Lunes, 15.10.2018 - 19:47 h
Busca acabar con el turismo masivo

Venecia estudia multar con 500 euros a los turistas que se sienten en sus calles

La ciudad italiana recibe cada año unos 30 millones de turistas y no puede asumir más llegadas sin que se deteriore.

Venecia
La ciudad de los canales sufre el turismo masivo / Pixabay

Venecia se devana los sesos para que dejen de llegar visitantes a la ciudad. Aunque el turismo es su principal sustento, la ciudad de los canales está desbordada porque recibe cada año 30 millones de turistas, con lo que eso implica. Ya no solo porque sus calles estén siempre abarrotadas, sino porque la vida de los residentes se ha visto muy afectada en los últimos años por el auge del alquiler vacacional, que imposibilita a los venecianos acceder a alquilar una vivienda. 

Además, la ciudad se está deteriorando a pasos agigantados y si ya de por sí el olor de los canales no era muy agradable, ahora es mucho peor por la cantidad de basura que acumulan. Por eso, el Ayuntamiento de la ciudad estudia cómo reducir el número de personas que llegan cada año con medidas disuasorias. Por ejemplo, la pasada primavera se colocaron tornos de entrada en algunos de los lugares más visitados que se pueden cerrar cuando la afluencia sea demasiado elevada para la ciudad.

Pero no es suficiente y siguen estudiando cómo frenar estas llegadas con medidas que vuelven a levantar polémica entre la propia población -sobre todo, los hosteleros- y la opinión pública. La última idea del Ayuntamiento gobernado por Luigi Brugnaro es multar a quienes se sienten en el suelo de sus calles e incluso duerman en él con una penalización que podría estar entre 50 y 500 euros.

De este modo, se busca acabar con las imágenes de turistas tirados por las calles en lo que parece una muestra de una ciudad totalmente dominada por el turismo. El consistorio entiende que esta medida pueda ser tachada de demasiado severa y ha aclarado que no busca conseguir que acabe el turismo en Venecia, pero busca la manera de que éste no acabe deteriorando más la calidad de los residentes y todos puedan convivir.

Así, quienes estén cansados de caminar y sientan la tentación de sentarse un poco en plena calle para relajarse, deben tener cuidado, porque les puede salir caro el ratito de descanso. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios