Pensiones

Siete cosas que tu banco no te cuenta pero que debes saber de tu plan de pensiones

Descubre algunos de los puntos que pueden ocultar los planes de pensiones.

Fotografía de un pensionista.
Leer la letra pequeña de los planes de pensiones es muy importante. / Pxhere.

1. Tu dinero no está garantizado

Los planes de pensiones no son productos garantizados, pueden perder dinero y efectivamente lo hacen. Incluso en las categorías más conservadoras como la de renta fija puede haber caídas, como ya ocurrió en 2015 y buena parte de este año. Los planes garantizados son la excepción, pero a cambio de rentabilidades muy exiguas para el ahorro a largo plazo.

2. Pésima fiscalidad al rescate

Los planes de pensiones guardan la peor sorpresa para el final, en el momento del rescate. La ventaja de poder desgravar por las aportaciones se evapora al recuperar el dinero. El motivo es doble. Por un lado el dinero tributa como renta del trabajo a unos tipos mayores que las rentas del ahorro donde tributa, por ejemplo, los fondos de inversión. 

3. Paga impuestos

Pagarás impuestos por lo que se conoce como los derechos consolidados, que incluyen aportaciones más beneficios. En otras palabras, pagarás también por los ahorros, no sólo por las ganancias como sí ocurre con los fondos de inversión o los depósitos, por ejemplo. La diferencia es enorme.

4. Condiciones leoninas para recuperar el dinero.

Con un plan de pensiones no podrás recuperar el dinero cuando quieras. Deberán darse una serie de condiciones concretas que son la jubilación, incapacidad laboral total y permanente, enfermedad grave, fallecimiento, paro de larga duración, para evitar el desahucio o pasados 10 años desde la aportación, pero sólo a partir de 2015. Por eso mismo se dice que los planes de pensiones son ilíquidos.

[Te interesa leerLos mejores destinos para la jubilación: alquiler e hipotecas baratas y buen clima]

5. Se puede cambiar de plan en cualquier momento.

Una de las grandes ventajas de los planes de pensiones es que puedes cambiar de plan tantas veces como quieras sin pagar impuestos ni comisiones al banco. Además, la entidad no podrá oponerse al traspaso. De hecho, deberías cambiar de plan a lo largo de tu vida para adaptarlo al mercado y a tu edad. El truco en este punto es que muy pocas entidades te lo van a decir porque puedes terminar llevando tu dinero a otra entidad.

6. Regalos con trampa incorporada.

Estos días verás anuncios de bancos ofreciendo todo tipo de regalos e incentivos por abrir o traspasar tu plan de pensiones. Todo vale, desde televisiones hasta vajillas pasando por la última moda del dinero en metálico (hasta 4.000 euros pueden pagarte dependiendo del dinero que traspases). La trampa de estos regalos es que suelen limitarse a una serie de planes concretos que, curiosamente, están lejos de ser los mejores y los que menos comisiones tienen. Además, te obligarán a estar por lo menos dos años con ese plan y si te cambias antes, tendrás que afrontar una penalización.

7. Alternativas

Lo mejor es que existen muchas alternativas de ahorro para la jubilación. La primera son los fondos de inversión, que cuentan también con ventajas fiscales pero no con los inconvenientes de la escasa liquidez o una fiscalidad leonina al rescate, entre otras. A partir de ahí se abre un abanico de opciones como los ETFs para los amantes de la inversión indexada o los PIAS para quienes buscan garantías. 

¿Cuánto te cuesta tu plan de pensiones?:

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios