Viernes, 22.06.2018 - 11:05 h
Telediaria

'Tu cara no me suena' cae de la programación y define la debilidad de Antena 3

Tu cara me suena, jurado
El jurado de 'Tu cara me suena 6' poniendo "dientes, dientes"

Antena 3 arriesgó y consiguió recuperar el entretenimiento televisivo en la noche de los viernes. El éxito de Tu cara me suena en el primer prime time del fin de semana fue tal que incluso obligó a Telecinco a mover la versión Deluxe de Sálvame al sábado y empezar a competir con programas de mayor inversión económica en esta franja.

Así llegó La Voz a un viernes que estaba infravalorado por las cadenas. Era más barato programar en este horario una tertulia de corazón que apostar por un gran espectáculo, a pesar de que la noche de los viernes el público no madruga tanto como al día siguiente. Tampoco los niños, que son un público potencial de estos espacios.

Tras años en los que brillaron programas con audiencias millonarias como Qué apostamos, Un, dos, tres o Cruz y Raya, la sequía de entretenimiento familiar se esfumó de los viernes. Y Antena 3 se atrevió a recuperar esta franja. Lo logró con éxito gracias a un producto como Tu cara me suena pero ¿qué hacer cuando la temporada del show de imitadores se acaba para no perder esos espectadores conquistados?

En todo este tiempo, Antena 3 ha intentado diversos productos como Me Resbala, El Número Uno, Ninja Warrior o Hipnotízame, del que ahora prepara una nueva gala. Pero no ha afianzado programas de repercusión contundente que mantengan la conversación social entorno a la cadena en la noche de los viernes al acabarse Tu cara me suena.

Como consecuencia, el año pasado surgió Tu cara no me suena todavía, una edición de personas anónimas del talent estrella de la cadena. El  programa no tuvo tanta repercusión como el original, pero la estrategia sirvió para aguantar la media de audiencia del canal y plantar cara a Telecinco, que ha sido sagaz a la hora de producir para los viernes.

Este año, Antena 3 pretendía repetir la fórmula. En dos semanas termina Tu cara me suena 6 y debía introducirse una nueva temporada de su secuela sin personajes populares. Ya se estaban rodando castings previos con un decorado hecho para la ocasión. Incluso alguna foto de este set se ha colado por las redes sociales. Pero, al final, la cadena ha decidido no repetir el proyecto. Tu cara no me suena se ha caído de la parrilla.

Una decisión que es un acierto. Para empezar, porque la sexta edición de TCMS ha evidenciado un objetivo desgaste. El casting no ha alcanzado la química de otros años, pasando más desapercibido entre el gran público. Con este precedente, comenzar una edición de anónimos sería peligroso, pues podría castigar aún más a la versión original que todavía puede volver con fuerza si se remoza y consigue un casting de personajes tan populares que devuelva la atención por ver cómo se imita a un icono de la música. Factor clave que en esta edición no ha sucedido, el público no ha esperado con expectación una u otra imitación.

Tu cara me suena necesita parar y Tu cara no me suena todavía era agotar más el formato de éxito internacional. Es más, tras una temporada descafeinada, la secuela tampoco iba a funcionar en audiencias. Lo que supone una paradoja para Antena 3: fue pionera en devolver el entretenimiento a los viernes pero no ha sido capaz de fidelizar un liderazgo en los viernes. Telecinco gana si pone rival fuerte. Pero la propia Telecinco baja la guardia en viernes si ve que Antena 3 no tiene fuerza en esa franja. De hecho, La Voz Kids vuelve ahora en los lunes (lunes 19) al no existir un rival gordo en la quinta noche de la semana.

El área de entretenimiento de Antena 3 no ha creado una red estable de formatos de entretenimiento diferentes, que se fueran pasando el testigo en el viernes noche sin agotar al espectador. Se ha tirado de espacios que repiten mismos cómicos (Me resbala, hipnotízame), pero ha faltado el riesgo creativo que sí tuvo Tu cara me suena. De ahí su buen rendimiento.

Mientras tanto, Telecinco ha escalado posiciones en los viernes con facilidad. La cadena de Mediaset tiene a su favor una programación que se sustenta en programas de entretenimiento en directo con una narrativa muy reconocible y, por tanto, siempre mantiene un público fiel afín a este género. Un público que (casi) siempre tiene sintonizando el canal. Ahí es donde debe indagar Antena 3: una cadena que necesita más pilares diarios que consoliden público fiel y complementen el trabajo de El Hormiguero.

Quizá sea el momento de arriesgar otra vez y abrir más horas de directo en la programación de Antena 3 para fidelizar una audiencia más joven que la de los rivales y que conecte con la imagen que ya tiene afianzada la emisora como cadena referente de buenas series.  Porque la televisión generalista perfecta es la que contiene diversidad dentro de parrilla definida en un tono de horas en directo que otorgan unidad en el ojo del espectador, no la que emite diversidad como un contenedor de productos sueltos que no se identifican con la cadena en sí. Y esa es la debilidad que sufre Antena 3 en su parrilla diaria. Y que, tal vez, pocos quieren ver.

Ahora en portada

Comentarios