Tras la primera vuelta electoral

Santander, Telefónica, BBVA... Un tercio del Ibex mira con recelo hacia Argentina

Los expertos temen que una victoria del peronista Alberto Fernández también en la segunda vuelta hunda la moneda del país otro 25%

Santander, BBVA, Telefónica, Naturgy y Mapfre miran con recelo a Argentina
Santander, BBVA, Telefónica, Naturgy y Mapfre miran con recelo a Argentina / Pixabay

La victoria del peronista Alberto Fernández en la primera vuelta de las elecciones primarias en Argentina y la derrota del partido del actual presidente, Mauricio Macri, por más de 15 puntos lleva a los mercados a poner de nuevo el foco en ese país, que ya se vio golpeado hace apenas un año por la crisis de las divisas emergentes y por los problemas de corrupción, que le llevaron a solicitar un adelanto del rescate de 50.000 millones de dólares concedido por el Fondo Monetario Internacional (FMI). 

Los expertos temen ahora que una victoria de los peronistas en la segunda vuelta hunda la moneda del país, el peso, un 25% y dispare la rentabilidad de los bonos nacionales. En el caso de su divisa ya cotiza actualmente en mínimos históricos frente al dólar en 0,022 unidades. Esta perspectiva pone bajo aviso a las cotizadas españolas con presencia en el país. Cinco compañías del Ibex 35, que representan por capitalización un tercio del selectivo, podrían verse muy afectadas por esta situación. Son Santander, Telefónica, BBVA, Naturgy y Mapfre.

Entre los más afectados por esta situación se encontraría el BBVA. La filial argentina de la entidad, Banco Francés (del que posee un 66%) ya registró unas pérdidas de 266 millones de euros el año pasado a raíz del pinchazo de las divisas de los emergentes, la hiperinflacción en el país y la crisis económica y política que lo llevó a solicitar un adelanto del rescate de 50.000 millones de dólares que había solicitado al Fondo Monetario Internacional (FMI) para eludir la quiebra. Esas cifras lastraron todo el resultado del grupo vasco en América del Sur un 31% (a tipos de cambio corrientes) hasta los 591 millones de euros. 

En el caso de Telefónica, que está presente en Argentina desde la privatización de los servicios telefónicos en 1990, ya se vio muy afectada el pasado ejercicio por las turbulencias en el país. Una crisis que aa entonces la llevó muy cerca de sus mínimos del siglo (del año 2002) por debajo de la cota psicológica de los 7 euros por título -un nivel que volvió a perder a finales del mes pasado como consecuencia de la inestabilidad mundial al arreciar la guerra comercial entre Estados Unidos y China.

A cierre de 2018, la operadora gestionaba más de 23,9 millones de accesos en el país, donde obtuvo unos ingresos de 2.315 millones de euros el año pasado, cifra que representa casi el 5% del total de los recabados ese ejercicio. La compañía capitaneada por José María Álvarez-Pallete registró un OIBDA (resultado operativo antes de amortizaciones) de 669 millones de euros, alrededor del 4% del que registró en todo el mundo. No obstante, el clima incierto y la devaluación de la moneda llevaron al grupo a posponer la salida a bolsa de su filial argentina, que aún tiene pendiente.

La filial argentina del banco presidido por Ana Botín, Santander Rio Advance, registró el año pasado un EBITDA (beneficio antes de impuestos, amortizaciones...) de 185 millones de euros, es decir, poco más del 1% de lo que el grupo obtuvo en conjunto y que ascendió a un total de 14.776 millones. La entidad cántabra cuenta con algo más de 3,7 millones de clientes en país, donde acapara un 10% de la cuota de mercado, de acuerdo con la información publicada en el Informe Financiero Anual de 2018. 

En el caso de Naturgy, su presencia en Argentina también se remonta a comienzos de los 90, a través de su filial Gas Natural BAN, que está participada en un 70% por la antigua Gas Natural Fenosa. La filial de la compañía catalana distribuye gas natural a 30 municipios al norte y oeste de Buenos Aires, donde se encuentra la mayor área industrial del país, y se ha convertido en la segunda firma del sector en el país andino por número de clientes. La coyuntura del país llevó a la filial argentina de Naturgy a registrar unas pérdidas de 38 millones de euros en el país.

La hiperinflación argentina supuso un tijeretazo a los resultados del pasado ejercicio para Mapfre de 17,6 millones de euros después de impuestos, lastrando su resultado atribuido neto hasta los 1,2 millones. La aseguradora, presente en el país desde finales de los ochenta opera en seguros de autos y hogar, en los que su cuota de mercado en ese territorio alcanza el 1,9%. 

Fuera del selectivo español, firmas como Dia (la distribuidora española posee un 95% de su filial en el país) y Prosegur también tienen presencia en Argentina. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios