Martes, 23.04.2019 - 22:43 h
El supervisor "nunca" le reprochó incumplimiento sus recomendaciones

Rato insiste: el BdE apoyó el SIP porque las cajas eran "perfectamente viables"

El tribunal del caso concluye que los acusados deben acudir a todas las sesiones y elimina el delito de falsedad contable para Bankia, BFA y Deloitte.

Arranca el juicio por la salida a bolsa de Bankia en la Audiencia Nacional
Rato se enfrenta a una petición de Anticorrupción de cinco años de cárcel / Pool - Archivo

El expresidente de Bankia Rodrigo Rato ha insistido ante el tribunal del caso que el Banco de España dio el visto bueno a la integración de las siete cajas en el SIP porque eran "perfectamente viables" y que las opiniones de los inspectores del supervisor, que alertaron de la operación,"es una cuestión interna que no tiene relevancia legal". Igualmente ha dicho que tampoco se pronunciaron en contra ni la auditora Deloitte ni la CNMV ni otro organismo: "A nadie le pareció mal".

"La legislación exigía que si necesitábamos acceso al respaldo público del FROB podríamos acudir a la fusión fría (SIP)", ha explicado Rato al arranque de su interrogatorio al tiempo que ha dicho que optaron por esta alternativa únicamente porque las posibilidades de captar capital de Caja Madrid eran de "cero" dado que no comercializaban con acciones. "Todas las cajas estaban auditadas y habían sido inspeccionadas por el Banco de España", ha reiterado en varias ocasiones a preguntas de la fiscal Carmen Laúna, insistiendo en que el supervisor concluyó que eran "fundamentalmente sólidas" y que conocía "las tripas" del banco "perfectamente".

El arranque del interrogatorio ha estado marcado por la fusión de las cajas y el visto bueno que dio de las mismas el supervisor. Rato, que ha adelantado al tribunal que juzga la causa que solo contestará a las preguntas del Ministerio Fiscal, el FROB y su letrado, se ha remontado al inicio de los hechos para responder por su responsabilidad en la debacle de la entidad nacionalizada y al respecto ha aseverado que, de no haberse optado por el SIP, las cajas habrían terminado nacionalizadas porque se necesitaba capital. 

"Confiábamos en nuestros asesores jurídicos y financieros"

El que fuera director gerente del FMI también ha reiterado en numerosas ocasiones que ni él en calidad de presidente de Bankia ni todo el Consejo de Administración (que se sienta en el banquillo pese a que la Fiscalía no ve delito en su actuación) son los responsables del proceso de creación de BFA y Bankia puesto que para eso se encargaron unos análisis técnicos a auditores y asesores los cuáles concluyeron que se trataba de una operación idónea. "Mayores garantías no podíamos tener", ha dicho Rato. 

La fiscal del caso también ha sacado a relucir las cartas que envió el supervisor a los dirigentes de Bankia y al respecto Rato, que ha empleado un tono visiblemente molesto con la representante del Ministerio Público, ha dicho que el Banco de España "nunca" le reprochó durante su tiempo al frente de la entidad que incumpliera sus recomendaciones. También ha eludido responsabilidad alguna en el hecho de que las pérdidas de las cajas a 31 de diciembre de 2010 se cargaran contra reservas y no a la cuenta de resultados: "No perdamos más tiempo con esto (...) saneamientos había de sobra", le ha espetado.

De hecho, este fue el único asunto sobre el que la cúpula del banco no siguió las instrucciones del BdE ni de PwC y así lo ha manifestado el acusado hasta en dos ocasiones, asegurando que se alegra de haber sido más "agresivo" que sus asesores puesto que la crisis estaba a la vuelta de la esquina. "El entorno se estaba deteriorando debajo de nuestros pies y provisionamos un total de 13.000 millones de euros frente a los 6.000 millones que nos aconsejaban en 2011. Es mucho dinero", ha apuntado para luego recordar que a partir de ahí se desentiende puesto que fue "cesado" por el Gobierno de Mariano Rajoy.

El continuo rifirrafe mantenido entre el expresidente de Bankia y la fiscal ha alcanzado su momento álgido cuando esta última le ha cuestionado reiteradamente acerca del conocimiento que tenía el Banco de España de los pormenores del SIP. "Vamos a ver, señora fiscal, nadie se lo ocultó. Que a usted le parezca regulatoriamente discutible, pues no lo sé… pero el BdE era plenamente consciente y teníamos presencia constante", ha respondido para matizar que cuando se planteó la fusión inicial no se incluyó en ningún momento Banco de Valencia y, por tanto, su caída "nunca fue responsabilidad del BFA".

Sobre la salida a Bolsa de Bankia en julio de 2011, Rato se ha pronunciado exactamente de la misma forma que ha hecho en todos los años de instrucción de esta macrocausa y ha vuelto a recordar que tanto el Ejecutivo como el Banco de España eran "totalmente partidarios" de esta operación. "La valoración de un banco en este país sin historia en 2011 era muy distinta de la que hubiera sido en 2008 o 2015 pero el BdE nos pidió salir y salimos", ha insistido.

Las acusaciones se mantendrán en el juicio

Al arranque de la vista, el tribunal que preside la magistrada Ángela Murillo (y que ya juzgó la pieza separada de las tarjetas 'black') ha resuelto sobre las cuestiones previas tratadas en las primeras sesiones del juicio concluyendo que las acusaciones particulares están legitimadas para permanecer en lo que resta de vista oral. Desestima de esta forma las reiteradas peticiones formuladas por Bankia y algunos de los 34 acusados que pidieron su expulsión del juicio para así allanar el camino a la aplicación de la doctrina Botín. Además, rechaza también que se declaren nulos los autos de apertura de juicio oral y de procesamiento.

En lo que respecta a la petición de los acusados de no tener que acudir a todas las sesiones del juicio (previsto en principio hasta mediados de junio) el tribunal de la Sección Cuarta de la Audiencia Nacional desestima también su pretensión y determina que deben estar presentes en el procedimiento. Igualmente concluye que no se puede acusar a Bankia, BFA y Deloitte con el delito de falsedad contable debido a su condición de personas jurídicas. Por tanto, la acusación se ha de circunscribir únicamente a estafa a los inversores.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios