Miércoles, 13.11.2019 - 12:23 h
Controla el 29% del accionariado

El magnate Fridman 'pierde' cerca de 700 millones de euros con el desplome de Dia

La compañía de supermercados marca un nuevo mínimo en bolsa, con una caída del 19%, que deja su capitalización rozando los 253 millones de euros.

El magnate ruso Mikhail Fridman
El magnate ruso Mikhail Fridman acumula pérdidas latentes en Dia cercanas a los 700 millones. / Cordon Press

Es uno de los perdedores de la crisis de Dia, aunque esté señalado como el principal candidato a rescatar al grupo de supermercados de la delicada situación en la que se encuentra. El magnate ruso Mikhail Fridman es el único accionista de referencia de la empresa de distribución, de la que controla el 29% del capital. Una inversión, que empezó a realizar a mediados de 2017, con la que acumula pérdidas millonarias. En concreto, le supone unas minusvalías latentes próximas a los 700 millones.

El desembarco de Fridman en Dia fue escalonado, realizado por etapas y contando con Goldman Sachs como aliado. El banco de inversión ha actuado como custodio, al ser encargado de 'guardar' sus participaciones hasta el momento de hacerlas efectivas. Con él y através de LetterOne, su vehículo de inversión, Fridman se garantizó primero la compra de un 10% de Dia en julio de 2017, cuando la acción rondaba los 5,22 euros. Hoy cada uno de esos títulos vale 0,41.

Los dos siguientes movimientos llegaron ya este año. En enero, a través de ese acuerdo con Goldman Sachs, se aseguró elevar su inversión hasta el 25%. Entonces, la empresa ya estaba inmersa en una espiral bajista, pero la acción permanecía en los 4,4 euros.

El tercer movimiento (y hasta ahora el último) se produjo a finales de septiembre, cuando asumió un 4% adicional mientras Dia se asomaba a los 2 euros por acción. Fue entonces cuando llegó al 29% y se situó al límite legal del 30% que le obligaría a lanzar una oferta de compra (opa) por la mayoría del capital de la compañía.

Como comparación, Fridman desembarcó en Dia con un 10% del accionariado que, entonces, estaba valorado en cerca de 325 millones de euros. Hoy, el valor de toda la compañía no llega a los 253 millones.

El mercado espera una opa del inversor ruso desde hace meses. Y ahora parece que está más cerca. Este martes, Goldman Sachs desveló que ha elevado su inversión en la empresa madrileña desde el 1,845% hasta el 5,059%, según los registros que figuran en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Un movimiento que, dado que ejerce como inversor meramente financiero, hace prever que esté actuando de nuevo como custodio de Fridman y al menos parte de ese nuevo porcentaje esté vinculado al magnate ruso. 

Si, como se espera, hay un nuevo movimiento al alza de Fridman, éste llegará con la compañía fuera del Ibex 35, en el que ha estado casi siete años, prácticamente desde que saltó al parqué. Su adiós al selectivo supone a la compañía salir del foco de los inversores que sólo se enfocan en las grandes compañías de la 'élite' bursátil. Seguirá, en cambio, en el ojo de los bajistas, que apuestan por la caída de la cotización, y que aún tienen más del 14% del capital.

Al mismo tiempo, la empresa dirigida por Antonio Coto tiene por delante unas semanas en las que dar brillo a sus resultados y evitar que la empresa cierre el ejercicio en números rojos. Uno de los últimos análisis, realizado por Bakinter, apuntaba a que podría cerrar 2018 con pérdidas cercanas a los 100 millones de euros

Son las mismas semanas en las que el equipo directivo, al que ha incorporado al exresponsable financiero de OHL, trata de convencer a los bancos acreedores para refinanciar cerca de 900 de los 1.400 millones de euros a los que asciende su pasivo. Unas negociaciones en las que la banca ha planteado una ampliación de capital de 500 millones de euros. Esa podría ser una de las bazas de Fridman para tomar, definitivamente, el control accionarial de Dia.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios