank, aunque cierre 800 establecimientos, seguirá contando con un exceso de 200. Es significativo también el volumen relativo de cierres que tendrían que aplicar entidades medianas como Liberbank. El banco asturiano tendría que echar el cierre de un total de 421 oficinas, el 50% de su red, más de la mitad de ellas en Castilla La Mancha, donde tiene una presencia importante tras la integración de CCM. También podrían aplicar ajustes significativos Unicaja, entidad a la que le sobrarían 455 oficinas, el 37% de su red; Cajamar, que tendría 273 sucursales de más (26%) o Ibercaja, con potencial de clausura de un total de 262 establecimientos (23%).

Por el contrario, los expertos de Goldman Sachs creen que Bankinter es plenamente eficiente con una red de 444 oficinas, por lo que no tendría que cerrar ninguna. El ajuste necesario, en términos relativos sería poco significativo en Banco Sabadell, que solo tendría 81 oficinas de más, el 4% de su red, así como en BBVA, entidad a la que sobrarían 124 sucursales, el 5% de las que mantiene en España.

Oficinas Goldman Sachs

Más empleados por oficina que en la UE

Sea como fuere, los datos de Goldman Sachs ponen encima de la mesa una de las principales demandas que hace el Banco de España a las entidades, a las que exige reducir costes para incrementar sus todavía bajos niveles de rentabilidad. “No debemos olvidar que el tamaño medio de las oficinas de los bancos españoles sigue siendo reducido, en comparación con el resto de los países europeos” apuntó el pasado lunes el gobernador, Pablo Hernández de Cos, que apuesta por que las entidades tengan menos oficinas, pero más grandes.

De hecho, España se sitúa a la cola de Europa en número de empleados por oficina, al no llegar a diez, muy lejos de los casi 50 empleados por sucursal de la banca holandesa o los 20 de la alemana, según datos del BCE a cierre de 2018. Así, entre la larga lista de deberes que pone el Banco de España a las entidades se encuentra mejorar sus ratios de eficiencia y acometer inversiones, sobre todo en nuevas tecnologías, para que se puedan reducir los costes a medio plazo y así poder así ganar más dinero y ser rentables en un entorno de bajos tipos de interés.

Ahora en Portada 

Comentarios