Miércoles, 22.05.2019 - 03:24 h

Viudas de nativos asesinados en Perú piden justicia en COP20 ante tala ilegal

Las viudas y familiares de los cuatro líderes indígenas de la etnia asháninka asesinados por madereros ilegales en Perú en septiembre pidieron hoy justicia y que las autoridades peruanas capturen a todos los culpables, en el marco de la vigésima cumbre mundial de Naciones Unidas sobre el cambio climático (COP20).

Lima, 5 dic.- Las viudas y familiares de los cuatro líderes indígenas de la etnia asháninka asesinados por madereros ilegales en Perú en septiembre pidieron hoy justicia y que las autoridades peruanas capturen a todos los culpables, en el marco de la vigésima cumbre mundial de Naciones Unidas sobre el cambio climático (COP20).

Una decena de organizaciones no gubernamentales, que actúan como observadores en la COP20, organizó el acto de protesta en solidaridad con la lucha de las comunidades indígenas en defensa de sus territorios.

En la plaza central de la sede de la COP20, decenas de personas arroparon a Julia Pérez, viuda de Edwin Chota, y a Ergilia Rengifo, viuda de Jorge Ríos, quien acudió acompañada de su hija Diana Ríos, para posar detrás de una pancarta con el lema "Todos somos Saweto".

Las viudas y familiares reclamaron también la titulación del territorio de la comunidad nativa del Alto Tamaya-Saweto, ubicada en la región amazónica de Ucayali, como parte de la petición de los pueblos indígenas de titular 20 millones de hectáreas de bosques amazónicos en favor de las comunidades nativas.

Ergilia Rengifo, viuda de Jorge Ríos, denunció que las investigaciones para encontrar a los responsables del crimen y encontrar los restos de nuestros maridos "están paralizadas".

"Tres meses después de la tragedia, el gobierno aún no ha cumplido con nuestras demandas. (...) Exigimos justicia para nuestras familias y para nuestra comunidad. El título de nuestras nos permitirá proteger nuestros bosques", explicó Rengifo.

"Pedimos que los gobiernos y a otros grupos que participan en la COP20 que escuchen nuestras demandas y se den cuenta de que el pueblo de Saweto puede hacer mucho para ayudar (al cambio climático), pero necesitamos su apoyo y el título de nuestras tierras", agregó.

Entre las organizaciones que se solidarizaron con las cuatro viudas están la Confederación Sindical Internacional (IUTSC), la Plataforma Boliviana sobre el Cambio Climático, la Campaña Mesoamericana de Justicia Climática y la Alianza Pan Africana de Justicia Climática (PACJA).

También participaron en el acto el Jubileo Sur-Asia Pacífico, el Movimiento sobre Deuda y Desarrollo, LDC-Watch, Oxfam, Amigos de la Tierra Europa, Greenpeace Internacional, ActionAid, Christian Aid, el Fondo Mundial de la Naturaleza (WWF) y la Red de Acción por el Clima, entre otras.

Las viudas llevan más de tres meses sin poder regresar a su comunidad nativa porque alegan amenazas de los madereros ilegales que actúan en su zona y porque la Fiscalía todavía no les entrega los cuerpos de sus maridos, ya que aún faltan dos cuerpos por hallar.

Los cuatro asháninkas fueron asesinados en un punto cercano a la frontera de Perú con Brasil y entre los fallecidos estaba Edwin Chota, presidente de la comunidad del Alto Tamaya-Saweto, y reconocido activista contra la tala ilegal que solicitaba la titulación de su territorio desde hacía doce años.

La investigación de la Fiscalía consiguió detener al brasileño Adeuzo Mapes y a su hijo peruano Eurico, además de a un tercer implicado cuya identidad no trascendió, pero todavía hay otros tres sospechosos por capturar, según las pesquisas del fiscal a partir de los testimonios de las viudas y otros testigos.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios