Lunes, 20.08.2018 - 13:22 h
Suscripción mensual de ocho euros

HBO cobra a sus clientes españoles desde Suecia en plena ofensiva fiscal a las 'tech'

El gigante del streaming sólo declara 1,7 millones de euros a través de su filial local, con la que lleva a cabo tareas de promoción.

El Cuento de la Criada, una de las series de HBO.
El Cuento de la Criada, una de las series de HBO. / HBO

HBO es uno de los gigantes del negocio del streaming de cines y series. Miles de españoles pagan religiosamente los 8 euros de su suscripción mensual. Y estos van directamente a Suecia, desde donde la compañía factura a sus clientes. El año 2017, primer ejercicio completo de la filial española, lo cierra declarando ingresos de apenas 1,7 millones de euros para los más de 360.000 clientes con los que cuenta, según los datos del regulador. Lo hace en plena ofensiva fiscal de España (y Europa) contra las grandes tecnológicas.

La compañía opera en España desde marzo de 2016, cuando constituyó la sociedad Home Box Office Spain Ventures, con el capital social mínimo de 3.000 euros (que hoy mantiene). Su actividad: creación y desarrollo de contenidos audiovisuales así como la difusión a través de cualquier medio audiovisual. La realidad es que la totalidad del negocio que registra a través de esta filial procede de la facturación a su matriz, radicada en Suecia, de otros trabajos.

Cualquier usuario que adquiera esa suscripción está siendo cobrado por la empresa HBO Nordic AB, radicada en Estocolmo (Suecia). Es la sociedad que centraliza buena parte de las facturaciones de los países de Europa, también en España. La auditoria EY asegura en su informe de auditoría que las suscripciones “son facturadas a nivel centralizado desde la sociedad matriz [sueca] y facturados por parte de Home Box Office Spain Ventures SL a la misma”.

1,7 millones, ¿en qué concepto?

Esos 1,7 millones de euros no pueden corresponder al negocio real de la compañía procedente de los pagos de los españoles. No ofrecen datos oficiales de suscriptores, pero según el último Panel de Hogares de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), HBO contaría con una base de unos 363.000. Si estos hubieran pagado una mensualidad de 7,99 euros, la facturación anual rozaría los 35 millones de euros.

El destino de esos 1,7 millones de euros declarados por parte de la empresa como ingresos (que representa algo más del triple que un año antes) es una incógnita. Desde las cuentas se limitan a asegurar que la totalidad de esa cantidad procede de facturas presentadas a la matriz sueca por “prestación de servicios”. Este medio se ha puesto en contacto con la compañía, que no ha respondido a la petición de información.

Las ‘tech’, en el disparadero

La estructura es muy similar a la que se da en muchas de las compañías tecnológicas como Google, Facebook o la propia Uber: la facturación de los servicios digitales se lleva a cabo por parte de la matriz en otros países (Holanda e Irlanda, principalmente), por lo que la filial española sólo sirve como herramienta de promoción y marketing, con un volumen de facturación muy inferior. El objetivo último es reducir al máximo su factura fiscal.

En los últimos tiempos, estas estructuras fiscales están bajo la lupa de la Agencia Tributaria. Y el resultado son las diferentes actas que se han ido levantando a estas compañías que, hasta la fecha, se habían ido ‘escapando’ de sus garras. Amazon pagó 2,2 millones tras una inspección en 2016; Apple tuvo que abonar 14 millones con su filial de tiendas para ponerse al día, o la investigación arrancada en Google a mediados de 2016 y cuyo resultado aún no se ha desvelado.

En el caso de HBO, no ha recibido ninguna inspección fiscal hasta la fecha, según su memoria. ¿Cuánto ha pagado de impuestos? Tras la inclusión de gastos no deducibles y la provisión por retribuciones pendientes al personal, los tributos a pagar eran 36.815 euros, según las cuentas recién presentadas en el Registro Mercantil español.

El Gobierno ha puesto sobre la mesa la llamada ‘tasa Google’, un impuesto a las grandes multinacionales, principalmente tecnológicas, que gravaría los ingresos que gigantes como Google o Amazon producen en España (y no sobre los beneficios, como el Impuesto sobre Sociedades).

Netflix, sin filial.. ¿y los competidores españoles?

Al margen de todo, HBO es una excepción respecto a su principal competidor, Netflix. La empresa estadounidense ha decidido operar en España sin filial local y factura las suscripciones a sus clientes en España directamente desde la matriz holandesa Netflix International B.V. Según la CNMC, cuenta con 1,450.000 suscriptores en España (un 9% de los españoles).

Wuaki TV, en manos del gigante japonés Rakuten desde el año 2012, es otro de los competidores españoles. Y sí que mantiene su filial en España bajo el nombre Rakuten TV Europe. Según sus últimas cuentas presentadas, correspondientes al ejercicio 2016, facturó 16,7 millones de euros de su servicio de suscripción y alquiler de películas online para sus clientes en España y otros mercados europeos, con unas pérdidas de 19,5 millones.

La otra es Filmin. La plataforma de cine independiente opera con Comunidad Filmin SL. Al igual que Wuaki, también factura todo desde España. En 2016, último año con cuentas, sumó 2,2 millones de euros de ingresos y unas pérdidas de 311.000 euros.

HBO cobra a sus clientes españoles desde Suecia en plena ofensiva fiscal a las 'tech'

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios