Domingo, 16.12.2018 - 00:39 h
Delito de apropiación indebida

Las tarjetas 'black' golpean el prestigio de toda una élite económica y política

El Supremo les reprocha que dispusieran de manera ilícita del dinero de la caja pero les aplica un atenuante a quienes devolvieron lo gastado.

Los acusados por las tarjetas 'black' en la Audiencia Nacional. EFE
Los acusados por las tarjetas 'black' durante el juicio en la Audiencia Nacional. EFE

Aunque muchos condenados en el caso de las tarjetas ‘black’ veían en el fallo del Tribunal Supremo su última oportunidad para salir indemnes de más de cuatro años de procedimiento judicial y escarnio mediático, los magistrados han sido firmes en su resolución y han confirmado las condenas de los 64 exdirectivos y altos cargos de Caja Madrid y Bankia por considerar probado que hicieron suyo un dinero que pertenecía al patrimonio de la caja extinta.

La resolución del Tribunal Supremo, conocida este miércoles, es rotunda en cuanto a que concluye que se trató de un sistema ‘opaco’ al fisco y que no gozó “de control de ninguna clase”; sin embargo, los magistrados sí aprecian como atenuante de reparación del daño el hecho de que muchos de los condenados consignaran las cuantías que gastaron con sus tarjetas incluso antes de conocer la sentencia de la Audiencia Nacional.

La gran mayoría de condenados por hacer un uso personal de unas tarjetas que nacieron bajo la presidencia de Jaime Terceiro son personalidades relevantes en la vida política, económica y financiera de la década de los noventa y el inicio de siglo en nuestro país. De ahí que muchos de ellos ya expusieran durante la vista oral que desconocían la naturaleza de las visas y que se les dijo que eran plásticos que formaban parte de su remuneración tributando la caja por ello.

Aunque no todas las versiones de los acusados durante el juicio fueron idénticas, sí coincidieron casi de forma unánime en mostrar ante el tribunal que les juzgó su malestar por el calibre social y mediático que había adquirido el procedimiento y denunciaron entonces haberse visto sometidos a un juicio paralelo que para la gran mayoría terminó con la expulsión de partidos políticos a los que pertenecían, así como de la patronal, sindicatos y consejos de administración de las empresas más punteras del país.

De ahí que esta condena en firme por la pieza separada del caso Bankia y cuya investigación surgió tras una denuncia del colectivo 15MpaRato, suponga un golpe personal durísimo no solo para los quince exdirectivos que al sumar una pena superior de dos años de prisión tienen casi garantizado su ingreso en la cárcel, sino para otros condenados que han visto como esta resolución supone la puntilla final a unas trayectorias profesionales en muchos casos envidiables.

Profundamente afectados con la resolución

Tanto es así que, fuentes próximas a algunos de los condenados aseguraban este miércoles que están profundamente afectados tras conocer la decisión del alto tribunal que detalla en 465 páginas la responsabilidad de todos ellos en calidad de cooperadores del delito de apropiación indebida por utilizar una tarjeta que les permitió acceder a importantes cantidades anuales del patrimonio de la entidad, “sin control de ninguna clase”. En total, entre los años 2003 y 2012 se gastaron 12 millones de euros con esta práctica.

Los magistrados concluyen que todos ellos fueron responsables, tanto los que las perpetuaron en el sistema (Miguel Blesa y Rodrigo Rato) como las que las recibieron, y que las tarjetas no podían ser legales en tanto no requerían de justificación de gasto, no se hacía liquidación “en ningún momento”, no quedaba registrada la disposición del dinero en documento alguno y tampoco tuvieron retención fiscal.

El peor parado ha sido el exvipresidente económico del Gobierno Rodrigo Rato, el cual, pese a no ser de los que más se gastó con las visas, afronta una condena en firme de cuatro años y medio de cárcel por mantener un sistema “pervertido desde su origen” y heredado de su antecesor al frente de Caja Madrid, el fallecido Miguel Blesa, a quien se le impusieron seis años de cárcel; la condena más alta de la Audiencia.

Tras él le siguen el exdirigente de Izquierda Unida y exvicepresidente de Caja Madrid, José Antonio Moral Santín, quien suma una condena de cuatro años de prisión, además de Antonio Romero, el exsecretario de Estado de Hacienda Estanislao Rodríguez-Ponga y los exconsejeros de CCOO y UGT Francisco Baquero, Jorge Gómez o José María de la Riva.

Empresarios, exministros y economistas, entre los condenados

Entre los que se librarán de entrar en prisión se encuentran el expresidente de la Asamblea de Madrid Ramón Espinar; el expresidente de la CEOE Gerardo Díaz Ferrán; el exministro socialista Virgilio Zapatero; el empresario Javier López Madrid: el que fuera presidente de la CEIM Arturo Fernández, o el exjefe de la Casa del Rey Rafael Spottorno. Curiosamente, el tribunal les rebaja la condena a todos ellos en un día por aplicarles la atenuante al devolver lo gastado con sus plásticos.

Con este panorama, los quince condenados a más de dos años de prisión dependen de la decisión que tome el tribunal que les enjuició, y que será el mismo que juzgue el caso Bankia, ya que podría acordar la ejecución inmediata de la condena provocando así su ingreso inminente en prisión. La Fiscalía, por su parte, no tiene que pronunciarse al respecto ni solicitar ninguna medida adicional al tratarse de una condena en firme, según fuentes jurídicas consultadas por La Información.

Con todo, les queda la baza de acudir al Tribunal Constitucional ante el que podrían interponer recurso de amparo por ver vulnerados sus derechos fundamentales. En ese caso el tribunal de garantías podría, o bien admitir a trámite el recurso para el posterior análisis del fondo del asunto, o bien inadmitirlo.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios