Sábado, 26.05.2018 - 19:06 h
Debate sobre la fiscalidad de los carburantes

Las petroleras proponen penalizar las emisiones en el impuesto de circulación 

La asociación petrolera AOP considera que la lucha por la calidad del aire en las ciudades debe tener en cuenta el motor y recaer sobre los usuarios

Vehículos a la entrada de Madrid.
Vehículos a la entrada de Madrid / EFE

La Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferos (AOP) propone penalizar la emisión de partículas en la circulación de vehículos-óxido nitroso, azufre-y no sólo el dióxido de carbono (Co2). Las partículas son  responsables de la mala calidad del aire en las ciudades y las patroleras consideran que debería combatirse mediante un recargo en el impuesto de circulación. El presidente de la asociación, Luis Aires, explicó en un encuentro con la prensa que la reforma impositiva en la nueva Ley de Transición energética debería tener en cuenta , además de las emisiones de CO2, la fabricación del vehículo -la calidad del motor- y su uso.

La propuesta de la AOP llega después de que el comité de expertos convocado por el Ministerio de Energía haya propuesto una profunda reforma de la fiscalidad de los carburantes para alcanzar los objetivos de descarbonización de la economía que exige la UE para 2020 y 2030.

Entre otros puntos, el informe del comié propone una reforma fiscal de los suministros energéticos en profundidad y recomienda que se eleve el precio del gasóleo un 28% y un incremento del 6% para el gas consumido por los hogares.

Las petroleras se quejan. Consideran que soportan un exceso de impuestos (IVA e impuesto especial de hidrocarburos, que aporta 10.130 millones al año). Destacan que el 52% del precio de la gasolina y el 49% del gasóleo son impuestos. Pero Bruselas también las ha apuntado con el dedo. Lo ha hecho en las críticas que ha dirigido a la política de impuestos del Gobierno. En general, la Comisión Europea critica a España por la baja fiscalidad sobre los impuestos medioambientales y, en especial, sobre el diésel.

En este contexto, las cinco compañías integradas en la asociación de operadores AOP -Repsol, Cepsa, BP, Galp y Saras- han elaborado un informe junto a la consultora KPMG en el que destacan, entre otros puntos, que el sector emplea a 271.000 personas y supone un 2,5% de la riqueza del país ya que contribuye al PIB con 27.286 millones de euros (datos de 2015).

No sólo eso. El documento detalla también que la actividad de refinerías, estaciones de servicio y petroquímicas aportaron a las arcas del Estado 22.912 millones de euros en el año 2015, el 9,5% de la recaudación total.

Destacar la importancia del sector es una clara "invitación" al Gobierno -y a sus expertos- para que descarte cualquier medida que lo perturbe. Más en un momento de grandes cambios en el mundo energético y cuando la Unión Europea (UE) ha planteado fuertes recortes de las emisiones contaminantes a la atmósfera en 2030: 40% de reducción respecto a los niveles de 1990, con un 27% de renovables en la cesta de energía final y una reducción del consumo final del 30%.

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios