Miércoles, 21.11.2018 - 01:47 h
Objetivo 2024

Moncloa admite ante funcionarios que Sánchez tiene un proyecto de seis años

El secretario de Estado de Comunicación celebró una reunión con los trabajadores de Moncloa para pedirles colaboración en una etapa trascendental.

Pedro Sánchez comparece en Moncloa
Pedro Sánchez durante su primera comparecencia en Moncloa. / EFE

El Gobierno de Pedro Sánchez es consciente de su debilidad parlamentaria y está tratando de encontrar todo tipo de apoyos con el objetivo de mantener el poder en la próxima cita con las urnas. El presidente quiere apurar la legislatura y en su entorno más directo ya están dejando claro que el proyecto del líder de los socialistas es a medio y largo plazo. El secretario de Estado de Comunicación, mano derecha de Sánchez en materia informativa, desveló este mismo lunes ante funcionarios de La Moncloa que su objetivo es permanecer en el complejo presidencial más allá de 2020.

El secretario de Estado, Miguel Ángel Oliver, realizó esta declaración en una cita privada con los trabajadores del complejo presidencial celebrada este mismo lunes a las 13 horas en las dependencias monclovitas. El expresentador de Cuatro invitó a los funcionarios a una 'copa' (un ágape informal) veraniega para conocer más de cerca a los auténticos responsables de que la Presidencia del Gobierno funcione como un reloj suizo, los funcionarios de La Moncloa.

Oliver, siempre según fuentes presentes en la reunión informal, pidió a los funcionarios un esfuerzo especial en estos primeros momentos del Gobierno de Sánchez. En el Ejecutivo admiten que necesitan tiempo para conocer y adaptarse al funcionamiento de los departamentos gubernamentales, de ahí que solicitara la colaboración específica de los empleados públicos.

El secretario de Estado y máximo responsable de la sala de máquinas de comunicación de Sánchez se refirió a un novedoso y renovado proyecto político a seis años: los dos que quedan hasta las elecciones de 2020 y otros cuatro más, hasta 2024, para poder desarrollar y concretar los planes de gobierno que el presidente tiene en la cabeza. No se refirió a ninguno en concreto, más allá de los conocidos de reforzar las políticas sociales, aprobar nuevos impuestos, sacar a Franco del Valle de los Caídos o recuperar el papel de España en la Unión Europea, entre otros.

Miguel Ángel Oliver también pidió a los funcionarios "rapidez e inmediatez" en el trabajo diario, siempre en la medida de lo posible. Esta demanda no sentó especialmente bien a los empleados públicos. De hecho, consideran que el Gobierno tendría que "empezar por la rapidez e inmediatez en subir la nómina" de algunos de ellos. "Hay compañeros en la Secretaría de Estado de Comunicación [que dirige el propio Oliver] que apenas ganan 1.000 euros al mes después de 40 años de servicio", denuncian.

El propio Oliver admite a La Información que se trató de una cita informal "para agradecer el esfuerzo de todos a las puertas de las vacaciones". "Comprender el funcionamiento de La Moncloa -continúa- no es fácil y los funcionarios lo han puesto fácil, pero con un gran esfuerzo". También hubo tiempo para un detalle personal: el secretario de Estado coincide en esta etapa con una persona de prácticamente la misma edad y que había crecido con él en el mismo barrio madrileño, en Simancas. 

Los funcionarios de Moncloa, ajenos a los cargos políticos que entran y salen del recinto, son quienes coordinan, ejecutan y participan en las diferentes decisiones que toman los responsables políticos, de ahí el interés de Oliver en tener un detalle con ellos. Trabajaron junto a Mariano Rajoy y Soraya Sáenz de Santamaría en los últimos tiempos y lo harán en los próximos meses con Pedro Sánchez y Carmen Calvo. De hecho, el PP les hizo peticiones muy similares cuando aterrizó en el recinto situado en la carretera de La Coruña.

El Gobierno, según indican otras fuentes de Moncloa, es perfectamente consciente de su debilidad parlamentaria. En el equipo de Sánchez calculan que hasta las elecciones generales previstas para 2020 podrán sacar adelante "tres o cuatro leyes importantes". "Tendremos que ir al Congreso a zafarnos con la oposición", admiten. Recuerdan el caso del decreto de renovación de la cúpula RTVE, que fue la primera derrota parlamentaria del Gobierno, o el rechazo al techo de gasto y la senda de déficit que fue tumbada el pasado viernes en la Cámara Baja.

Mientras, Sánchez pretende seguir gobernando en solitario con la consigna de que en cada Consejo de Ministros se apruebe una medida de carácter social: sanidad universal, adiós al copago, nuevos impuestos a empresas y clases altas... Se trata de decisiones que otorgan al Gobierno cierta notoriedad y que van dando pistas de la política que quiere aplicar el presidente en los años que permanezca en La Moncloa. Su horizonte, como decimos, está en 2024.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios