Lo cobrarán en noviembre

La cúpula de Cepsa se embolsará unos 20 millones en bonus tras la salida a Bolsa

La compañía pagará una compensación especial para la dirección que se remunerará en tres niveles, en función del precio al que se cierre la OPV.

Cepsa, "convencida" de que actúa "dentro de la legalidad" y conforme a las leyes de la competencia
La cúpula de Cepsa se embolsará unos 20 millones en bonus tras la salida a Bolsa. / EFE

La salida a bolsa de Cepsa, que se producirá el próximo 18 de octubre, trae consigo una grata recompensa para el equipo directivo que está trabajando en ella. En total, si la compañía cierra con éxito la OPV, la cúpula directiva recibirá una retribución extra que podría superar los 20 millones de euros, según refleja el folleto emitido a la CNMV.

El principal beneficiado será el actual consejero delegado, Pedro Miró Roig, que podría embolsarse hasta 5,1 millones de euros. Por detrás del CEO, se sitúa el director financiero, Álvaro Badiola Guerra, que podría sumar hasta 3,6 millones, la misma cantidad que se embolsaría el director de operaciones, Juan Antonio Vera García. Por último, para el resto de equipo directivo la petrolera tiene reservados cerca de 8,1 millones de euros para pagar retribuir su trabajo.

El pago de dichas cantidades no son fijas, sino que están supeditadas a que se consigan distintos objetivos en el precio con el que finalmente Cepsa comience a cotizar. El folleto señala que la compensación una vez cerrada la transacción tiene una parte fija a la que se le puede aplicar hasta tres multiplicadores distintos, desde el máximo que son 15,1 euros por acción hasta los 13,1 euros que sería el rango inferior.

El primero, el máximo, que significaría que Cepsa sale con un precio de 15,1 euros, incrementaría la parte fija del Miró un 400% y la de Badiola y Vera hasta un 300%, que junto al resto de remuneración del equipo directivo -que recibirán 8,1 millones- suman los más de 20 millones de euros. En el escenario medio, que la compañía considera dentro del objetivo, multiplicaría los bonus un 300% y 225% respectivamente. Mientras que en el peor de los escenarios, que el precio cayera a los 13,1 euros, el incremento en los bonus se reducirían a un 200%, y un 150% respectivamente. En definitiva, en el peor de los escenarios el bonus que asumirían las tres principales figuras ejecutivas de Cepsa superaría los 8 millones de euros, a lo que habría que sumar la parte correspondiente al resto de directivos de la compañía.

La incertidumbre sobre los distintos escenarios se cerrará el próximo 16 de octubre, cuando se decida finalmente el precio al que se cierra la OPV. El proceso para determinar el precio final sigue el mismo patrón que en cualquier otra OPV, y es que la empresa visita a los principales bancos de inversión para testar a que precio podrían vender, o ellos comprarían, sus acciones. Una vez se han recogido dichos datos y se ha trabajado matemáticamente, una especia de promedio pero más técnico, se termina por pactar el precio de salida. Una vez conocido dicho valor, se podrá poner en marcha el pago de los bonus que se anotarán como gasto de personal del en el mes de noviembre.

Nueva política de retribución

La salida al mercado de Cepsa también ha activado la nueva política de remuneración al consejo directivo en Cepsa. En el folleto, la compañía explica que el actual único socio aprobó el pasado 17 de septiembre la senda de retribuciones para los años 2018, 2019 y 2020. Además, señala que solo un acuerdo en la Junta de Accionistas podría dar marcha atrás a lo pactado anteriormente, algo que se ve improbable ya que un porcentaje importante se mantiene en manos del actual accionista.

La salida a bolsa también cambia la retribución en forma de conceptos variables que pagará Cepsa a sus ejecutivos. En concreto, en el caso de la alta dirección la remuneración variable se incrementa un 8,5%, mientras que para los directores el aumento será de un 27%. La razón de tales subidas es obvia, puesto que al cotizar en bolsa la consecución de objetivos es todavía más importante al ser una de las mayores exigencias por parte de los inversores.

Cepsa también explica que dejará un importante lote de acciones con la que retribuir al equipo directivo. Con ello, les dará la posibilidad también de sumar nuevas remuneraciones en concepto de dividendos. De hecho, la propia compañía señala que tiene previsto repartir más de 900 millones de euros en los próximos dos años. Además, para 2020 prevé ser capaz de aumentar la cifra anual de retribución al accionista un 5%. El pago se fraccionará en dos pagos semestrales, de tal manera que el primero 50% se cargue en diciembre, mientras que el otro 50% sea abone en junio del año siguiente.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios