Lunes, 16.12.2019 - 13:19 h
Las cifras de 2018

Spotahome dispara ventas (y gastos) tras la conquista de los inversores de EEUU

El 'Airbnb español' sumó 6 millones de ingresos, pero también disparó el desembolso, especialmente por el crecimiento de su plantilla.

Equipo fundador de Spotahome.
Equipo fundador de Spotahome. / L.I.

Fue el año del aterrizaje del megafondo estadounidense Kleiner Perkins y de inversores destacados de Silicon Valley. Y la plataforma online de alquiler de viviendas Spotahome lo cerró con el doble de ingresos procedentes de sus comisiones. Ese pisotón al acelerador, completado gracias a la inyección de capital recibida, también implicó disparar los gastos, especialmente de personal, y las pérdidas.

En 2018, la compañía cerró una de las grandes rondas de financiación del año en España y la primera en la que participa Kleiner Perkins, uno de los grandes nombres del sector e inversor de compañías como Amazon, Facebook o Google. En total, 34 millones de euros aportados, en su gran mayoría, por el fondo norteamericano. Tras esta inyección, la compañía siguió acelerando.

Durante ese ejercicio, la compañía alcanzó los 6 millones de euros de ingresos, lo que supone incrementar más de un 70% lo logrado un año antes, según las cifras contenidas en la memoria anual de su sociedad española, desde la que gestiona todo el negocio en los diferentes países.  Este volumen de negocio procede de su intermediación en el alquiler para media y larga estancia de viviendas en las principales capitales europeas (Berlín, Madrid, Dublín, Londres, Roma o París). Cobran tanto a inquilino como al propietario de la vivienda, que suman hasta un 12% del total de la renta para el alquiler reservado.

Con estas cifras, la valoración a la que se cerró la operación del pasado año es aún más elevada. De las cifras publicadas por la matriz del grupo, ubicada en Reino Unido, el 'precio' de la startup española -que cuenta no sólo con Kleiner Perkins como socios sino también otros fondos como Seaya Ventures, Samaipata Ventures, All Iron Technology y el propio expresidente del BBVA, Francisco González- sería inferior a los 150 millones de euros. Se convirtió en una de las compañías con una valoración más alta, tras otras más importantes como Glovo, Cabify o Red Points.

Gastos disparados

Para lograr esas cifras de negocio tuvieron que disparar los gastos y, por tanto, las pérdidas. La compañía ha pasado de algo más de 8 millones a 12,6 millones. Tanto los desembolsos en nóminas para los empleados como los vinculados al marketing y los servicios de fotografía puesta a punto de las viviendas. Ante esta situación, la compañía volvió a necesitar las inyecciones de capital de su matriz -a la que llegan todos los fondos de las diferentes rondas-. En total recibió 25 millones de euros durante todo el ejercicio.

En este caso, la plantilla roza los 300 empleados, para los que hay un plan de stock options activado. A esto hay que sumar todo el desembolso que la compañía debe hacer para contratar a los profesionales independientes que llevan a cabo las fotografías y la puesta a punto de las viviendas (casi se duplicaron hasta los 2,5 millones).

En los últimos meses, la compañía ha sumado a su nómina a directivos que proceden de gigantes como Amazon o Uber. En concreto, incorporó al director de desarrollo de software para búsqueda en Amazon, Ángel Azcárraga, como responsable tecnológico (CTO), y a la jefa de Uber en China y Europa, Cleo Sham, como la que debe 'pilotar' todas las Operaciones. Estos son los principales nombramientos, que también implicaron un paso atrás de varios de los cofundadores, que han adoptado un papel de 'advisor'.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING