Sábado, 25.05.2019 - 09:51 h

Las bases de ERC y CUP paralizarán Barcelona con una acampada tipo 15-M

La acampada al estilo 15-M paralizaría la zona centro de la ciudad entre la Diada y el referéndum anunciado para el 1 de octubre.

Empresarios catalanes muestran su preocupación ante el desafío independentista: "El choque de trenes es inevitable".

La 'operación diálogo' de Sáenz de Santamaría en Cataluña descarrila

Helicópteros de los Mossos trasladan a Artur Mas y a los diputados al Parlament

El 11 de septiembre es una fecha marcada en rojo en el calendario de los independentistas. Ese día se celebra la Diada y bases radicales de ERC y de la CUP se están organizando para preparar una "acampada general" en la zona centro de Barcelona que se prolongaría a lo largo de tres semanas: entre el mismo lunes 11-S, tras la manifestación anual, y el domingo 1 de octubre, el día en el que se celebraría el referéndum de independecia anunciado por el Govern. Estos planes preocupan especialmente en ámbitos empresariales.

El objetivo de los radicales es organizar una acampada similar a la que el 15-M tuvo lugar Madrid. Sería una acción que paralizaría la ciudad condal durante veinte días y que convertiría Barcelona en un foco de interés mediático, tanto a nivel nacional como internacional. No hay que olvidar que la manifestación en la Puerta del Sol de mayo de 2011 llegó a ser portada de The Washington Post, El Corriere, Le Figaró... Entre los promotores se cita el ejemplo de la Plaza Tahrir de El Cairo, desde donde se inició la Primavera Árabe.Ja tenim la samarreta de l'11-S 👕 #LaFestaPelSí pic.twitter.com/d8WSMmJKKW— Assemblea Nacional (@assemblea) 28 de junio de 2017

Respecto a la ubicación del campamento independentista, el debate gira en torno a si debe asentarse en el parque de la Ciutadella, donde se ubica el Parlament de Cataluña, o en la Plaza de Catalunya, en el centro de la ciudad. Es este aspecto el que inquieta a algunos empresarios, ya que las principales arterias de Barcelona, como el Paseo de Gracia o la Gran Vía, quedarían prácticamente tomadas por los partidarios de la secesión, con los consiguientes perjuicios que se ocasionarían. 

En abril de 2016 un grupo conocido como 'Nit Dempeus BCN' instaló varias tiendas de campaña en la Plaza de Cataluña de Barcelona durante dos semanas. Se declararon herederos del 15-M aunque no tuvieron el impacto que buscaban. Cinco años antes, en 2011, se produjo una acampada en los mismos jardines de la Ciutadella para protestar por los recortes del Gobierno de Artur Mas. Cientos de personas rodearon el Parlament y se llegó a juzgar a una veintena de personas. Ocho de ellos fueron condenados a penas de prisión por el Tribunal Supremo.Cómo evitar el "choque de trenes"

Desde ámbitos empresariales catalanes existe "preocupación cada vez más creciente" ante lo que pueda suceder en los próximos meses. Hablan de que "el choque de trenes es irremediable". Un directivo de una gran empresa con sede en la avenida Diagonal de Barcelona lamenta que no se haya organizado una respuesta contundente por parte de los 'capos' financieros ante el desafío independentista del Govern. "No vamos por el camino adecuado y algunos nos han sabido valorar la amenaza; creían que no iban a llegar tan lejos con sus planes", asegura este veterano directivo habitual del Puente Aéreo.

Otro alto cargo empresarial coincide en señalar que la inquietud es "general", tanto entre las multinacionales, como en la CEOE o entre los directivos extranjeros afincados en la región. "El tripartido [JxS y la CUP] tienen claro lo que tienen que hacer, pero el Gobierno central no está haciendo nada; no basta decir que aplicará la ley, sino que hay que sentarse a hablar", asegura en referencia a la Operación Diálogo impulsada por la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría.

Este segundo empresario es contundente con el Gobierno central: "Parece que en Madrid no se enteran, no solo vale con decir que tienes todos los resortes del Estado preparados para evitar el referéndum", critica. En Moncloa, de momento, ya se tiene preparado un retén para el mes de agosto, cuando se espera que el Govern dé el siguiente paso al aprobar la reforma del reglamento del Parlament que permitirá aprobar la famosa Ley de desconexión exprés. Estos financieros recuerdan que en 2016 Cataluña aportó el 19% del PIB español, cifra récord desde el año 2000.

Ahora en Portada 

Comentarios