Miércoles, 24.07.2019 - 03:07 h
Lo tienen todo para triunfar

Kendall Jenner y Ben Simmons: la pareja de jóvenes ricos que come 'fast food'

La modelo, la mejor pagada del mundo, y el jugador, una de las mayores promesas de la NBA, representan a la generación Z. 

Kendall Jenner
Kendall Jenner y Ben Simmons: pareja de famosos y ricos con menos de 25 años. / Efe

Ser una Kardashian no es nada fácil. Su vida está expuesta 24/7 y siempre son perseguidas por los fotógrafos y paparazzis, ansiosos de saber cualquier mínima novedad sobre su mediática vida. Por eso, a Kendall Jenner le ha costado mucho mantener en la privacidad su noviazgo con una de las estrellas con más potencial de la NBA. Pero ya no lo oculta, y la modelo y Ben Simmons ya se dejan ver en público con total normalidad. Y cuando decimos normalidad es vistiendo ropa de deporte y yendo a cenar a cadenas de comida rápida, no a los mejores restaurantes de Beverly Hills con varios guardaespaldas detrás. Kendall y Ben se han posicionado en tan solo unos meses como la pareja de moda en Estados Unidos. Y tienen buenos motivos.

Los rumores surgieron a raíz de la cada vez mayor presencia de Kendall en los partidos de los Philadelphia 76ers, ya que se desconocía que fuera seguidora del equipo. Pronto se le relacionó con la prometedora estrella del club, uno de los nombres llamados a liderar la NBA en los próximos años, el australiano Ben Simmons, un joven que fue elegido a la primera por el equipo de Philadelphia en el Draft de 2016. A pesar de que no pudo debutar hasta un año después, desde que lo hizo ha ayudado al club a ser uno de los mejores de la competición y ya se le compara con grandes como Lebron James o Magic Johnson.

Así, con solo 22 años -cumple 23 en julio- es una de las mayores promesas de la NBA y ya se embolsa un salario anual de unos 6 millones de euros. ¿Y qué decir de Kendall? La joven pertenece a la familia más famosa de Estados Unidos y desde pequeña ha tenido que lidiar con el desmedido nivel de exposición pública que tienen las Kardashian. Si bien siempre se ha mantenido como la más discreta del clan, la menos llamativa y la más seria. Su físico alejado de la voluptuosidad de sus hermanas pero con unas medidas de infarto le valió para que a través de su Instagram las mejores marcas del mundo se fijaran en ella y la ficharan como modelo.

Así, a día de hoy es la modelo mejor pagada del mundo, con 22 millones ingresados en 2018 según Forbes. Ha logrado desplazar a la mismísima Gisele Bündchen en el plano salarial, saca sus propias colecciones con firmas como Calvin Klein, tiene marca propia con su millonaria hermana Kylie y es uno de los 'ángeles' fijos en la plantilla de de Victoria's Secret. Al igual que su pareja, ha logrado todo esto a una edad muy precoz, pues solo tiene 23 años y ya es famosa y millonaria. Y al margen de los negocios de su popular familia.

Por lo tanto, se trata de una pareja que con menos de 25 años ya suma una fortuna conjunta de unos 30 millones y que, además, tienen la suerte de tener un gran futuro por delante. Pero eso no es lo que más llama la atención de 'Bendall' -el acrónimo con el que les han bautizado sus fans-. Su forma de comportarse y proceder es quizá lo que más ha enganchado al público de esta relación.

Comen 'fast food' y compran en centros comerciales

Que Kendall y Ben sean el mayor objeto de 'shippeo' actual entre los jóvenes estadounidenses no tiene nada que ver con su abultada cuenta bancaria, sino con que se comportan como ellos. En las pocas salidas de la pareja que han podido captar las cámaras han actuado con total normalidad

Suelen acudir a comprar a centros comerciales, donde aprovechan para comer o cena en cadenas de 'fast food', como la mayoría de los jóvenes de su edad, y no hacen gala de excentricidades cuando salen. A diferencia del resto de Kardashian, Kendall no lleva escolta y suele vestir con vaqueros y 'sneakers', un look muy diferente al de sus hermanas, que nunca se bajan de sus taconazos y sus prendas ultra ajustadas, que son su seña de identidad. Un vestuario que comparte con Simmons, que es también un amante de la ropa deportiva, la cual hace furor entre las generaciones más jóvenes, donde el 'sport wear' es la norma.

Otro punto en común con los llamados 'centenials' es su uso de las redes sociales. Tanto Kendall como Ben son asiduos a Instagram, sobre todo ella, ya que lo requiere su profesión. Como buenos nativos digitales las manejan a la perfección y han logrado hacer marca a través de ellas. Eso sí, no las usan con ningún ánimo de mostrar su intimidad y hasta la fecha no se han retratado juntos. Algo que también marca las diferencias con el resto de las Kardashian, que comparten absolutamente todo en sus redes sociales.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Benjamin Simmons (@bensimmons) el

Ver esta publicación en Instagram

Yessir #OTTNO 🤟🏽

Una publicación compartida de Benjamin Simmons (@bensimmons) el

Ver esta publicación en Instagram

yes, no, maybe so?

Una publicación compartida de Kendall (@kendalljenner) el

Pero si en algo se parece Kendall a sus hermanas es por su pasión por los jugadores de la NBA. Recordemos que Kim Kardashian tuvo un fugaz matrimonio con Kris Humphries, con quien estuvo saliendo diez años. Mientras que Khloé estuvo casada con Lamar Odom durante cuatro años y ha tenido un bebe con Tristan Thompson, con quien mantiene una relación de ida y vuelta marcada por las infidelidades. Además, la propia Kendall ya estuvo en el pasado con el jugador Chandler Parsons. No obstante, parece que esta vez va mucho más en serio y que con Simmons la historia es muy diferente. Mucho más cerca de la realidad...dentro de lo que significa apellidarse Kardashian.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios