Miércoles, 20.03.2019 - 08:31 h
Emergencia nacional en Venezuela

‘Maduronomics’: cuando en Venezuela se mentó al monstruo de la hiperinflación

El régimen económico de Nicolás Maduro se estudiará en el futuro como un evento de extinción económica con un récord de IPC anual del 1.700.500%

La Bolsa de Caracas, según el índice de referencia IBVC que publica Bloomberg, sube un 251.814% en los últimos doce meses. Este miércoles subía un 3%, pero en el último mes ha llegado a tener subidas diarias de más del 50%. No hay error en las anteriores
Miles de venezolanos se han manifestado contra Maduro. / Miguel Gutiérrez / EFE

La Bolsa de Caracas, según el índice de referencia IBVC que publica Bloomberg, sube un 251.814% en los últimos doce meses. Este miércoles subía un 3%, pero en el último mes ha llegado a tener subidas diarias de más del 50%. No hay error en las anteriores cifras, pero sí una gran trampa. En teoría, si usted hubiera estado invertido en él habría multiplicado 2.500 veces su inversión, sin embargo, sepa que ha perdido dinero porque ese índice cotiza en bolívares y la moneda venezolana que ha perdido todo su valor. Todo.

Venezuela vive otra crisis de gobierno en medio una catástrofe humanitaria y una terrorífica situación económica. La autoproclamación como presidente del líder opositor Juan Guaidó ha obtenido eco positivo desde EEUU a Colombia, Perú, Argentina, Chile... Venezuela está inmersa desde hace más de dos años en lo que se denomina hiperinflación, un proceso salvaje de subidas de precios de consumo y de activos de todo tipo que destroza su economía y, por consiguiente, a sus habitantes.

La destrucción económica del que fuera uno de los países más ricos de América Latina solo es comparable a la que han sufrido sus habitantes. El PIB venezolano acumula una caída que ronda al 40% en los últimos cuatro años. 'Solo' en 2017 bajó un 17%, según las cifras del Banco Central de Venezuela. El Fondo Monetario Internacional (FMI) emitió un pronóstico aterrador: la recesión venezolana se llevaría por delante hasta 2023 otros dos tercios (-63%) de un PIB que rondaba antes de la crisis los 200.000 millones de euros.

La culpa de la actual situación se encuentra en las políticas adoptadas por Maduro durante estos años, recurriendo de forma constante a la impresión monetaria sin control y la devaluación del bolívar. En 2018, Venezuela tuvo que quitar cinco décimales a su tipo de cambio con el lanzamiento de una nueva moneda (también bolívar) que volvió a hundirse. Un bolívar de finales de 2017 tenía un valor de 0,00066 euros; la nueva moneda que lanzó Maduro se ‘cambia’ en 0,08 euros después de una drástica reestructuración monetaria. Incluso el Gobierno de Caracas llegó a lanzar una criptomoneda (Petro) respalda por las reservas petrolíferas del país, las segundas más grandes tras Arabia Saudí.

Según la definición de economipedia, “la hiperinflación es una subida descontrolada de los precios de una economía. Generalmente se suele considerar hiperinflación cuando la inflación aumenta en cuatro dígitos anuales, es decir, más de 1000%”. Lo de Venezuela lleva a un año a otro nivel: su política de subsidios de productos básicos como la gasolina -la más barata del mundo- en bienes de lujo productos de higiene personal o alimentos. Tanto que las tradicionales remesas en euros o dólares de emigrantes se han convertido en inútiles para quienes las reciben por la situación de intervención y expolio económico.

¿Se entendería en España?

Quienes vivieron la década de los 70 en España, presa de la crisis energética de Oriente Medio, todavía recuerdan el episodio inflacionario que permitía vender por encima del precio de compra algunos bienes usados como coches o maquinaria que naturalmente pierden valor.

Aquella crisis que marcó a una generación y el IPC quedó grabado a fuego en la memoria de los ‘baby boomers’ españoles. Es una de las obsesiones de los actuales pensionistas públicos: blindarse frente a la inflación. Piden subidas del 1,8% a su pensión; en Venezuela, subir una pensión ligada al IPC de 2018 supondría pasar de cobrar 1.000 euros al mes a más de 17 millones de euros. El Banco Central Europeo (BCE) creó hace algunos años material didáctico sobre los efectos de la inestabilidad de precios para las personas. En uno de los vídeos de dibujos animados aparece el monstruo de la hiperinflación, ese que devora a Venezuela.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios