Jueves, 16.08.2018 - 18:29 h
La sentencia de la rama valenciana de Gürtel

Las 27 veces que el juez señala a Camps, el 'supuesto inductor' que no irá a prisión

Correa, El Bigotes y Costa le acusan de organizar la trama y dar instrucciones. La sentencia recuerda que no fue acusado y sus delitos han prescrito

El Grupo Popular registra el escrito en el que presenta a Francisco Camps como candidato a la Presidencia del Consell
El expresidente valenciano, Francisco Camps, durante un acto de partido en Valencia.

En las 137 páginas de la sentencia que confirmó ayer la financiación ilegal del PP de Valencia, se le nombra 27 veces. El expresidente de la Generalitat valenciana y expresidente del PP en esa comunidad, Francisco Camps, es una de las personas más citadas en la resolución tras los acusados. El texto condena a cuatro años de cárcel al ex secretario general de esa formación Ricardo Costa pese a su detallada confesión durante el juicio sobre los amaños con empresarios en las campañas electorales de 2007 y 2008. Camps, pese a ser señalado directamente por varios de los arrepentidos como inductor, se va de rositas. Porque no estaba acusado en el juicio y porque esos hechos, dice el juez, ya habrían prescrito.

Gran parte de la sentencia se basa en las confesiones de los principales acusados. La de Ricardo Costa, sí, pero también la del cabecilla de la trama Gürtel, Francisco Correa; la de su corresponsal en Valencia, Álvaro Pérez ‘El Bigotes’ y la de su lugarteniente, Pablo Crespo. También las de nueve empresarios que admitieron haber financiado actos del partido pagando directamente a Orange Market, la empresa que dirigía El Bigotes, que era la que los organizaba. La empresa de Gürtel les entregaba a cambio facturas falsas por servicios que jamás les había prestado.

En todo este sistema corrupto, Camps -según Pérez, Correa y Costa- tuvo un papel central. Fue el expresident, según todos ellos, el que indicó a la trama Gürtel el camino de Valencia después de dejar de trabajar durante años con el PP nacional, algo que también corroboró el exvicepresidente Vicente Rambla, que ha resultado absuelto. En una escena que el juez José María Vázquez Honrubia, el autor de la sentencia, considera “muy ilustrativa”, El Bigotes relató cómo cuando se dirigió en una ocasión a Costa para reclamarle una deuda del partido con su empresa, éste llamó directamente a Camps para pedirle instrucciones.

"Camps daba órdenes"

El expresident fue quien, según el delegado de la trama en Valencia, terminó indicando cómo se efectuaría el pago. “Comentando esta conversación reconocida en juicio, Álvaro [El Bigotes] añade que Camps daba las órdenes y [Ricardo] Costa y [Vicente] Rambla intentaban ayudarle a cobrar”, relata el titular del Juzgado Central de lo Penal de la Audiencia Nacional en su resolución.

Sin embargo, el que más datos aportó sobre el expresident fue su antiguo lugarteniente, en cuya confesión, el juez aprecia “una notable credibilidad y fiabilidad subjetiva”, en tanto que “complementa, integra y explica totalmente” las declaraciones del resto de acusados arrepentidos. Costa asumió su responsabilidad directa en los actos de las autonómicas y municipales de 2007, pero aseguró que “las decisiones importantes y básicas las tomó Francisco Camps” que fue quien “encargó la campaña a Orange Market” y quien insistió en que todo lo hiciera esa empresa “porque eran caros pero buenos”.

Camps, además, según Costa, conocía las donaciones irregulares de los empresarios contratistas de la Generalitat al partido. Así se lo habría manifestado, siempre según su testimonio, el exvicepresidente Víctor Campos, quien supuestamente le habría enseñado los sobres que entregaban los constructores y que guardaba por miedo a que “le pasara algo”, es decir, para protegerse en caso de que se descubriera el pastel.

Compulsivo en los actos del PP

Por último, Costa detalló cómo Camps exigió en la campaña de las generales de 2008 en las que Mariano Rajoy fue candidato a la presidencia del Gobierno se contrataran algunos servicios adicionales de música, fuegos artificiales y pantallas gigantes en un mitin en la plaza de toros de Valencia. Esos gastos fueron también supuestamente sufragados mediante pagos de empresarios justificados con facturas falsas. “Camps tenía un carácter compulsivo en cuanto a la organización de actos de partido”, dijo Costa.

En la sentencia, el juez Vázquez Honrubia asegura que “no puede omitir” que varios de los acusados apuntaran durante el juicio “la existencia de otras responsabilidades”, en concreto de Francisco Camps. Sin embargo “es jurídicamente imposible emitir pronunciamiento alguno al respecto, porque en este juicio comparecen como testigos” por lo que “no puede hacerse ni un mero juicio de valor acerca de su conducta”.

Además, el magistrado recuerda que los hechos “se remontan a 2007 y 2008” por lo que dada la naturaleza de los delitos que se juzgaban -delitos electorales, falsedad documental y contra la Hacienda Pública-, “habrían prescrito por haber transcurrido más de cinco años sin formularse desde la fecha acusación alguna”, contra él. Pese a ello, la sentencia no puede evitar referirse al expresident como “supuesto inductor señalado por Costa”, aunque insiste en que “no puede ser sancionado” al haber comparecido como testigo y “por el tiempo transcurrido”.

Las 27 veces que el juez señala a Camps, el 'supuesto inductor' que no irá a prisión

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios