Domingo, 08.12.2019 - 08:29 h
Los cosméticos también tienen su fecha límite

¿Cuándo caduca una crema? ¿Y un rimmel? El cambio de armario de belleza

Con la llegada de la primavera y el buen tiempo, conviene saber si es necesario sustituir los cosméticos que se utilizaban el año pasado.

maquillaje
Los productos de cosmética también caducan / Pixabay

La primavera ya está aquí y, aunque en los últimos días el tiempo se ha vuelto más invernal, muchos tienen ya hecho o están preparando el cambio de armario, por el se guarda la ropa de invierno y se saca la de primavera y verano. Pero este no es el único que deberíamos hacer, porque con la llegada del calor también cambian nuestras rutinas de belleza y cuidado facial y en este aspecto también habría reemplazar nuestro 'armario beauty'.

Con la nueva estación muchas personas se empiezan a maquillar con tonos más coloridos y alegres, cambian sus cremas hidratantes y tratamientos y sacan el protector solar, pero deberían saber que en este caso no es igual que con la ropa, porque mientras ésta no caduca -solo pasa de moda-, los productos de cosmética sí.

Por lo tanto, quien tuviera guardados determinados productos de belleza del pasado año y quiera utilizarlos ahora, debe revisar si están en buenas condiciones para ser usados. De lo contrario, se corre el riesgo de aplicar sobre la piel un producto caducado que puede causar estragos en la piel. 

Pero, ¿cuándo caduca una crema? ¿Y el maquillaje? Cada producto tiene una duración media, pues no tienen todos los mismos componentes. Así, uno de los más importantes, que es la crema solar -que debemos usar todo el año, no solo en verano- tiene la ventaja de que, si ha estado debidamente cerrado, puede aguantar todo un año sin caducar, según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU). De modo que todavía se pueden emplear los protectores comprados el pasado año si se han guardado en buenas condiciones. Pero, en cualquier caso, es mejor hacer una prueba antes de aplicarlos.

En cuanto a las cremas hidratantes, nutritivas y antiarrugas, cada una tiene una duración determinada, en función de sus componentes y del fabricante. Según la normativa de la Unión Europea, las que tienen una caducidad superior a los 30 meses no tienen la obligación de indicarlo en el envase, pero el resto sí debe hacerlo. Así, en este caso se puede ver en el bote de crema el símbolo de un tarrito de crema abierto con una M y un número. Ese es el número de meses que el producto durará en buen estado.

cremas caducidad
La caducidad de las cremas se indica con este símbolo

Por su parte, el maquillaje también tiene sus límites de uso, que varían en función del producto. Por ejemplo, el más utilizado por las españolas, que es el pintalabios, tiene una duración de unos tres años. No obstante, al estar en permanente contacto con la boca puede ponerse en mal estado mucho antes, pues son más propensos a coger bacterias. El truco infalible que recomiendan desde la Asociación de Maquilladores de Madrid para saber si están en buen estado es comprobar si han cambiado de color u olor. En ese caso, directos a la basura.

En el apartado de ojos, las máscaras de pestañas -conocidas como rimmel- no suelen durar más de tres meses, pues al abrirse constántemente se secan y empiezan a formarse grumos. Mientras, los famosos lápices y geles para delinear el ojo pueden durar en buen estado de seis meses a un año. En cuanto a las sombras de ojos, duran más si son en polvo que en gel, indican los expertos, siempre que estén bien tapadas. Como truco, la Asociación de Maquilladores recomienda meterlas en la nevera para que se conserven sus propiedades y duren más tiempo.

En cuanto a las bases de maquillaje y correctores, si son productos de calidad y están guardados a temperatura ambiente, no tienen por qué caducar, aunque es evidente de que con el paso del tiempo pueden ir perdiendo propiedades. Los polvos bronceadores pueden durar mucho tiempo abiertos porque no contienen agua, aunque las capas superiores pueden resecarse.

¿Y qué pasa con los útiles de belleza? Hablamos de brochas y demás instrumentos que empleamos para acicalarnos, los cuales no tienen fecha de caducidad pero requieren de cuidados e higiene especiales. Para limpiarlas la Asociación de Maquilladores recomienda usar agua y jabón neutro o productos especiales para brochas. Lo ideal es lavarlas una vez por semana.

En general, si un producto está sin abrir puede durar unos tres años desde la fecha de fabricación, sobre todo los más grasos o fluidos. Por lo tanto, de cara al cambio de armario 'beauty' conviene revisar todos nuestros productos para ver si están en buen estado y siguen dentro de los límites marcados por la fecha de caducidad. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING