Jueves, 21.03.2019 - 11:11 h
En La Rochelle

El vertido de combustible de un carguero se acerca a las costas del Golfo de Vizcaya

Aunque el principal afectado es la costa atlántica de Francia, el ministro galo de Transición Ecológica ha afirmado que puede llegar a España.

Hundimiento del carguero Grande America en el Golfo de Vizcaya, / Premar Atlantique.
Hundimiento del carguero 'Grande America' en el Golfo de Vizcaya. / Premar Atlantique.

El pasado 11 de marzo se hundió en el Golfo de Vizcaya, frente a las costas atlánticas de Francia, el carguero italiano 'Grande America'. El naufragio del buque ha provocado un vertido de alrededor 2.200 toneladas de combustible que se dirige hacia las playas de La Rochelle, al norte de Burdeos, en el sur de Francia. El ministro francés de Transición Ecológica, François de Rugy, planteó la posibilidad de que el vertido, que se divide en dos manchas, "llegara a las costas españolas".

El portavoz de la Prefectura Marítima del Atlántico, Riaz Akhoune, confirmó que el primer vertido "tiene una longitud de 13 km y una anchura de 7 km" y presenta una apariencia "bastante compacta". Mientras que el segundo vertido "tiene 9 km de largo y 7 km de ancho. El portavoz de las autoridades francesas anunció que "las dos manchas se encuentran separadas por 20km". La Prefectura marítima confirmó que "las dos capas están ubicadas a 311 km" de las playas de La Rochelle, en el departamento de Charente-Maritime. 

A su vez, Stéphane Doll, director de Cedre (Centro de documentación, investigación y experimentación sobre la contaminación accidental del agua) informó que estas dos manchas se desplazan "completamente hacia el este (hacia la costa) a una velocidad de 35 km al día".

Durante la madrugada del domingo 10 al lunes 11, el carguero italiano 'Grande America' tuvo un gran incendio a bordo, que no pudo ser extinguido, y que precipitó el hundimiento del buque, junto con el posterior vertido de combustible. Según informaron las autoridades marítimas francesas, el tipo de carburante con el que se alimentaba el carguero es hidrocarburos. Asimismo, la Prefectura Marítima Atlántica anunció también este jueves que "todos los servicios del Estado", tanto de tierra como de mar, que se dedican al "control de la contaminación marítima" se encuentran "plenamente movilizados".

Se espera que la mancha de hidrocarburos, que se inició a unas 140 millas náuticas (unos 260km) de la costa, llegue a las playas francesas entre el domingo y el lunes, depende la estado del mar y las corrientes. El ministro galo de Rugy explicó que nos encontramos "frente a una contaminación de hidrocarburos" que avanza y que "pronto o tarde acabará forzosamente en nuestras costas". El Gobierno Vasco ha comunicado que se encuentra al tanto de la situación pero que no prevé tomar medidas adicionales a las que las autoridades francesas y europeas están llevando a cabo. Desde el servicio de emergencias del País Vasco han anunciado que en los próximos días es posible que se vean algunos animales con restos de combustible.

Además, según informó la propia Grimaldi Group, el carguero italiano llevaba 365 contenedores, de los que al menos 45 de ellos transportaban cargas "clasificadas como peligrosas por la Organización Marítima Internacional. Entre las cargas peligrosas que transportaba el cargueros se encuentran ácido sulfúrico y ácido clorhídrico, las cuales, según valoraron las autoridades francesas, debieron consumirse durante las grandes llamas que precedieron al hundimiento del barco.

Según ha informado Grimaldi Group, la compañía que operaba el carguero, nada más producirse el incendio en el carguero, debido "a una carga que transportaba el barco", la tripulación intentó sin éxito extinguir las llamas, por lo que los 26 tripulantes debieron ser rescatados por el barco HMS Argyll, de la Royal Navy británica, y llevados "sanos y salvos" al puerto francés de Brest, en la provincia de Normadía.

La empresa italiana Grimaldi Lines informó que "desafortunadamente, debido al mal tiempo"que reinaba en las aguas del Golfo de Vizcaya, los esfuerzos de los equipos de extinción de incendios no sirvieron para salvar el carguero "que se hundió a unos 4.600 metros de profundidad". Además, la empresa de transporte italiana ha querido mostrar su "sincero agradecimiento y aprecio" a las Autoridades francesas y la Royal Navy, por "su dedicación y profesionalidad en la supervisión y el apoyo a las operaciones de rescate" así como por "haber rescatado de manera segura al equipo y al pasajero de Grande America".

La naviera italiana informó además de que ha enviado varios "expertos en accidentes marinos y prevención de la contaminación" a las costas francesas para seguir de cerca el posible "impacto ambiental" que se produzca y aconsejar cualquier medida adicional durante el proceso de contención del vertido, "siempre en coordinación con las Autoridades francesas.

El carguero 'Grande America', además de las cargas peligrosas, transportaba 2.210 coches desde los puertos de Amberes, en Bélgica, y Hamburgo, en Alemania, donde llenó sus tanques de combustible hasta las 3.000 toneladas. Grimaldi Group comunicó el manifiesto del barco, del cual el 78% de los coches tenían como destino diferentes puertos de América del Sur y África Occidental.

La gran mayoría de la carga tenía como destino el puerto de Casablanca, en Marruecos. Mientras que el resto de puertos secundarios eran Dakar (Senegal), Conakry (Guinea), Suape, Vitoria, Río de Janeiro, Santos y Paranagua (Brasil), Zárate (Argentina) y Montevideo (Uruguay).

Un barco español se une al equipo que frena el vertido

El pasado jueves, un barco español zarpó para ayudar a los equipos franceses que luchan contra la mancha de hidrocarburos generada por el mercante "Grande America" y que se acerca a las costas del Golfo de Vizcaya. La nave ha sido fletada por la Agencia Europea de Seguridad Marítima, a la que el Gobierno francés solicitó ayuda el mismo jueves.

En una comparecencia del jueves en la Prefectura Marítima del Atlántico, el ministro Rugy no ofreció detalles sobre el navío español ni sobre el puerto del que zarpará, pero sí detalló que los buques franceses son el "Argonaute", que ya se encuentra en el área donde están los hidrocarburos, el "Partisan" y el "Sapeur". Además, el ministro de Transición Ecológica subrayó que el objetivo principal  es "bombear todo lo que se pueda bombear" para evitar que la contaminación llegue a las costas, aunque indicó que se está preparando también un dispositivo en tierra ante esa eventualidad.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios