Problemas con la concesión en Pontevedra

Ence se hunde en bolsa tras 'engordar' sus inventarios por la parada en Navia

La compañía ha anunciado en la presentación de resultados que el parón será más largo de lo habitual para aumentar su capacidad en 80.000 toneladas.

Juan Luis Arregui es presidente de Ence.
Ence continúa con su viacrucis en bolsa / José González 

Corren tiempos de incertidumbre para Ence. La compañía ha presentado sus resultados del primer trimestre y las cuentas no han sido muy positivas ya que su beneficio neto ha caído un 41%, hasta los 17,3 millones de euros. Por divisiones, su beneficio operativo (ebitda) en el área de energía renovable se ha disparado un 49%, hasta los 13 millones de euros, mientras que el de celulosa se desploma un 28%, hasta los 39 millones. 

La compañía achaca los malos resultados a que este trimestre se ha visto afectado por el aumento de inventarios para atender a los clientes de cara a la parada programada en la biofábrica de Navia en el segundo trimestre, por el efecto contrario en las liquidaciones del tipo de cambio y por un mayor porcentaje de ventas en el mercado spot fuera de Europa.

La reacción del mercado a los resultados ha sido claramente negativa. Ence ha liderado las caídas en el Ibex 35 al desplomarse un 6,65% y su precio se sitúa en los 4,41 euros por título. Por tanto, la compañía marca mínimos desde octubre de 2017 e incrementa su castigo durante este año hasta cerca del 20%, siendo la más penalizada del selectivo en 2019. Algo que ha pillado con el pie cambiado a los fondos de inversión, que abogaban por una recuperación de la acción tras irrumpir con fuerza en el primer trimestre. 

Ence ha destacado que las perspectivas del mercado de la celulosa de fibra corta continúan siendo muy favorables debido al crecimiento continuado de la demanda y a la ausencia de grandes incrementos de capacidad durante los próximos años. El primer proyecto confirmado -de Arauco en Chile-, no estará operativo hasta la segunda mitad de 2021, lo que hace prever una recuperación del precio de la celulosa en próximos meses.

La compañía ha continuado avanzando la construcción de dos nuevas plantas de biomasa con una capacidad total de 96 MW, que comenzarán a operar a final de año e incrementarán el ebitda del negocio de energía en 30 millones de euros al año. En el negocio de celulosa, se ha efectuado la mejora de eficiencia prevista en la biofábrica de Pontevedra, a la que seguirá la ampliación de 80.000 toneladas en la de Navia durante el segundo trimestre.

La generación de caja libre mejora un 36% hasta los 39 millones  de euros, lo que ha permitido financiar parcialmente inversiones del plan estratégico que han alcanzado la cifra de 87 millones  de euros. Por su parte, el ratio de apalancamiento (deuda neta sobre ebitda) se sitúa en las 1,4 veces. 

Ante la inseguridad jurídica generada por el cambio de criterio de la DG de Costas en relación a la prórroga de la concesión de Ence-Pontevedra, la compañía ha decidido congelar todas las inversiones no comprometidas en esta planta e iniciar los trabajos de ingeniería necesarios para concentrar las inversiones en la biofábrica de Navia, manteniendo los objetivos del Plan Estratégico 2019 – 2023. El consejo de administración de Ence ratifica que no existe otro emplazamiento viable ni económica ni técnicamente en Galicia para reubicar la planta de Pontevedra en el caso de que esta desapareciese.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING