Un debate en el sector

El MAB ‘post-Gowex’: empresas exigen flexibilidad y más incentivos fiscales

Lamentan que la nueva regulación haga más difícil lograr que firmas de analistas hagan informes sobre las cotizadas en el Mercado Alternativo Bursáti.

La socimi Domo sube un 4,5% en su estreno en el MAB
Las empresas reclaman más flexibilidad en el MAB. / EUROPA PRESS

Domingo, 7 de julio de 2014. Tras una semana de locura, Gowex estallaba y su consejero delegado y fundador, Jenaro García, dimitía. El escándalo de la compañía salpicó a un Mercado Alternativo Bursátil (MAB) que trataba de despegar. Ahora, cuatro años después, las empresas quieren más flexibilidad. “La regulación entiende antes de empezar que usted es un chorizo”, lamenta Javier Ruiz de Azcárate, presidente de Catenon, una de las cotizadas en este parqué para pymes, dedicada al reclutamiento de personal.

Esta rigidez de la regulación junto con la ausencia de incentivos fiscales son dos de las grandes quejas que expresaron este martes durante un desayuno organizado por la boutique financiera Udekta y Finect los máximos directivos tanto de Catenon como de VozTelecom y Lleida.net, tres compañías que aterrizaron en el MAB tras el escándalo de Gowex.

Antes de lanzar esas exigencias, todas las empresas destacaban algunas de las grandes ventajas de cotizar en este mercado para pymes. Por un lado, “el proceso de maduración brutal” que acarrea el aterrizaje en el parqué para una pequeña enseña a la que se le obliga a hacer un duro ejercicio de transparencia y una revolución en la gestión. Por otro, la posibilidad para incorporar nuevos accionistas para firmas en plena fase de crecimiento y la profesionalización del capital. Esto último “permite que la influencia de un fondo concreto pueda ser relativo”.

Pero la cotización en el mercado supone un importante esfuerzo para cumplir con la regulación. “Se está siendo más riguroso para las empresas del MAB que con algunas empresas del mercado continuo”, lamentaba Sisco Sapena, presidente de Lleida.net, el proveedor de servicios digitales. Para Ruiz de Azcárate, eso ha conllevado a una falta de flexibilidad. “La pyme se financia fundamentalmente con bancos, muy mala y muy cara; hay un mercado pero tiene que ser flexible con la suposición del riesgo”, ha defendido. Ese exceso en las reglas, según el directivo de Catenon, hace que muchas de las pymes, con una estructura limitada, “no puedan dar cobertura a esa normativa”.

Profesionalización del inversor

La gestión del riesgo en este mercado con compañías de alto crecimiento debe venir acompañado de inversores profesionales. Todos se quejan de un esfuerzo limitado de Bolsas y Mercados Españoles (BME), gestor del MAB, en la promoción de cara a potenciales accionistas. “Llevamos dos años cotizando y vemos la misma situación; no ha evolucionad ni ha habido ningún cambio, quizás algunas modificaciones negativas en la regulación”, lamenta Xavier Casajoana, consejero delegado de VozTelecom, el operador de conexiones en la nube para pymes.

En esta tarea es clave, según estas compañías, un mejor tratamiento fiscal para quien invierta en este tipo de compañías cotizadas en el MAB. “Cuando los bancos de inversión ven un incentivo fiscal, acaban metiendo en sus carteras a esas compañías”, apunta Ruiz de Azcárate. “Parece que sólo existe el Ibex”, lameba Casajoana.

En ese trabajo de profesionalización, las empresas claman contra la regulación que limitan el acceso a las firmas de análisis financiero. “Nosotros hemos buscado a gente que nos haga los análisis; ahora tenemos que esponsorizar esos análisis… pero es que si no se hace más reporting, los inversores no se van a fijar”, apuntaba el presidente de Lleida.net.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING