Domingo, 24.03.2019 - 04:45 h
Sin escatimar en gastos

Técnica de guerrilla inmobiliaria: invitar a 1.360 porteros a fiestas con jamones

Su estrategia se basa en conseguir los pisos que van a salir a la venta antes que nadie gracias al 'chivatazo' de los conserjes. 

Eduardo Molet
Eduardo Molet, gerente de la inmobiliaria que organiza estas fiestas. / YouTube

El inmobiliario siempre ha sido un mercado difícil para muchos, pero no tanto para otros. Hay algunas personas que han decidido sacar hasta los 'tanques' para conseguir hacerse un hueco en tan difícil sector y este es el caso de Eduardo Molet, apodado como el 'rey' de Chamberí. Según él mismo reconoce, es el presidente de un 'club' de 1.360 empleados de fincas urbanas -porteros y conserjes- de los barrios de Chamberí, Argüelles y Centro, en el que organiza llamativas fiestas en las que no falta ni comida ni bebida.

¿Para qué? Fuentes del sector confirman que es una estrategia para que los porteros de las diferentes fincas de estos barrios pongan sobre la mesa de este empresario los pisos que tienen intención de venderse antes de que sus competidores puedan enterarse. 

De hecho, el propio Molet reconoce que "los empleados de fincas urbanas son una fuente inagotable de información y de primer orden", "llegan a ser los referentes inmobiliarios de los vecinos". Molet no se esconde: "Son personas que pueden ayudarnos muchísimo a decir qué pisos hay a la venta y, sobre todo, nos van a indicar muchas condiciones de esos inmuebles". 

"Para ello lo que hay que hacer es primero dar y después recibir. Yo con ellos hago fiestas, los llevo de capea, los pongo en contacto con los comerciantes...", señala. Y eso es lo que hace, no escatima en gastos para darle a sus 'fuentes' todo lo que necesiten. 

Pero, ¿qué hay en las fiestas? Al más puro estilo de los 'guateques' de barrio, Molet no escatima en comida -jamones y todo tipo de embutidos-, tampoco en bebida. Tanto es así, que según él mismo reconoce, en las primeras ediciones de estas fiestas regalaba un pack de tres botellas de vino a cada portero que se presentase en su inmobiliaria. 

En cambio, las dos primeras reuniones no tuvieron el éxito esperado y apenas albergó en su oficina a una decena y una cuarentena de porteros, respectivamente. A partir de ahí, su plan comenzó a hacer efecto y los conserjes empezaron a llamar a su puerta. Las fiestas se volvieron entonces más interesantes: sorteos de viajes, más patrocinadores que les daban regalos y música de cuplé para amenizar la velada. Y ya no se hacían en la inmobiliaria, si no que saltaron a los salones de importantes hoteles. Todo con tal de que los trabajadores se fuesen de allí acordándose de él.

Tanto es así, que en el 2016 el propio Molet utilizaba como un reclamo el regalo de cestas de navidad a los porteros a través de su blog. Él mismo decía "Eduardo Molet, ha querido obsequiar con más de 1.000 cestas de navidad a la Asociación de Porteros y Conserjes del barrio de Chamberí como viene haciendo durante los últimos años" y acompañaba el texto con la siguiente foto.

Cesta de navidad que regala Eduardo Molet a los porteros.
Cesta de navidad que regala Eduardo Molet a los porteros./ http://www.blog.eduardomolet.com

Además, promociona estos eventos con vídeos publicitarios para los porteros y reportajes de sus fiestas al estilo de las bodas de revista del corazón. Ha llegado a organizar también capeas e incluso galas de Nochevieja en su inmobiliaria. Es el rey del 'todo vale' con tal de conseguir clientes. 

Pero no solo eso. También otorga premios a los trabajadores en función de su desempeño a lo largo del año: "El portero que hizo el acto heroico del año pasado", señala Molet, "ayudó a dar a luz a una vecina antes de que llegara el Samur. Un aplauso muy fuerte para él", grita el empresario subido a un escenario mientras le entrega una botella de vino como reconocimiento. Y sigue: "El portero que hace las mejores barbacoas de Chamberí" y otro trabajador aparece en escena para llevarse otra ovación y un nuevo regalo. 

El negocio de los pisos 'con bicho'

En cambio, no todo van a ser fiestas. El gerente de las inmobiliarias que llevan su nombre también es conocido por traer el modelo estadounidense de 'real estate' a España con jornadas de puertas abiertas en las viviendas al más puro estilo americano. Ha hecho incluso vídeos en los que sale de una lámpara como si de Aladino se tratase y monta falsas escenas con supuestos clientes que cuelga en redes sociales. Todas estas estrategias le han llevado a saltar del inmobiliario tradicional a la venta de nuda propiedad o pisos con bicho, un nicho aún por explotar en España y que crece a ritmos de vértigo.

Este negocio a través del cual personas de la tercera edad venden sus viviendas conservando el usufructo es el último gran 'business' de Molet, muy enlazado con la gran red de porteros y administradores de fincas que domina en la capital. Para conseguir aún más clientes utiliza, además de las clásicas fiestas con las que lleva casi una década, cuñas publicitarias en radio, que es el medio que más utiliza su clientela, en las que invita a estas personas de la tercera edad a 'merendar' con él

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios