Martes, 21.05.2019 - 11:28 h
En un lugar poco transitado y escarpado

Crimen de Adeje: los cuerpos golpeados estaban en una cueva entre dos barrancos

Una familia de alemanes salió a pasear y el padre habría matado a la madre e hija mientras el pequeño consiguió escapar y contarlo todo. 

Adeje
Dispositivo de búsqueda de una mujer y su hija en  Adeje / EFE

Una madre y sus dos hijos de diez y cinco años llegaron a Adeje para pasar unos días en Tenerife, donde vive el padre. Algo sucedió el pasado martes 23 de abril cuando por la mañana salieron a pasear por los famosos senderos de La Quinta. La Guardia Civil investiga ahora ese momento en el que el pequeño logra escapar de la gruta en la que supuestamente su padre golpea y acaba con la vida de su esposa e hija en una cueva entre dos barrancos poco transitada. Al menos estos son los hechos que se barajan, según fuentes consultadas por La Información, en una causa que ha quedado ahora bajo secreto de sumario.

Aparecen el cuerpo de una madre y su hija muertas en una cueva
La Guardia Civil peina los barrancos de Adeje

Las alarmas saltaron en el municipio cuando unos vecinos encontraban en estado de shock a un niño pequeño deambulando por  un sendero en la zona de Taucho. Intentaron preguntarle por sus padres, pero al hablar solo alemán y tras comunicarse casi por signos llamaron rápidamente a la policía local. Con un traductor de por medio, el pequeño alertó a los agentes de que su padre les había metido en una cueva y en el momento en el que salió corriendo estaba golpeando a su madre. Ya bajo tutela judicial, siguió colaborando en la medida en que su corta edad permitía arrojar luz al operativo que rápidamente montó la Guardia Civil para buscar a toda su familia, en ese momento en paradero desconocido.

Tras escucharle los agentes acudieron a la casa del padre en el casco de Adeje.  Al llegar comprobaron que presentaba rasguños y magulladuras. El hombre, de poco más de cuarenta años de edad, fue detenido. Desde el primer momento dejó claro que no quería colaborar al asegurar que el regresó al domicilio dejando a su familia en perfecto estado por los senderos. 

La zona en concreto donde se han encontrado los cuerpos que presentan múltiples traumatismos, señal de que fueron golpeados, está entre el Barranco del Infierno y el Barranco del Burro, una zona muy escarpada donde en muy poca distancia se asciende de forma repentina. Se trata de una reserva natural especial que llega hasta los 1.300 metros de altura en las zonas más altas. Eso hace que las precipitaciones y las temperaturas varíen rápidamente, lo que ha impedido la búsqueda durante todo el día, según fuentes del Instituto Geográfico Nacional.

La peor de las noticias llegaba a primera hora de la tarde del miércoles 24, cuando agentes de la Guardia Civil encontraban los cuerpos en la cueva en la que desde el principio indicaba el niño.  A la espera de que la Guardia Civil revele el punto exacto de la cueva, se encontraría en una zona poco transitada, de difícil acceso, muy rocosa y en el monte ya cerrado. La cueva estaría en el camino y es una de las muchas que hay por la zona, que suelen tener muy poca profundidad. 

Pocos conocen el tiempo que caminó el niño pequeño por unos senderos que al principio son muy accesibles pero según se asciende se convierten en bosque cerrado de caminos pequeños y para casi expertos en senderismo, según explica Roberto Librizzi, monitor de parapente de Tenerife Paragliding. Cuando fue encontrado por un senderista habría andado unos pocos kilómetros. 

En declaraciones a los medios, el alcalde de Adeje, José Miguel Rodríguez Fraga, ha indicado que, al parecer, el padre vivía en el municipio, aunque no estaba empadronado, y su familia iba y venía a la isla para visitarlo. Hasta ahora, las hipótesis apuntaban a un presunto delito de violencia machista, si bien no consta ninguna denuncia por malos tratos, por lo que habrá que esperar a que termine la investigación.

Ahora en Portada 

Comentarios