La cotización no levanta el vuelo

Los grandes fondos reducen en su cartera el peso de las inversiones en Telefónica

Hasta nueve de los diez fondos más capitalizados que estaban invertidos en la 'teleco' han rebajado su exposición en la compañía.

José María Álvarez-Pallete durante la junta de accionistas de Telefónica
Los grandes fondos reducen el peso de Telefónica que tenían en su cartera. / EFE

Telefónica afronta las dudas de los inversores. La 'teleco' presenta en bolsa un difícil recorrido, donde no solo se mueve cerca de los mínimos de hace dos años, sino que ha perdido en el último año lo ganado en el anterior. A partir de ahí, los grandes fondos de inversión españoles en renta variable han decidido retirarse por ahora del valor.

En los últimos días, los grandes fondos, en especial los dedicados a renta variable, han ido presentando sus informes semestrales. En ellos, se puede apreciar una actitud común por parte de casi todos ellos: un gran número ha retirado una parte importante de su inversión en Telefónica. Incluso alguno, como azValor, ha decidido directamente liquidar toda la posición en cartera que poseía de la compañía, después de que la firma haya perdido en los últimos 12 meses naturales cerca de 25%.

De entre los 15 mayores fondos por patrimonio que se centran en la renta variable española, 11 han presentado resultados semestrales. Se debe recordar que no todos los fondos tienen como sus doce meses de ejercicio la evolución natural del año. Entre los 11 que sí han presentado su informe semestral, solo uno -Bestinver Bolsa- no tenía en el periodo anterior, primer trimestre de 2018, a Telefónica entre sus inversiones. Pues bien, de todos ellos, que suman diez, solo hay uno -BBVA Bolsa- que ha incrementado su porcentaje de inversión en Telefónica. El resto de fondos, hasta nueve, han reducido el peso de la 'teleco' en su cartera.

La retirada más importante, por su contundencia, ha sido la del fondo azValor en su cartera Ibérica. El fondo, liderado por Álvaro Guzmán de Lázaro, ha decidido liquidar directamente toda la inversión que tenía en la compañía. El movimiento supone un golpe contundente, puesto que en el trimestre anterior el peso de Telefónica ascendía al 4,77%, el séptimo más grande. El cambio brusco llega trimestres después de que el propio Guzmán defendiese la inversión en Telefónica, al indicar que los problemas de Brasil “no durarían para siempre”.

Otra importante retirada es el de otro fondo fetiche, Cobas Iberia, en el mundo de la inversión en España. El fondo liderado por Francisco García Paramés ha reducido el peso de Telefónica en su cartera un 33,8%, desde el 8,96% al 5,93%. Se debe recordar que Telefónica era el segundo valor favorito de su cartera, y que el propio Paramés ha defendido una y otra vez que el precio objetivo de la firma está entre los 13 y 14 euros. Además, el retroceso tiene un factor más importante por la práctica de inversión de Paramés. El inversor es conocido por invertir a largo plazo y no suele moverse por simples altibajos de la acción, sino que lo hace porque cree que cambian sus valores fundamentales. Esa característica también ocurre con Guzmán en azValor, pupilo de Paramés.

A la fuerte retirada de azValor y Cobas se le suma otros dos fondos importantes en el panorama español. Por un lado, el de Caixabank Bolsa, el tercero más capitalizado que invierte en grandes empresas españolas, ha reducido el peso de Telefónica en su cartera un 40%. Por otro lado, el fondo especializado en renta variable española de Bankinter, ha rebajado su inversión en la 'teleco' hasta un 58,5%, desde el 6,4% al 2,65%. En el resto de los fondos, las caídas son menos pronunciadas: en el Santander Acciones el descenso ha sido del 11%, en el Santander Índice España un 8,2% o en ING Direct Ibex la caída ha sido del 4,17%.

Telefónica no arranca en bolsa

Los últimos datos presentados por Telefónica parecían que habían animado algo la cotización, pero en realidad solo ha corregido moderadamente al alza. Ni el hecho de mejorar las expectativas del mercado, la disminución de la deuda o los cambios en la cúpula parecen haber solo servido para recuperar entre un 3 y un 4% de todo lo perdido. De hecho, la acción sigue muy lejos de los valores que tomó varios meses cuando cruzó el nivel de los 9 euros.

Pese a ello, en el frente europeo -Reino Unido y Alemania-, Telefónica ha sorprendido para bien en los últimos datos publicados. Aunque no se puede obviar que en ambos tiene limitaciones importantes, ya que se trata de mercados muy maduros donde es difícil crecer. Por último, Latinoamérica es su gran baza, pero los problemas económicos en esos países, con fuertes devaluaciones de sus monedas, limita con fuerza un crecimiento real de los ingresos. 

La firma tiene otros frentes abiertos que resultan clave para afianzar su plan de reducción de deuda, como son la salida a bolsa de sus filiales británica y argentina. El problema es que si dichas incógnitas se enquistan en el tiempo, la compañía podría verse en medio de la próxima subida de tipos. Los inversores, por ahora, han preferido esperar y ver. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios