Rechaza el recurso de Anticorrupción

Los banqueros en prisión de Novacaixa seguirán haciendo trabajo social en ONG

La Audiencia concluye que Pego, Estrada, Gorriarán y Pradas han asumido sus delitos y han pagado sus multas, y valora su labor de voluntariado

Juicio Caixanova
Los exdirectivos de Novacaixagalicia José Luis Pego, Óscar Rodríguez Estrada, Gregorio Gorriarán y Ricardo Pradas. / EFE

Los exdirectivos de Novacaixagalicia José Luis Pego, Óscar Rodríguez Estrada, Gregorio Gorriarán y Ricardo Pradas, que entraron en prisión en enero de 2017, han cumplido ya la mitad de su pena de dos años de cárcel por las prejubilaciones millonarias que se autoaprobaron cuando la entidad ya había pedido ayudas públicas para su reflote. Además, tienen buena conducta y participan de las actividades de sus prisiones, han asumido sus delitos -apropiación indebida y administración desleal- y han pagado las indemnizaciones derivadas de ellos.

Esos criterios han bastado a la Sala Penal de la Audiencia Nacional para confirmar la prisión atenuada con salidas diarias para labores de voluntariado que acordó para todos ellos el juez central de Vigilancia Penitenciaria de la Audiencia Nacional, José Luis de Castro, en noviembre. Los primeros banqueros encarcelados por los excesos de la burbuja han pasado en total 10 meses en el régimen ordinario de cumplimiento (sin salidas del centro penitenciario) de los 24 a que fueron sentenciados.

Anticorrupción recurrió la situación de semilibertad de todos ellos al considerar que no se habían arrepentido de sus delitos. También reflejó en su escrito que a dos de ellos -Pego y Gorriarán- se les había abierto una nueva causa por causar un quebranto de 80 millones a la caja que investiga el juez de Audiencia Nacional José de la Mata.

El Ministerio Público también reprochaba que hubiera sido el juez De Castro el que hubiera acordado directamente la prisión atenuada a petición de los reclusos, en lugar de esperar a que lo propusiera el equipo técnico de sus centros penitenciarios y lo aprobara la junta de tratamiento antes de la aprobación del juzgado. La Sala considera sin embargo que nada impide al juez decidirlo directamente cuando se den las circunstancias previstas si se lo reclama directamente el preso.

La prisión atenuada de los cuatro encarcelados fue acordada el pasado 10 de noviembre. El juez les permitió salir de prisión cada día durante unas horas para colaborar con el Banco de Alimentos de Vigo, una fundación de ayuda a discapacitados y programas de atención a indigentes, pero deben retornar cada día a dormir a la cárcel, y solo pueden hacerlo en sus domicilios en fines de semana alternos. 

El fiscal no recurre la salida de Gayoso

Meses antes, en julio, De Castro había tomado una decisión similar con el expresidente de la caja, Julio Fernández Gayoso, que el fiscal, sin embargo, no impugnó. Acordó su prisión atenuada por su avanzada edad (85 años) y sus problemas de salud. Desde entonces, acude cada día a la fundación Érguete, dedicada a la rehabilitación de toxicómanos y otras personas desfavorecidas, a cuyos responsables auxilia en la contabilidad y en la búsqueda de subvenciones públicas. El antiguo ejecutivo permanece desde entonces en completa libertad con la obligación de cumplir esa tarea social y solo controlado por una pulsera telemática.

La nueva querella que invoca el fiscal se presentó contra este último, Pego y Gorriarán por los supuestos delitos de administración desleal, simulación de contratos y blanqueo de capitales y fue admitida a trámite en noviembre por De la Mata. En ella se les acusa de otorgar créditos para operaciones simuladas con el fin de favorecer negocios del expresidente de Caixanova Guillermo Alonso Jaúdenes y el exconsejero Fernando García del Valle, ambos fallecidos.

El ingreso en prisión de todos ellos en enero de 2017 se interpretó en su momento como una medida ejemplarizante. Su condena, a solo dos años de prisión -y después de que durante el juicio la fiscalía redujera su petición a 3 años-, supone en la mayoría de los casos la suspensión del encarcelamiento. Sin embargo la sección tercera de la Audiencia decidió acordarlo después de que el Supremo, al confirmar su sentencia, la criticara por exigua y subrayara la especial gravedad de los hechos.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios