Lunes, 20.05.2019 - 08:50 h
Supondrá un ahorro de costes de 190 millones al año

CaixaBank cierra la negociación del ERE y asumirá un impacto de 890 millones

Tras cuatro meses de conversaciones la dirección de la plantilla y los sindicatos acuerdan la salida de 2.023 empleados y el cierre de 800 oficinas

La Caixa
Caixa y sindicatos logran un preacuerdo sobre el ERE después de cuatro meses. / EFE

Tras cuatro meses de negociaciones, la dirección de CaixaBank y los representantes de los trabajadores han alcanzado cerrado un acuerdo respecto a su Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que supondrá la salida de 2.023 empleados del banco y el cierre de 800 oficinas. El proceso tendrá un impacto de 890 millones de euros que se aplicará sobre las cuentas del segundo trimestre, pero permitirá ahorrar 190 millones de euros al año, según ha informado la entidad a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

En torno a 1.200 empleados abandonarán el banco entre junio y diciembre de este mismo año, mientras que las 800 salidas restantes se producirán en la segunda mitad de 2020. Todas ellas se producirán de forma voluntaria, según han informado fuentes sindicales. El acuerdo ha sido firmado por SECB, UGT, SIB, FEC y CIC, mientras que CCOO, que representa al 41% de la plantilla, ha decidido no adherirse.

Las condiciones del ajuste laboral contemplan una indemnización bruta equivalente al 57% de su salario para aquellos empleados mayores de 54 años (nacidos en 1965 o antes). Se percibirá hasta los 63 años y se podrá recibir en un único pago o de forma fraccionada . Para los que elijan percibir el 'finiquito' en forma de renta se contempla una prima de entre 18.000 y 28.000 euros en función de la edad.

Al colectivo de entre 52 y 53 años (1966-1967) se le abonará el mismo porcentaje del salario durante ocho anualidades más una prima de 38.000 euros si optan recibir el pago de forma fraccionada. Por su parte, los menores de 52 años (1968 o posterior) recibirán una indemnización de 45 días por año de trabajo, con un tope de 42 mensualidades y un mínimo de 36. Su prima será de entre 13.000 y 23.000 euros.

El consenso entre CaixaBank y los sindicatos pone fin a uno de los principales expedientes de regulación de empleo activos en España actualmente. El pasado 27 de septiembre, al presentar su plan estratégico en Londres, CaixaBank anunció un ERE para reducir en tres años 821 oficinas urbanas, el 18% de la red, y entonces ya se dijo que ese ajuste implicaría también un recorte de plantilla.

Horarios y movilidades

En cuanto a horarios, el acuerdo contempla que sean hasta las 14.30 horas de lunes a viernes y el horario de tarde de los jueves se reduce a dos horas, hasta las 18.30, retirándose la medida de apertura de las tardes los martes y de cien tardes para los gestores comerciales.

Las movilidades, por su parte, se han acotado hasta 75 kilómetros y se dará prioridad a las voluntarias con mayores primas. Así, solo podrán generar movilidad las extinciones producidas en territorios deficitarios, aunque los sindicatos no han conseguido extinguir las movilidades forzosas del acuerdo laboral.

Las primas por movilidad voluntaria se han fijado en 4.500 euros más 125 euros durante 36 meses entre 26 y 50 kilómetros y en 4.500 euros más 357 euros durante otros 36 meses para distancias de entre 51 y 75 kilómetros.  Las movilidades forzosas entre 26 y 50 kilómetros tendrán una indemnización de 7.200 euros más 200 euros durante tres años y de 16.200 euros y 450 euros en este mismo periodo para las que sean de entre 51 y 75 kilómetros.

CCOO no firma el ERE

El sindicato CCOO, con el 40,58% de representación, ha señalado que ha mantenido desde un primer momento que no aceptaría extinciones "forzosas ni movilidad geográfica forzosa". "No podemos aceptar una movilidad forzosa de 75 kilómetros, ya que es dar carta blanca a la purga en CaixaBank", ha reiterado. 

"El acuerdo que se ha firmado por SECB, UGT, SIB, FEC y CIC precisamente contempla esos puntos: tanto movilidad geográfica forzosa como extinciones forzosas, ya que en el supuesto de no aceptar movilidad geográfica forzosa queda abierta una extinción", dice el sindicato. 

​"Es dar carta blanca a una purga. Cada extinción puede provocar una movilidad (y otras indirectas)... y se está hablando de un total de 2.000", ha lamentado CCOO, que también ha criticado que las movilidades se vinculen al DIM, la herramienta que "maneja la empresa en base a criterios desconocidos, variables y opacos". "Dejar la aplicación en manos de recursos humanos es dejarlo a discreción de la empresa", señalan a La Información fuentes del sindicato. 

En definitiva, CCOO ha reiterado que no va a firmar ningún acuerdo en que la plantilla no gane "absolutamente nada" y que implique "pérdida de promoción, de expectativas, dificultades para mantener el horario general, quedarse como único empleado en una oficina, un traslado lejos de la familia...". El sindicato ha comentado que ha intentado "hasta el último momento mejorar las condiciones". 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios