Martes, 17.07.2018 - 23:18 h
Tras la venta del 20% de GNF a CVC

Repsol destina 1.500 millones a buscar oportunidades en el mercado eléctrico

La compañía prepara un giro estratégico para competir en el mercado global de energía y descarta la compra de Renovalia

Josu Jon Imaz yAntonio Brufau en una comparecencia conjunta.
Josu Jon Imaz yAntonio Brufau en una comparecencia conjunta. / EFE

Repsol ha vendido el 20% de su participación en Gas Natural Fenosa por 3.816 millones de euros. Fin de una historia que ha durado tres décadas. Parte de la lluvia de millones tienen destino. La petrolera quiere convertirse en un competidor global en el mercado de la energía y  para ello quiere entrar en el mercado de generación eléctrica.

La petrolera descarta la compra de Renovalia, la compañía de renovables del fondo Cerberus. Busca una empresa experimentada, que no cueste más de 1.500 millones de euros y que no suponga un esfuerzo añadido de gestión. Eso en el mercado eléctrico. En el mercado del gas lo tiene más fácil: un tercio de los recursos de la petrolera son gas y conoce el negocio porque lo ha visto evolucionar desde el consejo de Gas Natural Fenosa que acaba de abandonar. 

Con una buena entrada de dinero fresco y a tres meses de que la compañía presente un nuevo plan estratégico, la petrolera tendrá que decidir qué piezas mueve en el tablero energético, sacudido en los últimos meses por un Ministerio de Energía muy activo y por ajustes empresariales inesperados como la reciente salida de la presidencia de Gas Natural Fenosa de Isidro Fainé.

Una operación descartada

A la espera de decisiones, hay una operación que parece descartada y es la compra de Renovalia. Repsol, al igual que otras compañías como Endesa, barajó la compra de la empresa que controla el fondo Cerberus, pero  la ha descartado, según señalan fuentes al tanto de la estrategia de la compañía.

La entrada en el mercado gasista es una de las patas en las que se apoya el giro estratégico que el consejero delegado de Repsol, Josu jon Imaz, quiere dar a la petrolera. La otra pata es la movilidad. Por primera vez, sostienen en la compañía, la petrolera no está en posición defensiva; no está apurada por expropiaciones (YPF) u otras circunstancias que le obliguen a desprenderse de activos como sucedió con los activos de gas natural licuado que vendió a Shell en 2016 por más de 5.000 millones para aliviar su situación financiera en un mercado difícil.


ahora la situación parece otra. No tiene que ajustar ratios para convencer a las agencias de calificación de que tiene futuro. Según destacan en la petrolera, todas las agencias mantienen una calificación de "estable" con perspectiva favorable sobre la compañía.

Por eso Imaz quiere poner las luces largas a la empresa y convertirla en un operador global. La clave es el gas. Un 75% de las reservas de Repsol -1.798 millones de barriles- y un 65% de la producción -449.000 barriles al día- son de gas.

A por el mercado gasista

El gas natural es más limpio que el petróleo -aunque no es una energía totalmente limpia-, tiene precios más estables que el crudo, requiere menor procesamiento y, según el análisis de Repsol, es la energía de transición en el camino hacia una economía descarbonizada. Una energía que cuenta, además, con un poderoso lobby detrás para venderlo como  un elemento de estabilidad en el mercado energético tanto para los precios que paga el consumidor final como para la seguridad en el suministro.

Con la venta del 20% de Gas Natural Fenosa, Repsol queda libre competir con sus propias armas. La maniobra más lógica hubiera sido intentar controlar el mercado gasista controlando la compañía en la que ya participaba. Pero eso eran palabras demasiado gruesas. El valor de Gas Natural Fenosa es elevado -en torno a los 20.000 millones-y para mandar, Repsol habría tenido que buscar hasta el fondo del bolsillo.

Con los 3.816 millones obtenidos por la venta del paquete en la gasista, Repsol quiere otear el horizonte con calma. En principio, según las fuentes consultadas, descarta destinar todo o parte de lo ingresado en la operación de venta al pago de un dividendo extraordinario



Repsol destina 1.500 millones a buscar oportunidades en el mercado eléctrico

Ahora en portada

Comentarios