Evita las malas posturas

No saldrás de la cama: la mesa movible para trabajar, comer o leer sin levantarse

La Bedchill sale al mercado a finales de año y ya es un éxito de reservas. Tiene enchufes, puertos USB, luces y hasta altavoces bluetooth.

Fotografía de la mesa BedChiill.
La mesa BedChiill dispone de enchufes y puertos USB. / BedChill.

El escritorio suele ser el lugar estipulado para estudiar, trabajar, hacer uso del ordenador e incluso comer en el caso de encontrarnos en una habitación o despacho. Sin embargo, las largas jornadas laborales piden muchas veces al cuerpo un descanso a pesar de que la mente deba seguir a su ritmo. Es en esos momentos de cansancio cuando optamos por realizar cualquier actividad de ocio o laboral tumbados en cama, con los problemas que ello conlleva: malas posturas, búsqueda de enchufes y mesillas para apoyar objetos.

La necesidad de una mesa es acuciante en estas ocasiones y ya estaban tardando en inventarla. The Bedchill Company llega para eliminar todos esos inconvenientes. 

Su mesa movible Bedchill transforma la cama en el lugar perfecto para el entretenimiento, el ocio, las comidas o el trabajo, pudiendo ser utilizada como escritorio cuando no se requiera su presencia en la cama. 

Fotografía de la BedChill.
La BedChill es perfecta para cualquier actividad. / BedChill.

Se trata de una mesa con ruedas alargada que cubre todo el ancho de la cama proporcionando una experiencia muy práctica para el usuario. Estas son las características de la versión básica que cuenta con altura ajustable. En el caso de la Bedchill Plus, esta dispone de enchufes, puertos USB, luces y altavoces bluetooth. 

No importa el tamaño de la cama ya que existen tres tallas diferentes. La S para camas de entre 85 y 115 centímetros; M para camas de entre 135 y 168 centímetros; L para camas de entre 169 a 211 centímetros. 

Fotografía de la BedChill.
La estructura de la BedChill. / BedChill.

Ambas versiones se pueden pedir con patas ajustables de hasta 130 centímetros de alto y están disponibles en cuatro colores: blanco, gris, negro o madera. 

La idea fue concebida en 2017 y tras crear los primeros prototipos, la Bedchill ha sido un éxito de financiación vía crowdfunding en la web Kickstarter, consiguiendo el dinero necesario para su salida al mercado con creces.

Los precios de la Bedchill básica van de los 245 a los 310 euros y los de la versión Plus se sitúan entre los 466 y 561 euros. Se pueden comprar en este enlace y los pedidos se enviarán en diciembre. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios