Miércoles, 21.08.2019 - 02:47 h
Entrevista a Iván Martín, director de Inversiones de Magallanes

"La gestión pasiva disfrazada de activa inunda la venta de fondos en España"

El gestor apuesta por el 'value investing' pero está a favor de la 'gestión pasiva de calidad', la que cobra poco o nada por replicar un índice.

Iván Martín, director de Inversiones en Magallanes
Iván Martín, director de Inversiones en Magallanes

La 'guerra comercial' de Trump contra China y México, el Brexit, la posible multa de la Comisión Europea a Italia... Los focos de incertidumbre son muchos y la diversificación se antoja aún más vital. Las caídas pueden imperar en el corto plazo pero una buena selección de activos hará que, a largo plazo, los números rojos den paso a los 'verdes'. 

El Magallanes Iberian Equity es uno de los fondos de bolsa española más rentable de los últimos años y su director de inversiones y gestor, Iván Martín ha concedido una entrevista a La Información para abordar su filosofía de inversión, los cambios que se han producido en cartera y su visión acerca de la distribución de fondos ya que actualmente forma parte de un proyecto independiente pero también ha sido gestor de fondos en Santander y Sabadell. 

P. El mercado cayó con fuerza a finales de 2018 al descontar un escenario macroeconómico mucho peor de lo visto y surgieron voces que alertaban de la llegada de la recesión. ¿Qué visión macroeconómica contempláis en Magallanes?

R. En Magallanes tratamos de no tomar decisiones de inversión basándonos en variables macroeconómicas, por otro lado, además, es muy difícil de pronosticar. No obstante, somos muy conscientes del momento de los diferentes ciclos económicos, por ello invertimos en una colección de empresas capaces de salir fortalecidas de dichos ciclos.

La composición de la cartera del Magallanes Iberian Equity apenas ha sufrido cambios. ¿Significa que no hay oportunidades interesantes en las que invertir o que están contentos con la composición de la misma?

La cartera del Iberian Equity está compuesta por unos 25 valores. La rotación de la cartera es baja, puesto que nuestro horizonte temporal es realmente largo. El mercado nacional junto con el portugués es un mercado muy estrecho donde el número natural de empresas cotizadas realmente invertibles posiblemente no alcance la centena. Pese a lo anterior es posible seguir encontrando nuevas ideas.

Muchos gestores han destacado que con la caída del último trimestre de 2018 han surgido oportunidades. ¿Creen que ha sido así? ¿Con el avance de la bolsa del primer trimestre de este año han desaparecido esas oportunidades y cuesta más encontrarlas?

Como inversores value, cuando el mercado cae nos ofrece nuevas oportunidades, al poder comprar más barato compañías con un atractivo valor fundamental, y con las caídas en 2018 hemos visto muchas y muy baratas.

A medida que los mercados han ido bajando hemos incrementado el nivel de inversión, principalmente por compras de valores que ya teníamos en cartera, puesto que su potencial de revalorización alcanzó también niveles máximos.

¿Qué mercados, a nivel geográfico o por tamaño de empresa, ven más interesantes a día de hoy?

No nos marcamos de antemano proporciones de inversión por región geográfica, compañía o sector. Las compañías en el fondo están allí por méritos propios, con un precio y rentabilidad interesantes, y por la confianza que tenemos en la fortaleza de su modelo de negocio.

El boom o popularidad de las empresas tecnológicas ha hecho que el foco esté más en el 'growth' o crecimiento que en el 'value' en el que sois expertos. ¿Crees que llegará un momento en el que vuelvan a cambiar las tornas?

Nuestra filosofía de inversión choca en principio con el boom reciente por la compra de empresas caras, en las que el valor se basa casi exclusivamente en lo bueno que pueda venir en el futuro, algo que por nuestro conservadurismo y tesis de inversión no nos hace sentirnos cómodos.

Es cierto que en los últimos años hay un mayor foco en las estrategias 'growth' versus las 'value', pero no vemos esto como una mala noticia, sino todo lo contrario. Esto abre una oportunidad a gestores 'contrarian' como nosotros, permitiéndonos comprar a buenos precios lo que el mercado no quiere en ese momento, a la espera de que el precio de cotización refleje el valor fundamental de nuestras inversiones.

En el eterno debate entre la gestión activa y la gestión pasiva. ¿Qué valor aporta el gestor activo?

En Magallanes creemos firmemente que la gestión activa basada en los principios del value investing es capaz de ofrecer resultados significativamente por encima del mercado en el largo plazo, haciendo algo diferente a lo que ofrecen los índices.

Hablando de valor añadido en nuestro caso y siguiendo esta filosofía, en los 4 años de historia de Magallanes, nuestros fondos han batido de forma sustancial a los mercados, con una rentabilidad acumulada del 45% en el fondo Iberian y del 38% en el European, más que doblando los índices de referencia.

Como gestor activo, ¿qué opinión tiene acerca de la gestión pasiva?

Estamos a favor de la 'gestión pasiva de calidad', aquella que cobra poco o prácticamente nada por replicar un índice, eso sería lo correcto, y lo apoyamos. Con lo que no podemos estar de acuerdo es con la 'gestión pasiva disfrazada de activa', la que desafortunadamente inunda la distribución de fondos en España, concretamente a través de fondos de la banca, cobrando altas comisiones por replicar índices.

Beltrán Palazuelo, de Santalucía, destacaba que "cuanta más gestión pasiva haya, más oportunidad para nosotros" porque dejaba de lado empresas de mediana o pequeña capitalización. ¿Coincide con esta visión?

Como decíamos antes, es bueno tener una gestión pasiva de calidad. El cliente puede elegir entre comprar el mercado en general a muy bajo coste o comprar un extra sobre el mercado más un servicio personalizado a un coste razonable. Lo que quede entre medias no tiene cabida en la industria de la gestión de activos.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios