Lunes, 19.11.2018 - 04:40 h
Si pueden, se marcharán

Por qué el 60% de los empleados quieren dejar sus empresas cuanto antes

Aunque hay muchos motivos por los que queremos cambiar de trabajo hay una razón concreta que empuja a ello a la mayoría de trabajadores

Hay una razón por la que cualquiera abandonaría una empresa. / Pexels
Hay una razón por la que cualquiera abandonaría una empresa. / Pexels

Es algo de lo que se habla mucho: la rotación de empleo es una actividad creciente en el presente laboral. Ahora mismo, en este instante, más del 60% de los trabajadores se están planteando dejar su empresa o ya han renunciado a ella.

Forma parte del ciclo laboral personal del ser humano hoy en día. Primero buscas un trabajo y te ves envuelto en una vorágine de entrevistas a superar. Entonces te preparas la entrevista, investigas sobre la empresa y te expones frente a las personas encargadas de examinarte al detalle. Finalmente consigues pasar la entrevista y te incorporas a la nueva empresa.

Una vez dentro todo parece muy prometedor. Estás justo donde querías, con unos compañeros estupendos y un jefe que parece ser el ideal. O quizás no tanto. Porque en algún momento, tu jefe se revela como alguien que no esperabas, ya sea porque hizo algo que no te gustó o porque, significativamente, no hizo nada.

El resto de la historia ya la conoces: tu estado de embriaguez de los primeros días o semanas se nubla. Y a partir de aquí, trabajar en esta nueva empresa, se hace más cuesta arriba.

Marcel Schwantes, orador, coach de liderazgo y consultor, ha hecho un análisis de esta situación en Inc. basándose en las últimas investigaciones sobre la rotación de empleados.

Sobre las investigaciones al respecto

No hablamos de nada nuevo. La principal causa ya se sabe. Jim Clifton, CEO de Gallup, en febrero del año pasado lo dejo bien claro en el informe State of the American Workplace. 

Estas fueron sus palabras: “La decisión más importante que tomas en tu trabajo, más grande que el resto de las decisiones, es a quién nombras como gerente. Cuando nombras como gerente a la persona equivocada, no hay nada que arregle esa mala decisión. No hay compensación, no hay beneficios, no hay nada”.

Esto es así, los empleados están dispuestos a abandonar si su jefe no cumple con su trato y no los respeta.

Si encuentras un trabajo mejor, te marcharás. / Pixabay
Si encuentras un trabajo mejor, te marcharás. / Pixabay

Schwantes ha estudiado muy de cerca una encuesta que realizaron los investigadores de Randstad en EE.UU. sobre las razonas por las que los empleados abandonan o renuncian. He aquí las razones más significativas:

1. “Más de la mitad (el 59%) de los encuestados sintieron que sus empresas ven las ganancias o los ingresos como algo más importante que la forma en que se trata a las personas”.

2. “El 60% de los encuestados había dejado sus trabajos, o había considerado irse, cuando no les gustaban los supervisores más directos”.

3. “El 53% había dejado empleos, o consideró retirarse, porque creían que sus empleadores no reclutaban ni retenían a personas de alto rendimiento”.

4. “El 58% de los trabajadores dijo que sus empresas, actualmente, no tenían suficientes oportunidades de crecimiento para permanecer más tiempo”.

5. “El 69% dijo que estaría más satisfecho si sus jefes utilizaran mejor sus habilidades y destrezas”.

6. “Más de la mitad (el 57%) dijo que necesitaban dejar sus compañías actuales para llevar sus carreras al siguiente nivel”.

Todo tiene que ver con lo mismo

En resumen, cada una de estas causas de abandono o de pretensión de abandono, tiene una influencia clara y directa con la figura del jefe. El problema se reduce a a tres palabras: falta de respeto

“A medida que revisas las razones anteriores, queda muy claro qué es lo que causa que los empleados salgan por la puerta: falta de respeto por parte de la gerencia. ¿Quieres más pruebas? Examina cuidadosamente el estudio de Randstad sobre todas las razones prácticas por las que los trabajadores renuncian”, dice Schwantes.

El respeto es primordial para una salud psicológica dentro y fuera del trabajo. Si tu jefe no te respeta como trabajador y persona, todo comienza a perder fuerza y a caer en picado hasta llegar a la decisión final de abandonar tu puesto de trabajo. Si no tienes la ayuda directa de tu jefe, haciendo de tu vida laboral algo fácil, insuflándote confianza y haciéndote sentir escuchado, te están perdiendo.

Schwantes sentencia, “cuando esto comienza a suceder y no cambia con el tiempo, has perdido a tus trabajadores del cuello para arriba. Una vez que los empleados ya no están comprometidos emocionalmente con su trabajo, puedes apostar que actualizarán su currículum”.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios