Alquiler

Obras en un piso de alquiler, ¿qué debe tener en cuenta el inquilino?

Estas son las obras que puede realizar el arrendado en una vivienda de alquiler.

Obras en un piso de alquiler, ¿qué debe tener en cuenta el inquilino antes de hacerlas?
Hay ciertos arreglos en la casa que debe subsanarlos el casero. / Freepik

Has encontrado el piso de tus sueños: está en buena zona, bien comunicado y el precio es el adecuado, pero necesita algunas obras para ser la vivienda perfecta. ¿Sabías que hay ciertos arreglos en la vivienda que deben correr a cargo del casero? Para no tener problemas con tu arrendador no te pierdas esta guía sobre qué cosas hay que tener en cuenta antes de hacer obras en un piso de alquiler.

Tipos de obra y quién debe asumirlas

Antes de ponerte a hacer obras en tu vivienda alquilada debes saber que hay dos tipos de obras: las de conservación de la vivienda y las de mejora. Las obras de conservación de vivienda son aquellas que se necesitan para el buen mantenimiento del inmueble. Son necesarias para hacerla habitable y sin ellas la vivienda no se podría alquilar.

Las obras de mejora no son imprescindibles, sino que se trata de mejorar ciertos aspectos de la casa. También entran dentro de este campo aquellas que han sido acordadas por los vecinos tales como mejoras en la fachada, en los patios interiores, portal…

La Ley de Arrendamientos Urbanos afirma que las obras de conservación de una vivienda deben ser asumidas por el propietario de la misma. Este está obligado a mantener el buen estado del inmueble para hacerlo habitable a sus inquilinos. De esta forma, si se nos rompe una ventana o hay problemas con la calefacción, será el casero el que está obligado a realizar estas obras. Otro de los puntos importantes en este aspecto es que el arrendador no podrá subirle las cuotas al inquilino para solventar estos gastos.

Si los daños son producidos directamente por culpa del arrendatario del inmueble, deberá ser él mismo quien tenga que hacerse cargo de esta obra.

¿Qué obras puede hacer el inquilino?

Si vives de alquilado en un piso puedes hacer ciertas obras sin necesidad del consentimiento explícito del propietario. Las obras urgentes que estén destinadas a conservar o reparar ciertos aspectos de la vivienda no necesitan un consentimiento previo.

En caso de que la obra que se quiere realizar afecte a elementos clave de la casa como es su estructura o se disminuya las condiciones de seguridad de esta, se necesitará un permiso del arrendador. Si el dueño del inmueble no nos da este permiso, se podrá instar la resolución del contrato.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios