Lunes, 25.03.2019 - 11:33 h
Nec Otium

Este señor lleva décadas asesorando a directivos y sabe cuál es la clave del éxito

Ivan Goldberg se define como “escuchador profesional” y tras 25 años trabajando como mentor de ejecutivos sabe cuándo aciertan y cuándo no

Ivan Goldberg /  Vistage
Ivan Goldberg / Vistage


Aunque el nombre de Ivan Goldberg es desconocido, por su despacho han pasado cientos de directivos para pedirle consejo sobre cómo despedir a una persona o la mejor forma de lidiar con una aventura extramatrimonial. Su trabajo, como el mismo ha explicado a Anne Cassidy en The Guardian: “escuchador profesional”.

Aunque hoy tiene 86 años, Goldberg sigue siendo presidente de Vistage, un grupo de desarrollo de liderazgo para pequeñas y medianas empresas, y ha asesorado a altos ejecutivos de todo tipo de sectores. Casi todos pedían consejos sobre lo mismo.

“Alrededor del 80% de los problemas para los que los CEO necesitan ayuda se relacionan con la administración de personas”, asegura Goldberg. “Uno de los problemas para un líder empresarial en estos días es que cuanto más se escala, menos gente hay para hablar. Existe esta sensación de aislamiento, y eso exige resistencia emocional”.

Goldberg empezó su carrera en la industria de la aviación y pronto se dio cuenta de lo necesitados que estaban los jefes de hablar con alguien en un entorno seguro, sin tratar con gente que escondía una agenda oculta.

El estilo de liderazgo ha cambiado en el tiempo –“cuando empecé, el mundo de los negocios era muy autoritario”, asegura Goldberg–, pero sigue muy cerrado en sí mismo. Los directivos desconfían. Y este, asegura, sigue siendo su gran error.

“Cuanto más hablo con los líderes, más me doy cuenta de que bajo ese exterior fuerte, confiado, asertivo y comprometido, yace una masa burbujeante de inseguridad e incertidumbre”, asegura el asesor en su blog. Y su mayor problema es que no piden ayuda.

“No veas el talento como una amenaza”

Según Goldberg, es posible combinar una autoridad inquebrantable con la humildad de quien no cree tener siempre la razón: “Mi consejo para los empresarios es que se unan un grupo de compañeros y continúen aprendiendo, porque no se puede saber todo. El liderazgo consiste en ser lo más abierto y transparente posible y reconocer tus propias debilidades. Asegúrate de que la gente que tienes a tu alrededor es mejor en el trabajo que tú. Nunca veas el talento como una amenaza: es importante contar con las mejores personas en el negocio”.

Como cuenta el asesor en su blog, los líderes de las empresas deben darse cuenta de que generalmente son las únicas personas de una compañía que pueden pensar en el negocio de forma holística, sobre su presente, su futuro, su visión y su potencial. Y su trabajo no es abarcarlo todo, si no ser consciente de lo que está ocurriendo.

Aunque Goldberg reconoce que la vista empieza a fallarle, aún no piensa retirarse, y sigue organizando reuniones en su casa. “A medida que envejeces, es importante mantener el cerebro tan activo como sea posible”, apunta. “Cada vez que alguien me pregunta sobre la jubilación, pienso en un amigo mío que tenía dos grupos empresariales a la edad de 93 años”. Él no va a ser menos.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios