Domingo, 19.01.2020 - 18:03 h
Planifica tu carrera laboral

Año nuevo, trabajo nuevo: ocho formas de lograr un empleo sin usar currículum

Cambiar de trabajo es uno de los propósitos que más se hacen los empleados cada 1 de enero; un experto en RRHH repasa las fórmulas menos usuales.

La entrevista de trabajo es siempre un momento tenso. / Pexels
Año nuevo, trabajo nuevo: ocho formas de lograr un empleo sin usar currículum. / Pexels

Uno de los propósitos que más se hacen los empleados en Año Nuevo es encontrar un nuevo empleo. Quizás sea más ambicioso que dejar de fumar, reducir esos kilitos de más acumulados en las comilonas de Navidad o apuntarse al gimnasio, pero lo cierto es que la Navidad y el cambio de año suelen ser épocas especialmente propicias para un cambio de trabajo. Por eso, no debe extrañar que quienes andan buscando empleo consigan más entrevistas de lo normal en estas fechas.

Año nuevo, trabajo nuevo. Pero para conseguirlo ya no basta con el arcaico procedimiento de enviar el currículum a multitud de empresas con la esperanza de que en algún proceso de selección alguien se fije en ti. De hecho, en la actualidad, para tener éxito en el mercado laboral tampoco es suficiente haberte formado con un máster o tener mucha experiencia en un sector; hace falta crear una imagen personal para proyectar tus habilidades y lo que puedes aportar a una empresa. Por eso, Jeff Haden, experto en Recursos Humanos, explica en este artículo de 'Inc' ocho pasos a seguir para lograr un empleo sin siquiera tener que enviar currículum.

1. Encuentra la empresa

Parece una obviedad, pero no lo es: buscar trabajo no se trata simplemente de cantidad de currículums enviados, sino de seleccionar lo que mejor te encaja de las ofertas disponibles. En este sentido, Haden explica que "para demostrarle al jefe de contratación que eres el candidato adecuado, debes hacer esta labor. En lugar de mandar tu currículum a todo el mundo, dedica tiempo a escoger una empresa para la que definitivamente deseas trabajar, tanto en términos de tareas como de ajuste cultural".

2. Conoce realmente a la empresa

"Imagina que soy el jefe de contratación. 'Me encantaría trabajar para ti', dices. Lo que realmente escucho es: 'Me encantaría que me pagaras'", explica Haden, que añade: "No puedes saber si quieres trabajar para mi compañía a menos que sepas mucho sobre mi compañía; esa es la diferencia entre simplemente querer un trabajo y querer un rol real en un negocio". Por eso, recomienda investigar en el entorno: amigos que hayan trabajado allí, vendedores, clientes...

3. Determina cuánto tardarás en adaptarte

"Muchas compañías ven el 'training' como un mal necesario. La capacitación requiere tiempo, dinero, esfuerzo, todo lo cual es escaso. Un nuevo empleado ideal puede ser productivo de inmediato", considera Haden, que explica que "si bien no necesitas poder hacer todo lo que se requiere en el trabajo, ayuda que la empresa pueda ver un retorno inmediato de su inversión en contratación". Por eso, deberías pensar en qué cosas inmediatas podrías aportar a la empresa.

4. No lo cuentes. Muéstralo

"Muestra lo que puedes ofrecer. Si eres programador, crea una nueva aplicación. Si deseas un puesto en ventas, crea un plan sobre cómo te dirigirás a un nuevo mercado o base de clientes, o describe cómo implementarás estrategias de marketing que la empresa no utiliza actualmente", apunta Haden. Demostrar lo que puedes aportar antes de la contratación es la mejor carta de presentación que existe.

5. Usa una referencia para reforzar tu candidatura

"Los negocios tienen que ver con las relaciones. Todos hemos tomado malas decisiones de contratación, por lo que una referencia de alguien en quien confiamos es como el oro", añade Haden. La clave es encontrar a esa persona en la que confiar cuando llegue el momento. No hace falta que sea tu amigo, simplemente alguien que te respete lo suficiente a nivel profesional como para respaldarte ante otros.

6. No esperes a que te llamen; toma la iniciativa

"No esperes a que te llamen para una entrevista. Ni siquiera esperes a que se publique una oferta; después de todo, has identificado formas en que puedes ayudar de inmediato a la empresa para la que deseas trabajar. Prepara una presentación y reúnete con alguien que realmente pueda influir en la decisión de contratación", explica. Por eso, si has seguido todos los pasos anteriores, puedes llegar a hablar con un potencial empleador sin tener que pasar por un proceso de selección convencional.

7. Reafirma tu posición

"Muchas personas son malos entrevistadores. Eso es especialmente cierto para los propietarios de pequeñas empresas; muchos son terribles entrevistadores. Así que sé directo y al grano. Explica lo que puedes hacer. Describe tu 'background'. No hables sobre lo que significará el trabajo para ti; habla sobre cómo la compañía se beneficiará de contratarte. Demuestra que sabes que trabajar para esa empresa es diferente (cada empresa piensa que es diferente) y cuánto te entusiasma el desafío. Véndete a ti mismo: usa lo que sabes sobre la compañía y cómo tendrás un impacto para respaldar tu discurso", considera Haden.

8. Pide el trabajo

¿Has llegado hasta este punto y aún no has logrado el trabajo? Pues no lo dudes y pídelo directamente. "Si realmente sabes que quieres el trabajo (y, en este punto, deberías saberlo), solicítalo. No tienes nada que perder y mucho que ganar. Quién sabe: si has trabajado duro para distinguirte de los demás, es posible que te contraten en el acto". Tomar la iniciativa suele ser realmente útil en estos casos.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING