Jueves, 19.09.2019 - 01:05 h
Las cifras de la operación

Telefónica cuantifica la venta de su filial de publicidad móvil a Blackstone

La operadora había invertido 12,2 millones en Axonix, donde controlaba el 78% que vendió al fondo estadounidense por algo más de 4 millones.

Telefónica crea un mini Netflix de bajo coste
Telefónica se desprende de su filial con Blackstone... con fuertes pérdidas / Jose González

Telefónica puso fin a su aventura en la publicidad móvil junto a Blackstone a mediados del año pasado. La operadora vendió su porcentaje mayoritario al fondo buitre estadounidense. Pero la operación acarreó pérdidas de más de 8 millones de euros para la española, que había inyectado más de 11 millones en esta unión. Lo desvela ahora en las cuentas de la sociedad con la que controlaba estos activos, con sede en Reino Unido. 

En abril de 2014 arrancó esta alianza. Telefónica buscaba experimentar en el mundo de la publicidad online a través del móvil. Lo hacía con el pacto con el fondo para formar la compañía Axonix. El objetivo: aprovechar unos activos comprados por los estadounidenses unos meses antes. La nueva plataforma para gestionar anuncios programáticos era la primera gestionada por un operador de telecomunicaciones en el mercado. La teleco daba así los primeros pasos para unos servicios digitales que hoy ya suponen uno de cada seis euros ingresados.

Cuatro años después decidió cerrar este capítulo. Pese a que las pérdidas se habían reducido, seguían ahí y los ingresos tampoco habían crecido de manera importante en ese tiempo. La consecuencia: en marzo del año pasado decidió vender el 78% que controlaba de Axonix a Blackstone. Hasta ahora se desconocía el precio pagado. Ahora, Telefónica lo desvela en las cuentas de Telefónica Digital Limited, la filial británica desde la que controla varios activos del mundo digital. En total recibió apenas 3,8 millones de libras esterlinas (algo más de 4 millones de euros, al cambio actual). Quedaba muy lejos de los 12 millones de euros que había puesto sobre la mesa en varias inyecciones de capital, según recoge en su memoria anual.

Más pérdidas

Las pérdidas no quedan ahí. Como parte de esa operación, Telefónica decidía hacerse con un activo que entendía que era clave. Estaba en manos de la propia Axonix y antes de que se lo quedara Blackstone sacó la chequera. ¿Cuánto pagó? 3 millones de libras esterlinas para hacerse con Statiq, centrada en el 'big data' y que se centraba en identificar lugares muy visitados por personas y crear perfiles de consumidores. A final de año recortó el valor de manera decisiva, lo que implicó unas pérdidas de más de 4 millones.

A este movimiento se suma otro que también generó un particular 'agujero' en las cuentas de la filial digital británica de Telefónica. Se trata de la venta de su 'homóloga' en Estados Unidos, desde donde controlaban los activos de compras del pasado. La operadora vendía Tokbox -adquirida en 2012 y centrada en la mensajería- y otros activos incluidos en esa filial estadounidense. Por estos últimos recibió apenas 2 millones de libras en efectivo, según explica en sus cuentas, lo que supone una pérdida de 70 millones.

Las cifras de la dueña

Ante esta situación, Telefónica ha tenido que acudir al 'rescate' de esta filial. Y lo ha hecho a través de su dueña: Telefónica Digital España SL. Llevó a cabo una nueva inyección de capital millonaria, que se suma a las que tuvo que hacer a lo largo del pasado ejercicio en otras de sus participadas: la plataforma de emprendimiento Open Future, la aceleradora de startups Wayra, la 'joint-venture' que creó junto al operador asiático China Unicom para la explotación de datos o su división de educación digital.

Para tratar de simplificar la estructura, la operadora presidida por José María Álvarez-Pallete ha ido reduciendo el número de filiales en este área. Primero haciendo que Telefónica Digital España se comiera a la otra filial dedicada al área digital con sede en España. Después con la absorción por parte de ésta última de Synergic Partners, la consultora tecnológica que compró en el año 2015 y se ha convertido en una de las adquisiciones con mejores resultados.

Con esta filial digital presta los principales servicios tanto para el consumidor final (vídeo, la 'app' móvil Novum o su plataforma de coche conectado Movistar Car) como para las empresas y corporaciones (nube, Internet de las Cosas, Seguridad o Big Data).

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios