Al contrario que en Los Berrocales

La 'guerra' de Carmena contra la obra nueva dispara los precios en Valdebebas

El Consistorio ha dado luz verde a la ejecución de las infraestructuras pendientes, pero el precio del suelo ha pasado de 750 a 2.000 euros por m2.

UPyD pide la suspensión de impuestos en Valdebebas, donde las viviendas tienen ya licencia de primera ocupación
Vista aérea de Valdebebas. EFE

El suelo finalista de Madrid cotiza al alza. Cada vez más escaso, se estima que como mucho en dos años se habrá terminado. Esto ha supuesto un aumento desorbitado del precio y más si se tiene en cuenta que los grandes proyectos en los barrios periféricos de la capital han sufrido un parón, consecuencia de la política de Carmena, que no ha dejado de poner trabas a la construcción de obra nueva. Valdebebas, paralizado durante años, es de los pocos que ha conseguido luz verde del Consistorio para continuar con su expansión. Pero no a cualquier precio: si hace menos de dos años el suelo se pagaba a 750 euros, ahora ronda los 2.000 euros el metro cuadrado.

Así, el Ayuntamiento de Madrid aprobó hace menos de un mes la ejecución de las infraestructuras pendientes en Valdebebas, al norte de la capital, con una inversión de aproximadamente 35 millones de euros. En este sentido, la Junta de Compensación de Valdebebas ya ha anunciado ejecutará la reparcelación económica de unas 15.000 fincas, la mayor de España hasta la fecha, para que Carmena vuelva a conceder licencias de obras en todo el ámbito.

"El proceso costará unos 5 millones de euros, afectará a 10,2 millones de metros cuadrados y podrá alargarse hasta octubre de 2018", explica Marcos Sánchez, director gerente de la Junta. La reparcelación económica es la distribución de los costes, cargas y beneficios de un proyecto de urbanización.

"La luz verde del Ayuntamiento de Madrid ha provocado un 'efecto llamada'. Ante la escasez de suelo finalista, los consumidores miran ahora a Valdebebas como una inversión segura. Y eso hace que suba el precio. Sin embargo, aunque pueda parecer positivo, si los precios finales de la vivienda se disparan tendrá un efecto muy negativo a la larga", comentan fuentes de la Junta de Compensación. "También es necesario aclarar la situación en la que quedan quienes ya han invertido en la zona, pero han visto que sus proyectos se paralizaban. Si se gestiona bien la subida de precios, estos vecinos pueden ser los más beneficiados", continúan.

Precisamente para evitar que cunda la alarma ante los nuevos pasos que están dando en el barrio, el director de la Junta ha quejado claro que, por ejemplo, en cuanto a la reparcelación, “los vecinos no tendrán que pagar nada. El importe recaerá en las constructoras implicadas, porque lo que se distribuyen son las cargas urbanísticas". "Las parcelas se vendieron libres de cargas y, salvo el caso de alguna cooperativa, es la empresa la que deberá asumir el importe de la operación", remacha, a la vez que mantiene que esta reparcelación era la única forma de desbloquear licencias de 48 promociones, con un total de 3.800 viviendas, tras la anulación del Plan Urbanístico por parte del TSJM.

Tan grande como Benicassim

De este forma, Valdebebas se ha convertido en el desarrollo urbanístico con más potencial de crecimiento y rentabilidad de Madrid, con más de 5.000 viviendas entregadas y 2.800 en ejecución y desarrollo. El ámbito comprenderá un total de 161 promociones residenciales con 11.400 viviendas. De hecho, Valdedebas ya alberga una población de más de 18.000 personas, equivalente a la población de Bailén, Tolosa o Benicassim. Por otro lado, desde el barrio se está potenciando el suelo empresarial y se pretende consolidar Valdebebas Fintech District como la nueva ciudad financiera madrileña.

Las buenas perspectivas de Valdebebas contrastan con las de otras zonas, como los Berrocales, donde hay paralizadas más de 23.000 viviendas por la negativa del Ayuntamiento a entregar las licencias. "Evidentemente, esto potencia las zonas donde sí se está permitiendo construir. El problema es que las licencias se deben de entregar de manera uniforme, para evitar que haya 'obras fantasmas' y se beneficie a unos en detrimento de otros", critican fuentes del sector. "El apetito inversor es evidente y, desde el Ayuntamiento, tienen que ver que su argumento de que no hay demanda ya ha quedado invalidado. Como continúen con esta política, van a provocar una burbuja del suelo que en la que nadie saldrá ganando", concluyen.

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios