Jueves, 23.05.2019 - 21:40 h
Por el caso Odebrecht

Fallece el expresidente peruano Alan García tras dispararse antes de su arresto

El antiguo mandatario peruano estaba siendo investigado por haber aceptado supuestos sobornos por parte de la constructora brasileña.

Muere el expresidente Alan García tras dispararse cuando iba a ser detenido.
Muere el expresidente Alan García tras dispararse cuando iba a ser detenido. / EFE

El expresidente peruano Alan García ha muerto este miércoles en Lima horas después de haberse disparado en la cabeza cuando las fuerzas de seguridad han acudido a su domicilio para detenerle por supuestos delitos de corrupción vinculados al caso Odebrecht. La Justicia del país había dado orden a la detención del exmandatario, que dirigió el país entre 1985 y 1990 y entre 2006 y 2011 tras ser reelegido. 

La noticia de la muerte de García, que tenía 69 años, ha sido anunciada por los miembros del de su partido político, APRA, Omar Quezada y Nidia Vílchez, desde el Hospital Casimiro Ulloa donde estaba siendo operado de urgencia. García fue ingresado en este centro de la capital peruana, al que fue trasladado por la policía que iba a detenerle. Varios testigos consultados por la televisión peruana indicaron que García entró cubierto por una manta roja y, poco después, su hijo accedió rápidamente en el hospital.

El director del hospital, Enrique Gutiérrez, señaló que el exgobernante presentaba un disparo de arma de fuego en el cráneo "con orificio de entrada y salida" y que todos los médicos del Casimiro Ulloa, en el distrito limeño de Miraflores, participaron en la operación que intentó salvarle la vida.

El suceso se produjo cuando agentes de la División de Investigación de delitos de Alta Complejidad acudieron a la casa del político, sobre el que pesa desde finales del año pasado una orden de impedimento de salida del país, para someterlo a una detención provisional por diez días ordenada por el Poder Judicial.

García había calificado esta misma semana de "especulación" el hecho de que se le vinculase con los presuntos sobornos que habría recibido su exsecretario por parte de la constructora brasileña Odebrecht para adjudicarse la construcción de la Línea 1 del Metro de Lima.

Junto a García, también se ordenó la detención de Luis Nava, secretario presidencial bajo el Gobierno del líder del partido aprista, y Miguel Atala, ambos estrechos colaboradores del expresidente y señalados como sus testaferros. Además, del exministro de Transportes y Comunicaciones y de Vivienda y Construcción, Enrique Cornejo, quien horas después se entregó a la Justicia, y de otros cinco exfuncionarios de su segundo gobierno.

La situación legal de García se complicó después de que el pasado domingo se difundiera que la empresa Odebrecht, en el marco del acuerdo de colaboración que mantiene con la Justicia peruana, reveló que Nava, y su hijo José Antonio Nava, recibieron 4 millones de dólares de la empresa para lograr el contrato de construcción de la Línea 1 del Metro de Lima.

Varios expresidentes peruanos, implicados

Hace apenas unos días, quien también fuera presidente del país, Pedro Pablo Kuczynski, fue arrestado en relación con el mismo caso para cumplir diez días en prisión preventiva. Kuczynski fue el primer mandatario latinoamericano de todos los investigados en perder su silla por este caso.

En concreto, presentó su dimisión en marzo de 2018 para evitar ser destituido por el Congreso de su país. El representante de Peruanos por el Kambio (PKK) había sido relacionado con el caso de la constructora brasileña y acusado de comprar votos en el Congreso para evitar su salida. El también exjefe del Estado peruano Ollanta Humala también pasó por prisión por este caso.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios