Viernes, 14.12.2018 - 21:12 h
Nec Otium

Ucrania está convirtiendo la zona de Chernóbil en un gigantesco panel solar

Un proyecto pretende generar 1,2 gigavatios de potencia eléctrica en los campos yermos alrededor de lo que fue la central nuclear.

La zona de Chernóbil está completamente abandonada desde el desastre / Pixabay
La zona de Chernobil está completamente abandonada desde el desastre / Pixabay

En una escena de la memorable Regreso al Futuro, Christopher Lloyd -en el papel de Doc Brown- entra en shock al descubrir en 1955 que la cantidad de potencia necesaria para enviar de vuelta a Marty McFly a 1985 en su máquina del tiempo es de 1,21 gigavatios. Una cantidad de electricidad que, a día de hoy, podría servir para encender 120 millones de bombillas LED, abastecer a unas 200.000 viviendas o encender el motor de 15.000 utilitarios, tal y como explica la Oficina de Eficiencia Energética y Renovables de EEUU, precisamente tomando como referencia la película de Robert Zemeckis. Y es, además, el objetivo del ambicioso proyecto que ya está en marcha en Ucrania para reconvertir los campos yermos de Chernóbil en un gigantesco panel solar, según recoge Bloomberg.

Concretamente, 1,2 gigavatios es lo que espera generar Solar Chernobyl SPP en los aledaños del reactor destruido hace 32 años. Y, aunque aún harían falta otros 10 megavatios para que el condensador de Fluzo del DeLorean se pusiese en marcha, la asociación entre la ucraniana Rodina Energy Group y la alemana Eneparc AG asume como objetivo primordial convertir una zona aislada por la radiación en el mayor abastecedor de electricidad de Ucrania. Algo que, a medio plazo, serviría al Gobierno para reducir su dependencia energética de Rusia, el principal suministrador del país.

La noria abandonada es uno de los mayores símbolos del desastre / Pixabay
La noria abandonada es uno de los mayores símbolos del desastre / Pixabay

Un uso productivo para la zona de exclusión

Hasta hace año y medio, era impensable darle un uso a las áreas afectadas por el accidente nuclear de Chernóbil. Sin embargo, el sellado del reactor destruido con el llamado 'Sarcófago' en 2016 ha permitido a los operarios llegar hasta la zona de exclusión -vetada para la vida humana por su persistente alta radiación- e, incluso, ya hay quien organiza visitas guidas con ciertas precauciones.

El caso es que, desde hace tiempo, existe un gran interés en Ucrania por encontrarle un uso a un vasto terreno que ocupa la misma extensión de Luxemburgo. Sin ser viable la agricultura o la ganadería, ni siquiera la reutilización de las plantas y ciudades proletarias abandonadas hace tres décadas, Ucrania entendió como mejor opción la instalación de un gigantesco campo de paneles solares que no requiera de trabajadores permanentes.

“Nuestra idea era utilizar la tierra devastada que no sirve para nada más y, de alguna manera, llevar a cabo un proyecto de inversión en Chernóbil. Cuál es el sentido de convertir campos de agricultura en campos solares, si hay tantos territorios afectados por la actividad humana y dañados que no son útiles para nada más”, afirmaba Yevgen Variagin, propietario de Rodina Energy Group y abanderado de la iniciativa Solar Chernobyl SPP, cuando el mes pasado comenzó la instalación de los primeros de los aproximadamente 4.000 paneles previstos. De cara al primer trimestre de 2019, espera que ya se estén generando unos 100 megavatios.

La zona es aún incompatible para cualquier actividad que requiera presencia humana / Pixabay
La zona es aún incompatible para cualquier actividad que requiera humanos / Pixabay

La renovables, el futuro de Ucrania

Sin embargo, no es el único plan para convertir las renovables en la principal apuesta energética de Ucrania, que ya cuenta con capacidad para acumular otros 1,2 gigavatios de energía solar y se ha marcado como objetivo que el 11% de la electricidad generada en 2020 provenga de proyectos sostenibles. En total, 203 empresas tienen licencia para operar con energía solar en el país; un número que se espera en los próximos dos años, ya que hasta entonces el gobierno ha fijado una tasa reducida para conseguirla, que se triplicará después de esa fecha.

En cualquier caso, la progresiva descontaminación de Chernóbil ha provocado que, en los últimos años, Ucrania haya tratado de fomentar usos alternativos para las ciudades fantasma y los edificios abandonados tras la catástrofe. Actualmente, algunos de ellos se utilizan para el almacenamiento de petróleo y como recipientes de servidores y bases de datos virtuales.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios