Viernes, 14.12.2018 - 16:38 h
Inundan tazas, agendas e incluso un libro

Puterful, cómo hacer negocio a través de las frases más ácidas de las redes sociales

La cuenta más gamberra de las redes sociales ha logrado convertirse en una empresa que vende productos con sus irónicas frases.

Alejandro Oneto y Diego Villalba
Alejandro Oneto y Diego Villalba, los fundadores de Puterful

La polémica saltó este pasado lunes cuando el Ayuntamiento de Las Rozas de Madrid pidió al Carrefour de la localidad a través de Twitter que retirara unas agendas escolares por considerar que los mensajes que contenían no eran aptos para los niños. La frase 'Cuidado con comerse el mundo que luego hay que cagarlo' no gustó a muchos padres que estaban comprando el material para la 'vuelta al cole' y se quejaron a la Concejalía de Educación, que elevó la queja al centro y éste no dudó en retirar estos productos.

Pero esa frase no es la más ácida que ha salido de las mentes de Alejandro Oneto y Diego Villalba, porque otras como "No tengo el chichi pa' farolillos", "Caminar borracha y con tacones debería ser un deporte de riesgo", "Se escribe sábado, pero se pronuncia ¡Por fin, coño!" o "Tengo el cajón de que gente que me importa una puta mierda hasta arriba" inundan las redes sociales de muchos gracias a Puterful, la cuenta más gamberra de la red que ha pasado del plano virtual al físico en tiempo récord, convirtiéndose en una potente 'startup'.

Oneto y Villalba son dos jóvenes de San Fernando de Cádiz, amigos de toda la vida, que un decidieron abrir una cuenta en Facebook como forma de contestación a todas esas otras de 'happy quotes' -'frases felices'- que invaden las redes. "Vimos que también había gente que quería algo más realista, otro tipo de mensajes más allá de las frases motivadoras y de felicidad que había". Así, nació Mr. Puterful, un nombre que recordaba tremendamente a la firma más famosa de 'happy quotes', Mr.Wonderful, una de las empresas surgidas de las redes más fuertes.

Puterful
Frase de las redes de Puterful

En 2016, los dos gaditanos, que proceden del sector audiovisual, crearon la cuenta de Facebook y en solo dos semanas ya tenían más de 100.000 seguidores ante el enorme éxito que tuvieron sus frases tan irónicas y sin complejos. En poco tiempo, los usuarios empezaron a pedirles productos con las frases impresas, "y también algunas empresas fabricantes se ofrecieron a realizarnos tazas y cuadernos, lo que nos hizo dar el paso de profesionalizar Mr.Puterful".

Un negocio puesto en marcha con solo 3.000 euros

Así, Alejandro y Diego dieron el salto a la parte empresarial tras conseguir un socio, aunque no se trata de alguien que haya aportado capital a la firma, sino estructura y logística, que era lo que necesitaban. La parte de la financiación la tenían cubierta desde el principio y no necesitaron solicitar ningún crédito o la ayuda de un 'business angel'. "Solo invertimos los 3.000 euros que cuesta darse de alta como sociedad, no hizo falta nada más porque empezamos ya con tal volumen de pedidos que no hizo necesario ninguna inversión más", asegura Diego.

Así, los productos de Mr.Puterful empezaron a inundar el mercado, pero al registrar la marca tuvieron su hasta ahora único 'encontronazo' con Mr.Wonderful, sus antagonistas. Porque la firma se opuso a que se registrasen con ese nombre "porque decían que era fonéticamente muy parecido", así que tuvieron que suprimirle el Mr. y dejar el nombre en Puterful a secas. "Y aún así reclamaron, pero en esta ocasión no había ningún motivo para que lo tuviéramos que retirar", señala el emprendedor, quien apunta que ellos no tienen nada en contra de Mr.Wonderful, es más, admiran cómo han sacado adelante un negocio tan potente a partir de sus frases y creen que en un mercado libre tiene que haber todo tipo de productos.

Dos años después de comenzar esa cuenta "un poco de broma", Puterful camina con paso firme en su aventura empresarial. Aunque no pueden facilitarnos datos de facturación, la firma ya tiene un equipo de cuatro personas (Alejandro y Diego, las mentes pensantes y quienes llevan las redes sociales, y dos ilustradores profesionales), mientras que la producción de los productos está externalizada, "ya que nosotros no queremos distraernos con la logística y seguir centrados en la parte creativa". 

Puterful
Frase de Puterful

Además de vender en su web -la llamda 'Putertienda'- estos productos, que tienen precios de 9,95 euros las tazas, 29 euros los cojines, 7,95 euros los cuadernos e incluso una fragancia por 6,95 euros, tienen acuerdos de las perfumerías Primor y con Carrefour, donde también comercializan todos sus artículos. 

Así, a día de hoy Diego afirma que su negocio ya les da para vivir, "aunque los dos seguimos haciendo proyectos en el sector audiovisual porque nos gusta". Por el momento, van dando pequeños pasos firmes en su crecimiento y solo venden en España. "Claro que nos gustaría vender en el extranjero, pero antes de hacer algo tan importante y arriesgado debemos pensarlo muy bien", aclara Villalba, una de las mentes detrás de la frase que ha soliviantado a algunos padres de Las Rozas, quienes deben saber que hay Puterful para rato.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios