Lunes, 16.09.2019 - 08:00 h
Italia multa a las ONG que rescaten

El gesto de Sánchez se quedó en nada: así es la política de la UE tras el 'Aquarius'

Un año después de la retirada del buque humanitario, Médicos Sin Fronteras cifra en más de 1.000 los muertos y desaparecidos en la zona.

Rescate de migrantes en el Mediterráneo por parte del 'Aquarius'
 El gesto de Sánchez que se quedó en nada: Así es hoy la política migratoria de la UE / TWITTER/@SOSMEDFRANCE - Archivo

Este junio se cumple un año desde que el 'Aquarius' abandonó su labor de rescate de migrantes en el Mediterráneo, a causa de la política de puertos cerrados emprendida por el Gobierno italiano. Durante este tiempo, la cifra de muertos y desaparecidos en el mar ha seguido aumentando. El proyecto, que contó con el apoyo del Gobierno de Pedro Sánchez, dejó de operar en un mal momento: ya se cifran en 1.151 los muertos acumulados en la zona donde este buque, fruto de la cooperación de Médicos sin Fronteras y la ONG francesa SOS Méditerránee, trató de paliar la tragedia de las costas europeas.

Desde que zarpó por primera vez en 2016, el proyecto 'Aquarius' impidió que 30.000 personas que intentaban llegar a Europa en patera muriesen ahogadas. El buque cesó su actividad el pasado junio, cuando un recién investido Matteo Salvini, ministro del interior italiano, ignoró el Derecho Internacional -que impone la obligación de todo capitán de un buque de prestar auxilio en el mar- para llevar ante los tribunales a la tripulación del barco.

El presidente de MSF, David Noguera, incidió este lunes en los esfuerzos de las dos organizaciones por poner "la vida de las personas antes que la política" desde 2018. Noguera argumentó a la agencia Efe la necesidad de que los gobiernos europeos apuesten por la humanización de las personas más vulnerables en el mar que, en su opinión, son deshumanizadas con fines políticos. Sin embargo, reconoció que "un año después, la respuesta europea ha alcanzado nuevos mínimos desoladores".

El pasado junio, antes de que las acciones jurídicas del Gobierno de Salvini, apoyadas por otros representantes europeos, provocasen la retirada del Aquarius, este logró rescatar a los 629 migrantes que llegaron al puerto de Valencia el 17 de junio. Desde entonces, se estima que más de 10.000 migrantes han sido interceptados en el mar y devueltos a Libia, denuncia MSF. Ante esta situación, Noguera calificó la respuesta de la Unión Europea hacia la crisis humanitaria del Mediterráneo como "una carrera hacia el abismo".

Las llegadas a España disminuyen

La llegada por vía marítima de 'sin papeles' a España se llegó a triplicar a finales del año pasado, aunque en los primeros meses de 2019 la cifra ha comenzado a reducirse. Desde enero hasta junio de 2019, las llegadas en patera a las costas españolas han disminuido un 17,8 % respecto al mismo periodo de 2018, se trata de más de 8.000 personas embarcadas en 319 botes diferentes, frente a las más de 10.000 que llegaron repartidas en 463 pateras el año anterior. Por su parte, han aumentado las llegadas a Canarias.

Pese a esta disminución, las cifras han alertado a la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) que, en los primeros cinco meses del año, ha anotado más de medio millar de migrantes fallecidos en el Mediterráneo, un total de 519 personas, de ellas 164 trataban de llegar a las costas españolas. Pero la OIM no es la única institución que ha demandado soluciones ante esta problemática, el personal de Salvamento Marítimo también ha denunciado sentirse "desbordado" por una intensidad de trabajo que no podrá sostener sin un aumento de las plantillas.

El Aquarius como "medida excepcional"

El Aquarius, que marcó sus objetivos en base a la consecución de una política migratoria más humanitaria, intentó sin éxito la consolidación de alianzas en Europa para el rescate en el Mediterráneo. Todas las acciones en esta dirección han tenido que readaptarse al proyecto de ley de cierre de puertos del Gobierno de Salvini. La jurista de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), Paloma Favieres ha calificado la decisión que en su día tomó el actual presidente en funciones, Pedro Sánchez, de dejar atracar al Aquarius como el punto de inflexión que convirtió a España en el interlocutor europeo más activo en materia de migración, así como un paso "importantísimo del Gobierno y muy valiente porque salvó a más de 600 las personas del infierno de Libia".

El catedrático de la Universitat de Valencia, Javier de Lucas ha definido el proyecto del Aquarius como una medida excepcional y no una iniciativa estructural de cambio: "A muchos nos hubiera gustado que se hubiera abierto una línea de política migratoria atenta a la obligación del rescate de vidas humanas en el Mediterráneo". El experto en migraciones ha situado esta iniciativa en el marco de un intento de alianza que tanto España como Francia y Alemania, trataron de encabezar en pos de esa política migratoria que no llegó a trascender porque no contó con el respaldo europeo suficiente.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios