Suman más de 23.000 inversores

El calvario de las sicavs españolas más populares: se dejan de media un 8,5%

La mala evolución de los mercados ha empujado a dichos productos de ahorro a acumular importantes caídas en lo que va de 2018.

Sicavs más populares
Sicavs más populares

Nadie escapa del desplome que sufre el mercado. El mal momento de las bolsas, con caídas generalizadas, está penalizando también a los ahorradores que han preferido invertir en sicavs. El mayor castigo se lo están llevando las más populares, aquellas que superan los 1.000 partícipes, con un descenso medio del 8,53% que ha dejado pillados a más de 23.000 inversores.

Financiera Ponferrada es la más dañada en lo que va de año con un retroceso acumulado del 17,51%. El producto, que pertenece a la gestora Julius Bauer, debe su mala evolución a su exposición a compañías que han sido golpeadas en los últimos meses, entre las que están Banco Santander o Royal Dutch (ambas con una posición por encima del 3%), junto a otras firmas como Telefónica, Amadeus o LVMH.

También supera los dos dígitos de castigo la sicav Lierde, que pierde en lo que va de 2018 hasta un 14,37%. El instrumento de inversión de la firma Urquijo Gestion apenas ha alcanzado en tres de los últimos doce meses una rentabilidad positiva y encadena cinco consecutivos en rojo. El resultado de la sicav está muy influenciado por su alta exposición a dos sectores que no han terminado de evolucionar bien en los últimos meses. Por un lado, el inmobiliario, ya que mantiene en su cartera posiciones en Lar (3,13%), Merlin Properties (3,03%), Realia (2,64%) o Quabit (2,03%). Aunque ha sido el bancario, con caídas medias importantes, el que más ha lastrado su evolución al mantener inversiones en Banco Santander, ING, Societé Generale o BNP.

Dentro de los números rojos, aunque con cifras menos aparatosas, aparecen otros productos que comparten un número muy alto de inversores junto a caras reconocidas. Se trata de Torrenova Inversiones (-3,79%) y Cartera Bellver (-6,82%) que suman entre las dos cerca de 10.000 partícipes y que tienen como inversores de prestigio a la familia March. El perfil de menos riesgo que presenta la cartera de Torrenova es la principal razón por la que ésta lo hace mejor, ya que sus inversiones se reparten entre bonos soberanos y corporativos. Por su parte, Bellver combina la deuda emitida por empresas con acciones ‘blue chip’ internacionales como Wells Fargo, Walt Disney o Sony.

Para aquellas por debajo de los 1.000 partícipes tampoco han sido fáciles los últimos meses, ya que las dos siguientes sicavs por número de accionistas también están en números rojos. Inversiones Herrero y Aragón Portfolio -que suman 958 y 940 accionistas respectivamente- están padeciendo un año difícil por las características volátiles de sus carteras. Inversiones Herrero tiene más limitada las pérdidas. Así, cede un 5,54% en 2018 debido a que sus principales apuestas son bonos. La caída es mucho mayor en el caso de Aragón que alcanza el 12,41%.

Una de las pocas que se salva de la debacle es Smart Social, nacida de las redes sociales y que acumula una rentabilidad del 15,03% en lo que va de año. La principal característica que tiene el proyecto iniciado en 2015 por Antoni Fernández y José Sánchez Molero es que hace meses cambiaron su tesis de inversión apostando por tomar posiciones bajistas esperando una caída del precio de las acciones. Pese a todo, la evolución no ha sido la esperada y en la actualidad posee 34% menos de patrimonio que a principios de septiembre del año pasado.

A largo plazo mantienen grandes rentabilidades

La mala evolución de las grandes sicavs en este 2018 ha empañado algo los buenos resultados que muchas de ellas habían obtenido en los últimos años. Un ejemplo de ello es la evolución de Lierde que ha pasado de ser una de las mejores el año pasado, con una revalorización del 18,17%, a ser una de las que más ha caído en este ejercicio. También resalta Lluc Inversiones con una rentabilidad acumulada del 110% en los últimos diez años.

Por su parte, las más grandes también presentan buenas cifras si se extiende la mirada más allá del corto plazo y baten al índice con el que se comparan. Brunara mantiene una revalorización anualizada del 6,15%, frente al 5% de sus pares. En el caso de Bellver su crecimiento por año ha sido del 4,83%, casi 100 puntos básicos por encima de su referencia. Por último, Torrenova ha crecido un 2,96%, 42 puntos básicos por encima de la media.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING