Domingo, 22.09.2019 - 08:41 h
67.000 en 2018

¿Por qué el G7 mira a Brasil si hay más incendios en África que en el Amazonas?

Los fuegos registrados en Angola triplican a los del país brasileño cuyo líder, Jair Bolsonaro, ha acaparado el foco mediático mundial

Incendios Amazonas
¿Por qué el G7 mira a Brasil si en África hay más incendios que en el Amazonas? / NASA

Mientras las llamas del Amazonas llevan semanas concentrando la mirada de los líderes mundiales, África central está ardiendo 'con silenciador', a pesar de que el número de focos registrados solo en Angola triplica a los declarados en Brasil. Durante la cumbre del G7, los incendios de la selva tropical han liderado la agenda mundial en materia medioambiental, y el líder de la región brasileña, la más afectada por las llamas, Jair Bolsonaro, ha recibido las amenazas de la Unión Europea por su gestión de esta catástrofe... entonces ¿por qué nadie habla de África?

Los datos satelitales de MODIS, analizados por Weather Source, Brasil ocupa el tercer puesto en la lista de las regiones donde las llamas se declaran con mayor frecuencia. Las cifras hablan de más de 6.000 incendios en Angola y casi 3.400 en la colindante República Democrática del Congo (RDC). Brasil, por su parte, registra 2.127 incendios. La lista continúa con Zambia, que hace unos días alcanzó el cuarto lugar, seguido de Bolivia, vecino de Brasil en la Amazonía.

Además, los registros de la NASA indican que el fuego en el continente africano no es un fenómeno puntual sino una tendencia pues, aunque su epicentro cambia cada año, las llamas asolan grandes áreas de manera intermitente y, solo en 2018, el satélite Aqua dio parte de más de 67.000 incendios.

A raíz de estas imágenes, los especialistas de la NASA apuntan a que las llamas en África son provocadas y cumplen con un objetivo económico. Las similitudes entre los incendios declarados en los últimos dos años sustentan esta hipótesis que señala a los agricultores como los principales sospechosos de unos actos que están acabando con la vegetación de la cuenca del Congo, catalogada como el 'segundo pulmón verde' del Planeta.

La teoría más defendida es que estos agricultores habrían reducido la vegetación de este área de forma intencionada para ampliar la superficie de sus cultivos a través de una técnica incendiaria que desemboca en la deforestación, la erosión del suelo y una alarmante pérdida de biodiversidad. En definitiva, los labradores habrían determinado que el fuego es la forma más directa de despejar la tierra y generar mayores beneficios.

El doble rasero del G7

En el marco de la cumbre del G7, el presidente francés, Emmanuel Macron, anticipó una ayuda de 20 millones de euros que los líderes del grupo habían acordado destinar a la lucha contra el fuego en el Amazonas, y calificó de "problema mundial" la pérdida de la flora del "principal pulmón del planeta". Por su parte, desde la Unión Europea han anunciado que están valorando aportar una cantidad adicional para el mismo fin. Frente a una implicación internacional que ha copado los titulares, muchos tuiteros han expresado su indignación en las redes por esta 'doble vara' con la que la sociedad internacional ha medido ambas catástrofes, y han instado a sus líderes a mirar volver la vista hacia el continente africano.

A raíz de las críticas en la plataforma, Macron anunció que estaba considerando la posibilidad de "lanzar iniciativas similares" a las previstas para el Amazonas en la región de África subsahariana, aunque aún no ha hablado de cifras ni de acciones concretas: arde Twitter mientras el Congo se calcina.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios