Un nuevo negocio de la IA

Perfiles falsos de mujeres en las apps de citas: 10.000 fotos al mes por 100 euros

Las aplicaciones para ligar se parecen mucho a un bar de copas: el género femenino cotiza tan alto que se recurre a 'chupitos gratis' o algoritmos.

Una selección de perfiles falsos creados por IA
Perfiles falsos de mujeres en las apps de citas: 10.000 fotos al mes por 100 euros. / Generated photos

Hay cosas que parecen no cambiar nunca. Desde hace décadas, los bares de copas tienen una norma no escrita para hacer caja: si no hay mujeres, no entran hombres y, por tanto, se pierde más de la mitad de la potencial clientela (o de los ingresos, ya que los estudios más recientes apuntan que ellos beben casi el doble que ellas). Tampoco es un secreto que esta estrategia está pensada así por la ilusoria conexión entre noche, alcohol y sexo. Por eso, conforme el terreno de batalla del ligoteo se ha ido trasladando al mundo digital, las apps de citas han seguido un patrón similar: si no se inscriben mujeres, no lo harán hombres, así que las ofertas, las altas gratuitas y la opción de establecer unilateralmente el primer contacto son medidas dirigidas sobre todo a ellas. Pero, ¿qué pasa cuando aún así no hay suficiente género femenino? Pues se inventa. Literalmente.

La inteligencia artificial ha desarrollado una nueva tecnología tan innovadora como preocupante: fotos creadas por un algoritmo combinando los elementos de miles de otras. ¿Para qué puede servir esto? Pues desde utilizar sujetos ficticios para prácticas en universidades hasta para generar avatares que se puedan utilizar a modo de chatbots con cuerpo y cara (más amables a la vista a la hora de interactuar con ellos). Pero también para generar todo un ejército de mujeres que puedan servir de reclamo en apps de citas, tal y como explica este reciente artículo de 'The Washington Post'.

En apps para ligar como Tinder, Meetic, Badoo o Bumble, la apuesta por esa promesa de sexo es tan fuerte que se ha creado todo un modelo de negocio basado en una simple premisa: que la mujer sea el objeto de deseo principal y que, como en los bares de copas más arcaicos, sea ella quien espera a que, entre moscardón y moscardón, aparezca su hombre ideal. El mecanismo para cribar, en este caso, no es la valentía o ingenio del galán de turno, sino un muro de pago que impide que ellos puedan contactar si ellas no han dado previamente el paso, como es el caso de Bumble. De ahí la importancia de tener un elenco nutrido de mujeres en 'catálogo'.

Y, para surtir de imágenes, ya hay varias opciones. Por ejemplo, Generated Photos, una web creada por la startup Icons8 y que ha tomado decenas de miles de fotos utilizando solo 70 modelos, tanto masculinos como femeninos. Y, a través de un avanzado algoritmo, crea nuevas caras mezclando ojos, narices, cabellos y bocas alterados del original. El resultado se traduce en otras decenas de miles de caras nuevas que, salvo algunos ojos exageradamente separados o labios impropiamente pegados a la nariz, genera semblantes creíbles e irreconocibles respecto de los originales.

Ivan Braun, el fundador de la compañía, explica que sus empleados trabajan de forma remota en Estados Unidos, Italia, Israel, Rusia y Ucrania. Antes del lanzamiento de la herramienta, pasaron varios meses preparando una gigantesca base de datos, depurando las imágenes, etiquetando datos y organizando las fotos para que el algoritmo pudiera acceder después a la hora de ponerse a crear nuevas caras. Para ello, se determinan aspectos como rasgos faciales asociados a raza o género (cabello largo mayoritariamente para las mujeres, una gama cromática determinada para el color de piel de los latinos, los caucásicos, los negros...). Es decir, que establece unos límites para crear, por ejemplo, a una mujer china de 25 años que realmente se parezca a una mujer china de 25 años... Aunque esto se pueda considerar un sesgo racista más por parte de la IA.

El nombre técnico de la tecnología utilizada por esta compañía es el de "redes generativas antagónicas" (GANs, por sus siglas en inglés), una clase de algoritmos de inteligencia artificial que se utilizan en el aprendizaje no supervisado, y basadas en un sistema de dos redes neuronales que compiten mutuamente en una especie de juego (una genera una cara desde cero y la otra la moldea para intentar hacerla pasar por una cara real). El objetivo es crear semblantes nuevos capaces de hacer creer al observador de que se trata de originales. En el caso de Generated Photos, el precio de esta tecnología va desde las 10.000 fotos al mes por 100 euros.

¿Y qué tiene que ver todo esto con las apps de citas? Absolutamente todo. El algoritmo de Generated Photos tiene capacidad para crear hasta un millón de nuevas caras al día. Algo que puede servir para obtener modelos faciales gratuitamente, pero también para que aplicaciones como Tinder o Badoo las integren a modo de perfiles falsos para suplir su déficit de usuarias femeninas. Y, aunque pueda parecer algo distópico, lo cierto es que está más cerca de lo que parece. ¿Adivinan quiénes son los tres primeros clientes que ya han firmado con Icons8 para tener acceso ilimitado a su galería de fotos falsas? Una universidad estadounidense, una firma de planificación de recursos humanos... y una app de citas. Sin desvelar, evidentemente.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING