Domingo, 15.09.2019 - 13:02 h
Conflicto Oriente Medio

EEUU vuelve a la carga contra Irán y sanciona ahora al ministro de Exteriores

El ministro Mohamad Yavad Zarif fue una de las piezas clave en la elaboración del pacto nuclear de 2015 y del que Donald Trump salió unilateralmente.

Zarif y Ashton se reunirán el miércoles en Nueva York para diálogo nuclear
Zarif fue uno de los hombres clave en la elaboración del pacto nuclear con Obama.

El Gobierno de EEUU sancionó este miércoles al ministro de Exteriores de Irán, Mohamad Yavad Zarif, por ser el "principal portavoz del régimen en todo el mundo", un paso que promete tensar aún más las relaciones con la República Islámica. La decisión de Washington, en la práctica, excluye al jefe de la diplomacia iraní de cualquier hipotético futuro diálogo entre Washington y Teherán.

En declaraciones a la prensa, un alto funcionario estadounidense consideró que Zarif "ha actuado como un ministro de propaganda, no como un ministro de Exteriores"; y, además, el secretario de Estado, Mike Pompeo, le acusó de ser "cómplice" de las "actividades malignas" de Irán en Oriente Medio.

"Esta acción es otro paso para negar al régimen de Irán los recursos que necesita para posibilitar el terror y oprimir al pueblo iraní", manifestó Pompeo en un comunicado.

En concreto, en otra nota de prensa, el Departamento del Tesoro aseguró que Zarif ha supervisado "una de las entidades estatales más nefastas del régimen de Irán": la Fuerza Quds, destinada a las operaciones en el extranjero y que depende de la Guardia Revolucionaria, calificada como grupo terrorista por Washington. En teoría, esos cuerpos responden directamente ante el líder supremo, Ali Jameneí, sancionado anteriormente.

Con este tipo de sanciones, Washington busca congelar todos los bienes que puedan tener en EEUU los individuos amonestados y se les prohíbe hacer transacciones financieras con cualquier ciudadano estadounidense; lo que en teoría les dificulta el acceso al sistema financiero internacional, basado en el dólar.

No obstante, justo después del anuncio de sanciones, Zarif se burló en Twitter del castigo de Washington y aseguró que no tiene bienes bajo jurisdicción estadounidense, por lo que las sanciones no le afectan. "La razón de EE.UU. para sancionarme es que soy el principal portavoz de Irán en el mundo. ¿Es la verdad realmente tan dolorosa?", se preguntó.

A continuación, aseguró: las sanciones "no tienen ningún efecto sobre mi familia, puesto que no tengo propiedades fuera de Irán. Gracias por considerarme una amenaza tan grande para su agenda".

Cuando EEUU toma este tipo de medidas también prohíbe a los amonestados viajar a su territorio, pero los funcionarios iraníes ya tienen vetadas las visitas. Sin embargo, como jefe de la diplomacia iraní, Zarif acude con frecuencia a la sede de las Naciones Unidas en Nueva York.

Preguntado sobre si las sanciones impedirán que Zarif acuda a la ONU, un funcionario aseguró que el Departamento de Estado "cumplirá" con el acuerdo suscrito en 1947 entre la ONU y EEUU y por el que las autoridades estadounidenses se comprometen a permitir la entrada al país a los funcionarios que viajan al organismo internacional.

El 24 de junio, el presidente de EEUU, sancionó a Jameneí mediante la firma de una orden ejecutiva, que le daba capacidad para aplicar el mismo castigo a otros funcionarios iraníes, como Zarif. En ese momento, el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, adelantó que pronto Zarif sería sancionado; pero esas acciones se retrasaron porque algunos sectores del Gobierno de EEUU (especialmente en el Departamento de Estado) consideraban que ese castigo cerraría la puerta a la diplomacia.

Trump ha manifestado su deseo de dialogar con Teherán y, este miércoles, el Gobierno reiteró esa postura, pero consideró que Zarif no es un interlocutor válido.

Zarif, rostro desde 2013 de la diplomacia del país persa, lideró la delegación iraní en las negociaciones del acuerdo nuclear de 2015, suscrito por la República Islámica y seis grandes potencias mundiales (Francia, Reino Unido, Alemania, China, Rusia y EEUU) con el objetivo de que Irán limitara su programa nuclear a cambio del levantamiento de sanciones.

Las tensiones entre Teherán y Washington han crecido desde que, en mayo de 2018, Trump retirara a su país del pacto nuclear de manera unliateral y, como resultado, volviera a imponer sobre la República Islámica todas las sanciones que habían sido retiradas, incluidas las que afectan al sector petrolero.

Al principio, Irán tuvo paciencia; pero a principios de julio comenzó a incumplir sus compromisos nucleares, en un intento por presionar a la Unión Europea (UE) para que ayude a la maltrecha economía persa.

Las sanciones contra Zarif se producen justo antes de que este jueves se cumpla el plazo para que EEUU decida si renueva o no unas exenciones que concedió a China, Rusia y los firmantes europeos del acuerdo nuclear con el fin de permitirles colaborar con Irán en proyectos nucleares de uso civil. Ese es uno de los pocos vestigios del pacto que siguen activos dentro de Estados Unidos.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios