Miércoles, 15.08.2018 - 08:53 h
Concentra el 3% de sus inversiones

La aventura fallida de Amancio Ortega: no hace despegar sus inversiones en Asia

El fundador de Inditex no ha construido una gran cartera de inmuebles en el continente asiático, donde ‘sólo’ tiene activos por valor de 353 millones.

M Plaza
La aventura fallida de Amancio Ortega: no hace despegar sus inversiones en Asia / EP

Amancio Ortega, el magnate de la moda, sigue ampliando su imperio inmobiliario que ya cuenta con más de 8.500 millones de euros en activos, según las cuentas de Pontegadea, el vehículo de inversión del creador de Inditex. Esta compañía mejoró sus ingresos un 2,8% al cierre de 2017, hasta los 8.759 millones de euros, y ello pese a que sus beneficios se redujeron en un 13%, hasta 1.475 millones, por las donaciones a su fundación. Pero no todo son celebraciones, los negocios en Asia continúan estancados. 

Los activos de la sociedad cuentan con un valor razonable de 8.520 millones de euros, de acuerdo con las cuentas de la entidad a 31 de diciembre de 2017, de los cuales 5.225 millones están en el extranjero. La mayoría de ellos se distribuyen entre América, donde cuenta con 2.681 millones de euros en activos, y Europa que, excluyendo a España, tiene propiedades por valor de 2.191 millones de euros. 

Edificios de la talla de la Torre Picasso o la Torre Cepsa, en Madrid, o los complejos de edificios de oficinas en Miami, como el Southeast Financial Center, son propiedad del brazo de inversión del dueño de Inditex. Pero no solo eso, el Esquire Theatre en Chicago, la antigua sede de Banesto en Barcelona y el Jubilee House de Londres también son parte de su patrimonio. 

Pese a su imperio inmobiliario, Amancio Ortega no ha logrado convertirse en uno de los grandes inversores del continente asiático aun estando en su punto de mira desde hace años. Su primer paso (y hasta el momento el único) fue la compra en 2016 del edificio M Plaza de Seúl, la capital de Corea del Sur. Un inmueble que cumplía con el requisito que marca Ortega para todas las inversiones de Pontegadea: que esté ocupado en su totalidad. No quiere inmuebles vacíos o con capacidad de alquiler ociosa, aunque tengan potencial de crecimiento.

En el caso del edificio de Seúl también cumplía otro criterio. Tenía inquilinos del ‘retail’. Ortega es uno de los principales caseros de las enseñas de Inditex. Por ejemplo, en Madrid, es propietario de los dos principales ‘flagship’ de Zara, el de Nuevos Ministerios (el local más grande del mundo de la cadena) y el de Serrano. Y también de enseñas ajenas, como Primark. La cadena ‘low cost’ irlandesa tiene que pagarle mensualmente el alquiler por sus megatiendas en la madrileña Gran Vía y en la londinense Oxford Street. En el M Plaza de Seúl, le toca hacer lo mismo al grupo estadounidense Forever 21.

Y Asia, bajo esos criterios, se le resiste, incluida China, el segundo país con más ‘Zaras’ del mundo. Desde ese 2016, Ortega no ha comprado más edificios en ese continente, a pesar de que ha tenido en el punto de mira inversiones en mercados como Singapur y Japón, según indican fuentes del sector inmobiliario que, finalmente, no han cuajado. Todo lo contrario de lo que ha sucedido en Estados Unidos (sobre todo, en las grandes ciudades de las dos costas) y Europa.

Pontegadea nunca desvela las inversiones que va realizando, pero no evita que trasciendan. Es lo que pasó hace unos días con su último movimiento en Londres. Ortega acaba de convertirse en propietario del edificio Adelphi, situado en John Adam Street, en la zona del West End. Por él ha pagado 600 millones de libras, el equivalente a 672 millones de euros, convirtiéndose en casero de Spotify y de Condé Nast, la editorial de Vogue en Reino Unido. Con esa operación, a la espera de nuevos movimientos volverán a despegar las inversiones de Pontegadea.

El pasado ejercicio, la principal compra de Pontegadea Inversiones se llevó a cabo en California, en la ciudad de San Francisco. Adquirió el edificio Pacific Place, en pleno centro de la ciudad. Donde, de nuevo, es casero de sus competidores. En este caso, de GAP, el gran rival local de Inditex.

La aventura fallida de Amancio Ortega: no hace despegar sus inversiones en Asia

Ahora en portada

Comentarios