Jueves, 21.06.2018 - 03:02 h
Tras las visitas de Macron y Merkel

Trump arremete contra la Unión Europea "que se creó para aprovecharse de EEUU"

Culpa a los antiguos mandatarios de EEUU de no defender a su país en un discurso que recordó a sus mítines electorales ante un público entregado.

Trump arremete contra la UE tras las visitas de Macron y Merkel
Trump arremete contra la UE tras las visitas de Macron y Merkel ante un público entregado. /EFE.

Las visitas de Macron y de Merkel han tenido efectos secundarios, aunque parece que no los esperados. Si los líderes europeos esperaban limar asperezas con el presidente estadounidense, Donald Trump, en temas como el proteccionismo, las relaciones multilaterales e Irán, albergarán ahora menos esperanzas.

En un discurso ante sus simpatizantes de Michigan, Trump pareció disculparse de ser un hombre de Estado a su manera. Es decir, dando titulares tan falsos como impactantes pero muy bien recibidos por sus votantes, tan golpeados como el resto por la globalización y la digitalización mundial. 

Así, Trump, conocedor como pocos de los pensamientos de los que le votan  arremetió contra la Unión Europea (UE) y aseguró que los países europeos crearon esa organización para "aprovecharse" de Estados Unidos.

PARA EVITAR ARANCELES

Merkel, dispuesta a un Tratado de Libre comercio light

Alemania quiere proponer a Estados Unidos un acuerdo sobre aranceles industriales, una especie de tratado de libre comercio en versión "light", con el fin de lograr la exención permanente de los gravámenes a las importaciones de aluminio y acero a los países de la Unión Europea (UE).

Según informa hoy el diario "Welt", que se basa en fuentes próximas al Gobierno alemán, también Estados Unidos se beneficiaría de esta variante del acuerdo de libre comercio e inversiones (TTIP), cuyas negociaciones están en suspenso tras no lograrse un consenso, pues implicaría una bajada de aranceles o incluso su desaparición.  No obstante, esta propuesta de acuerdo sobre aranceles industriales se topará probablemente con grandes obstáculos en la propia UE, pues Francia, por ejemplo, no quiere participar en un TTIP en pequeño formato.

En declaraciones a "Welt", el presidente de la Confederación alemana de Cámaras de Industria y Comercio (DIHK), Eric Schwieitzer, declaró, por su parte, que "en la disputa comercial con Estados Unidos, la UE tiene que seguir manteniéndose unida porque nuestra  economía, muy determinada por las exportaciones, depende de mercados abiertos a nivel global, no de acuerdos especiales posiblemente en detrimento de otros socios comerciales no involucrados", subrayó.

La exención temporal de los aranceles para las importaciones de acero y aluminio que el presidente estadounidense, Donald Trump, concedió a la UE y a otros aliados, expira el 30 de abril y ni el presidente francés, Emmanuel Macron, ni Merkel lograron en sus respectivas visitas esta semana a Washington arrancarle una concesión.

"En estos momentos nuestra prioridad consiste en el diálogo al más alto nivel", señaló por su parte la comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström, a la edición dominical del "Frankfurter Allgemeine Zeitung". No obstante, si Estados Unidos no exime a la UE "de manera permanente y sin condiciones de los aranceles a las importaciones de acero y aluminio, Europa tomará medidas, advirtió. "Estamos preparando una triple reacción que será compatible con las normas de la Organización Mundial del Comercio (OMC)", según la eurocomisaria. Entre estas medidas se baraja presentar una denuncia ante la OMC o la imposición de aranceles a productos estadounidenses como el whisky y las motos, indica el dominical.

Mientras Washington se prepara para la cena de corresponsales de la Casa Blanca, Trump decidió celebrar un mitin con su lema de campaña "Hacer a EE.UU. grande de nuevo" ("Make America Great Again") para hablar de varios temas, incluidas sus relaciones con la UE y con los líderes de China, Xi Jinping, y de Japón, Shinzo Abe.

"La Unión Europea la formaron para aprovecharse de Estados Unidos y no le echen la culpa a ellos, no echen la culpa a Xi, ni al primer ministro Abe, no les echen la culpa por aprovecharse de nosotros. Le echo la culpa a antiguos presidentes y antiguos líderes de nuestro país", afirmó Trump.

Esta misma semana Trump recibió en la Casa Blanca a la canciller alemana, Angela Merkel, y al presidente francés, Emmanuel Macron, con quien intercambio numerosos gestos de afecto. 

Los dos líderes europeos acudieron a Washington con el objetivo de convencer a Trump de que no se retire del acuerdo nuclear con Irán, firmado en 2015. En enero, Trump amenazó con retirarse del acuerdo con Irán si los países europeos firmantes del pacto de 2015 (Francia, Reino Unido y Alemania) no negociaban con él cuanto antes un acuerdo paralelo que corrigiera los "defectos" del arreglo original.

Trump planea anunciar si sigue en el acuerdo antes del 12 de mayo, y no ha dado pistas sobre cuál será su decisión, pero Macron ya ha pronosticado que se retirará del acuerdo por razones internas. Merkel y Macron también tenían como objetivo convencer a Trump de que exima permanentemente a la Unión Europea (UE) de los aranceles del 25% para las importaciones de acero y del 10% para el aluminio. La exención, de carácter temporal, finaliza el próximo 1 de mayo, por lo que Trump deberá decidir pronto si las prolonga o no. Trump, mientras tanto, mira a sus votantes.

Ahora en portada

Comentarios