En temporada

Estas son las 15 variedades de setas comestibles más abundantes y sabrosas

Algunas de estas variedades son muy cotizadas: desde champiñón silvestre hasta níscalos o angulas de campo. 

Setas Comestibles
 
 

Estas son algunas de las variedades de setas comestibles, de gran valor gastronómico, que más abundan en España. Un auténtico placer para los sentidos. Algunas de estas variedades son muy cotizadas, llegando a rozar los 30 euros el kilo. 

1 - Champiñón silvestre (Agaricus campester) 

El champiñón silvestre es una de las setas comestibles más conocidas y recolectadas en España. Esta variedad presenta una sombrero de color blanco que tiende hacia un tono grisáceo o rosado y con un tamaño que varía entre los 3 y 12 cm de diámetro. Sus láminas son de un color blanco rosáceo que evoluciona hasta un tono marrón oscuro y luego a negro.

El champiñón silvestre es una seta de sabor y olor muy agradable que aparece desde el inicio de la primavera hasta el final del otoño en prados y pastizales. Igual que sucede con todas las variedades cosmestibles Agaricus, es aconsejable no recolectar las setas maduras con láminas negras para evitar problemas de digestión.

2 - Oronja (Amanita Caesarea) 

Son muchos los que consideran a esta variedad como una de las mejores setas comestibles de España, es exquisita y puede consumirse de varias formas. La Oronja es de sombrero bastante grande con un diámetro que varía entre los 8 y 25 cm y de color anaranjado que tiende en ocasiones hacia un tono amarillento. Sus láminas son numerosas, anchas y de color amarillo pálido que evoluciona hasta un amarillo dorado.

Este ejemplar lo podemos encontrar a principios del otoño y en plena temporada de verano tanto en bosques de encinas y alcornoques como en terrenos calcáreos, bajo castaños y robles

3 - Boleto Comestible (boletus Edulis)

El boleto comestible, también conocido popularmente como "hongo" o "calabaza", es una seta de excelente consideración por aficionados y cocineros profesionales.

La clave de su éxito está en su exquisito sabor tirando a dulzón, textura y consistencia. Se caracteriza por un color variable, de tono blanquecino cuando es joven que se acaba convirtiendo en un tono pardo, marrón a medida que envejece. Además un rasgo que la diferencia del resto de setas es su cutícula viscosa y húmeda, aunque ésta la va perdiendo con la edad.

La seta boleto comestible se puede encontrar desde el final del verano hasta finales de otoño bajo frondosas o coníferas.

Boletus
Boletus
Wikimedia

4 - Níscalo (Lactarius Deliciosus) 

El níscalo o rovelló es otra de las setas comestibles más comunes en España, ya sea por su buen sabor y abundancia. Es reconocible por su sombrero convexo, quebradizo y carnoso que puede llegar a tener hasta 15 cm de diámetro. Presenta un color anaranjado-rojizo y a medida que madura aparecen algunas manchas verdes. Sus láminas inferiores son naranjas y bastante apretadas.

Esta variedad comestible aparece en la temporada de otoño y a principios de invierno en pinedas jóvenes

5 - Robozuelo (Cantharellus cibarius) 

El rebozuelo es también una seta comestible muy común en España, además es fácil de reconocer por su sombrero en forma de embudo y su color amarillento. 

Presenta también unas láminas a modo de pliegues en un color amarillo y una cutícula seca que se puede separar con facilidad.

Es una seta excelente para consumir, muy carnosa con un sabor afrutado y un toque amargo en alguna ocasiones. El rebozuelo podemos encontrarlo en otoño en bosques de robles, hayas y pinos

6 - Trufa Negra (Tuber Melanosporum) 

La trufa negra es una seta subterránea de color marrón-negro y superficie verrugosa que es muy apreciada por su gran valor culinario. Es una variedad comestible excelente que se recolecta con la ayuda de perros adiestrados para localizarlas y que crece en áreas de terreno calizo en las raíces de árboles como encinas, quejigos y avellanos.

Para que la trufa negra fructifique son estrictamente necesarias las lluvias de julio y agosto, la recolección de esta seta se lleva a cabo desde primeros de diciembre hasta el mes de marzo.

7 - Seta de Cardo (Pleurotus eryngii) 

Crece en prados de clima mediterráneo sobre la raíz del cardo del año anterior. Es pequeña, con el sombrero convexo y el borde enrollado. Puede medir hasta 9 cm de diámetro y su color es crema o marrón. Las láminas son apretadas y delgadas, de color blanco crema. La seta presenta un olor suave y un sabor es dulce y un poco fúngico, y su carne es esponjosa y elástica. Cuidado, puede confundirse con algunas especies tóxicas.

8 - Seta de San Jorge (Calocybe gambosa) 

También llamada perretxiko, crece en primavera en suelos de caliza formando corros. Su sombrero, que mide entre 5 y 12 cm de diámetro, es primero de color blanco y luego crema amarillento. 

Las láminas son apretadas y blancas, la carne es consistente, el olor harinoso y el sabor dulzaino. Se debe tener cuidado, pues es fácilmente confundible con amanitas tóxicas.

Calocybe gambosa
Calocybe gambosa
Wikimedia

9 - Angula de Campo (Cantharellus lutescens)

Tambíén conocida como rebozuelo amarillento y camagroc (Cataluña). Crece en bosques mixtos. Tiene forma atrompetada y su sombrero es de color pardo oscuro o gris sobre un fondo anaranjado. Sus láminas son de color amarillo anaranjado, forman pliegues y llegan hasta el mismo pie. La carne es frágil, de olor afrutado (a ciruela) y sabor dulce. Es relativamente frecuente.

10 - Colmenilla (Morchella esculenta) 

También llamada morilla, esta seta crece en primavera, sobre todo en suelos arenosos y húmedos con olmos y álamos. Su sombrero es globoso amarillo-marrón, de entre 5 y 10 cm de diámetro, dividido en alveolos (de ahí su nombre). En ocasiones se vende desecada y conviene tomarla cocida. Se trata de una seta muy apreciada en Francia.

11 - Parasol (Macrolepiota procera) 

Otros nombres de esta seta son: apagador y galamperna. Crece en prados, pastizales y los claros del bosque. Es muy alta, de hasta 40 cm de altura, y grande, pues su sombrero puede alcanzar hasta 30 cm de diámetro. Dicho sombrero está cubierto por escamas parduscas sobre un fondo crema. 

El pie es largo, delgado y hueco. La carne es blanda y elástica con olor y sabor agradables. Cuidado: cuando es pequeña se puede confundir con una seta venenosa.

12 - Trompeta de los muertos (Craterellus cornucopioides) 

También llamado cuerno de la abundancia, crece en bosques de hayas o robles. Tiene forma de embudo y es hueco hasta la base del pie. Su color es color negro o grisáceo.

Tiene un olor suave y un sabor a especias y trufa. El problema de este tipo de setas es que no duran mucho. Cuando se estropea, el color se oscurece aún más y huele mal.

Trompeta de los muertos
Trompeta de los muertos
Wikimedia

13 - Pie azul o nazarena (Lepista Nuda) 

También llamada nazarena, pimpinella morada (Cataluña) y gibel urdin (País Vasco). Crece en todo tipo de bosques, parques y jardines. Es de color marrón y violeta. Su sombrero pasa de ser cóncavo a convexo según crece. Su carne es de sabor afrutado. 

14 - Senderuela (Marasmius oreades) 

También llamada ninfa y cama-sec (Cataluña), crece en prados y céspedes formando corros o círculos. Es un seta pequeña, pero esbelta, de sombrero acampanado y color amarronado. Las láminas y el pie son de color crema. Huele a heno seco, mientras que su sabor es muy perfumado, incluso dulce. Cuidado, pues en el campo puede confundirse con algunas setas venenosas.

15 - Oreja de Judas (Auricularia aurícula-judae) 

Crece en la corteza de los árboles, sobre todo en saucos viejos (el árbol donde según la tradición se ahorcó Judas). Es de color pardo rojizo brillante y tiene forma irregular, como un pañuelo. Su carne es gelatinosa y elástica. A veces se vende en su lugar otra seta de la misma familia, más grande y ya partida en trocitos.

Mostrar comentarios