Lunes, 19.11.2018 - 07:02 h
Informe de la Agencia Internacional de Energías Renovables

Los números que agitan a las petroleras: las renovables, más baratas en dos años

Costes de producción para la energía fotovoltaica y eólica de tres céntimos por KW/h el próximo año, inferiores a la generación con combustible fósil

Gráfico descenso precios de renovables.

El mundo de la energía está revuelto. Se avecinan cambios. Las petroleras y las eléctricas saben que controlan un negocio que en sus formas actuales tiene fecha de caducidad. Por eso buscan nuevas áreas de negocio e incluso invierten en energías renovables. Esa es la clave. El último informe de la Agencia de las Energías Renovables (IRENA) es rotundo: La electricidad producida a partir de energías renovables pronto será más barata que la generación con combustibles fósiles.

Para 2020, señala la agencia, "todas las tecnologías de generación de energía que ahora están en uso comercial" competirán en precio con los combustibles fósiles. No se trata solo del negocio de generar y distribuir electricidad. Al fondo aparece el coche eléctrico. Las petroleras saben que en los próximos años, el transporte y el comercio asegura la venta de petróleo y carburantes. Pero el tiempo corre muy deprisa.

En el sector energético, los tiempos se aceleran. "Las perspectivas de  costes para la energía solar y eólica hasta 2020, basadas en las últimas subastas, presagian los costes más bajos nunca vistos", sostiene el informe de IRENA, realizado tras analizar 15.000 proyectos desarrollados en 147 países.

Paso al futuro

"Es la ratificación de lo que todos sabíamos", asegura el presidente de la Fundación Renovables, Fernando Ferrando. Los costes de las energías renovables son competitivos "por lo que ahora toca abordar su accesibilidad y los cambios normativos necesarios para que el pasado deje paso al futuro". Ese proceso, sostiene Ferrando, no está nada claro en el caso de España, cuyo Gobierno apuesta por el mantenimiento del carbón y el gas en el mix energético, entre otros puntos polémicos.


Para 2019, siempre según el informe, los mejores proyectos de generación con energía eólica y solar terrestre generarán electricidad a un precio de tres céntimos de euros kW/h o incluso por debajo. Todo un impacto para el uso de combustibles fósiles, cuyos precios, detalla el documento oscilan entre cinco y 17 céntimos KW/h.

La tendencia al descenso viene de atrás. Entre 2010 y 2016, los costes de la energía solar fotovoltaica han caído un 69% según IRENA y un 18% para la energía eólica. Y cuanta más potencia renovable se instala, más se acelera la caída de precios. El estudio destaca en este sentido que en lo que se refiere a la energía eólica, cada duplicación de la capacidad instalada supone un descenso de costes de inversión del 9% y un precio del KW un 15% más barato.

"El informe muestra una tendencia lógica", explica el presidente de la Asociación de Productores de Energías Renovables (APPA), Jorge González. Aunque señala un riesgo. En cuestión de desarrollo de energías renovables, se puede morir de éxito. ¿Por qué?  Porque si las renovables abaratan tanto los precios, el negocio puede disminuir y la financiación -vía fondos- desaparecer. "La competitividad (de las renovables) se ha logrado sin que el resto de tecnologías hayan internalizado todos sus costes" resalta González. Hacerlo haría más visible la gran ventaja de las energías limpias.

Una tendencia clara


Por la tendencia está clara. Las petroleras sostienen que a corto y medio plazo, la demanda de crudo se mantendrá e incluso puede ir al alza si hay crecimiento de la economía mundial, del comercio y del turismo. De hecho, La Agencia Internacional de la Energía (AIE) revisó al alza sus previsiones de demanda de crudo para 2018 en el último trimestre de 2017 -luego las rebajó ligeramente-.

Las grandes compañías energéticas confían en que el futuro llegue poco a poco. Sin explosiones incontrolables. En este sentido, informes como el BP Energy Outlook 2030 aportan cierta traquilidad al sector.  El informe predice que las fuentes renovables de energía crecerán rápidamente, un 8,2% anual, aunque consideran que parten de un nivel muy bajo y se enfrentan a muchos retos técnicos y económicos. Todavía, sostiene el estudio, toda la electricidad eólica, solar, maremotriz y geotérmica mundial solamente representa alrededor del 1% del consumo total.

Pero las petroleras sienten el aliento renovable en el cogote. Todas, de Repsol a Shell, de BP a Total, pasando por Statoil, GDF Suez o la misma Cepsa buscan oportunidades en el negocio de las renovables.

Buscan en solitario y también exploran en conjunto. A finales de 2016, las diez grandes del sector -Repsol, BP, Saudi Aramco, Total, Shell, Eni, Reliance, Statoil, Pemex y CNPC- anunciaron la creación de un fondo de 1.000 millones de dólares para reducir emisiones y concretaron cuánto habían invertido en conjunto en tres años en energías limpias: 11.000 millones de dólares, una cantidad significativa aunque modesta. Sólo Shell facturó el pasado año más de 240.000 millones de dólares.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios