Subidas del 1,1% si no hay cita mundialista

¿Invertir en pleno Mundial? No, gracias, la bolsa de EEUU cae un 2,6% de media

De los 17 periodos observados desde 1950, en 13 de ellos se registran caídas y entra de lleno en el ámbito de las finanzas conductuales.

¿A qué hora y qué día juega España en el Mundial de fútbol?
Logo del Mundial de Rusia 2018

El Mundial de Fútbol arrancaba este jueves con un partido en el que Rusia, la anfitriona, se impuso por cinco goles a cero a Arabia Saudí y en el que España debutará este viernes frente a Portugal. Esta cita deportiva es la segunda más vista del mundo (3.200 millones de telespectadores en 2014 en Brasil), solo por detrás de los Juegos Olímpicos de Londres 2012 (3.600 millones).

Las naciones en liza son 32, que representan más de 1500 millones de habitantes y cerca del 37% del PIB mundial. Las dos mayores potencias mundiales (Estados Unidos y China, con el 40% del peso económico del planeta entre ambas) no se han clasificado. Pero, ¿puede influir en los mercados financieros ese flujo de emociones negativas a lo largo de todo un mes?

La pregunta no es baladí para la gestora Candriam, que en sus análisis sobre el Mundial de Fútbol de Rusia y sus implicaciones para el mundo de la inversión, lanza una sorprendente estadística: desde 1950 el mercado estadounidense pierde en promedio un 2,6% durante el transcurso de la Copa Mundial (entre mediados de junio y mediados de julio, cada cuatro años), frente a una revalorización del 1,1% durante el mismo periodo en los años en que no se juega mundial de fútbol. Es decir, hay una diferencia de casi cuatro puntos porcentuales. 

De hecho, "de los 17 periodos observados desde 1950, 13 registran caídas", según señala Ken Van Weyenberg, Head of CPM Asset Allocation de Candriam. La explicación de esta interacción entre emociones o psicología y mercados financieros, a juicio de la gestora Candriam, entra de lleno en el ámbito de las finanzas conductuales, que consisten en aplicar la psicología a las finanzas. Esta disciplina, nacida hace una treintena de años, ha ido ganando reconocimiento gracias a la entrega del premio Nobel de Economía a dos de sus artífices: Daniel Kahneman, galardonado en 2002, y Richard Thaler, en 2017.

En contraposición a la hipótesis clásica de eficiencia de los mercados, las finanzas conductuales tratan de esclarecer en qué situaciones los mercados se comportan de forma irracional y de explicar los porqués a partir de la psicología de sus agentes, recurriendo a toda una serie de experimentos.

Tomemos el mejor ejemplo (usted mismo en su calidad de inversor) y tratemos de averiguar si es usted un agente racional. Primera elección. Debe usted escoger entre ganar 900 euros seguros o tener un 90% de probabilidad de ganar 1.000 euros y un 10% de no ganar nada en absoluto. Si se decanta usted por la primera respuesta, como la mayoría de personas encuestadas, tiene usted aversión al riesgo. En los mercados financieros ese sesgo puede ocasionar por ejemplo una preferencia por los activos de menor riesgo, lo que conduciría a una asignación de activos optimizable.

La egunda elección (independiente de la primera) sería elegir entre perder 900 euros o tener un 90% de probabilidad de perder 1.000 euros y un 10% de no perder nada. Si en este caso también forma parte de la mayoría que escoge la segunda opción, tiene usted aversión a las pérdidas: es usted más sensible a las perspectivas de pérdidas que a las de ganancias.

En los mercados financieros, la aversión a las pérdidas se manifiesta por lo que se denomina 'efecto de enajenación', que designa la tendencia de los inversores a vender demasiado tarde activos que sufren pérdidas. Además, los estudios muestran que el 'exceso de confianza' lleva a los inversores a precipitarse al comprar o al vender, ya que están convencidos de saber más que su contraparte. Es decir, el inversor está sometido constantemente a sus propias debilidades: miedo, exceso de confianza o tendencia a sobreinterpretar la información según sus propias creencias.

Desde una perspectiva teórica, las finanzas conductuales apuntan, pues, a la 'escasa racionalidad' del individuo. Una de las dificultades a las que se enfrentan los expertos en finanzas conductuales es la organización de experimentos a gran escala para comprobar la veracidad de sus hipótesis. A este respecto, la Copa del Mundo de Fútbol, por su universalidad y las pasiones que levanta, supone un laboratorio perfecto para observar los efectos de las decepciones y frustraciones colectivas que causa la eliminación sucesiva de sus participantes.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios